La defensa legal que desprecio Zavala

Carlos Gómez

Hace un poco más de una semana llegó a manos de Jesús Morales Flores, coordinador de campaña del precandidato del PRI a gobernador Javier López Zavala, un análisis jurídico y a la vez una propuesta de defensa para echar por tierra el juicio promovido por Enrique Doger Guerrero ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

La propuesta fue elaborada por el despacho Ibarra, Castillo y Santander Abogados S.C., cuyo director es Fernando Urbano Castillo Pacheco, y estaba planteada para alegar la improcedencia del juicio de Enrique Doger y no el fondo del mismo, como este jueves comentamos en esta misma columna.

Inexplicablemente no fue aceptado y ya sabe usted que Javier López Zavala optó por arriesgarse a que sean los hermanos Román y Rodrigo Lazcano Fernández los que lleven su defensa, pero ahora se sabe que el plan trazado por estos hermanos corre serios riesgos porque abre la oportunidad a Enrique Doger de obtener un resolutivo parcialmente favorable al obligar al PRI a entregar el padrón de militantes del PRI y si hallan inconsistencias en los registros deberá reponerse el proceso de registro de precandidatos y la asamblea de delegados en caso de que ésta se realice el próximo domingo.

En otras palabras, Zavala no escuchó a su coordinador de campaña y prefirió ir por la ruta peligrosa de la defensa legal en lugar de atacar de origen la procedencia del juicio.

Aquí parte del análisis y propuesta de defensa legal que Zavala desprecio y que ahora luce mejor sustentada que lo realizado hasta el momento por los hermanos Lazcano Fernández:

El juicio de Protección de los derechos político electorales de los Ciudadanos 23/2010 del índice de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación promovido por el Doctor José Enrique Doger Guerrero, seguirá el camino legal de todos y cada uno de los Juicios que de la misma naturaleza se promueven ante esa instancia…

En el juicio de protección de los derechos político electorales de los ciudadanos, el auto primero, es un auto que turna a un magistrado, en este caso al Magistrado Salvador Olimpo Nava Gomar para que formule el proyecto de resolución que corresponda pudiendo este someter a la consideración del pleno un proyecto en el cual se deseche el juicio promovido por el Doctor José Enrique Doger Guerrero, es decir que en los hechos no sorteó ningún obstáculo la demanda, esta puede ser desechada en la sesión donde el pleno tome conocimiento de la misma.

La figura per saltum bajo la cual el ex presidente municipal acude ante el órgano jurisdiccional federal es inoperante en este caso.

La alocución latina per saltum, se entiende como “por salto”. Aplicada en cuestiones jurídicas, se puede emplear solicitando que una instancia superior se avoque al conocimiento de cierto asunto soslayando instancias intermedias. Per saltum es la forma, no la razón de acudir al Tribunal Federal del Poder Judicial de la Federación.

El empleo de esta figura no es en ningún caso una cuestión que quede al arbitrio del promovente, sino que se debe de ajustar a situaciones jurídicas concretas que se consideran excepciones a un principio fundamental en el orden jurídico mexicano, el principio de definitividad.

El principio de definitividad se refiere, dicho en términos muy sencillos a la necesidad de que para acudir a una instancia superior en la jerarquía orgánica de los tribunales debe de haberse agotado el recurso previo establecido por una norma. Aplicado lo anterior al caso concreto del doctor José Enrique Doger Guerrero, debe decirse que el debió agotar el recurso de inconformidad y en su caso el recurso de apelación ante las comisiones, estatal y nacional, respectivamente, de Justicia Partidaria. Con posterioridad y pudo haber interpuesto ante el Tribunal Electoral del Estado de Puebla un recurso jurisdiccional de apelación, previsto por la legislación electoral local, si es que en los órganos intrapartidarios no encontrase una resolución que le restituyera en el goce del derecho que él dice le fue violado.

Los elementos señalados por el Doctor José Enrique Doger Guerrero al acudir a la instancia jurisdiccional federal en la modalidad per saltum no son aplicables, ya que, como se ha establecido solo se podrá acudir a esta si no se encontrasen instalados los órganos internos, lo cual en el caso no sucede y no se puede presuponer una falta de autonomía se los órganos de justicia partidaria o creer que estos no actuarán de manera imparcial en la resolución del conflicto que se les llegase a plantar, con lo cual tampoco se tiene el otro supuesto de una violación grave que dejara sin medios de defensa al militante que acuda ante la comisión de justicia partidaria”.

Javier López Zavala debió analizar con calma esta propuesta que pudo darle mejores resultados y no estar con la incertidumbre de saber qué pasará con el juicio promovido por Enrique Doger.

Para leer el documento completo, haga click aquí

** ** **

gomez_carlos79@hotmail.com