CU, negocio perdido para zavalistas

Carlos Gómez

Javier López Zavala prometió cientos de veces en su campaña a la gubernatura que construiría la Nueva Ciudad Universitaria de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), pero jamás dijo qué costo tendría y, sobre todo, en qué lugar se haría.

A lo largo de febrero, marzo, abril, mayo y junio, en sus diversos actos de campaña, López Zavala convirtió la promesa de la Nueva Ciudad Universitaria en una de sus propuestas estelares.

Repitió hasta el cansancio que la Nueva Ciudad Universitaria impulsaría el desarrollo del estado y daría oportunidad a los jóvenes para estudiar.

Sin embargo, jamás dijo dónde la haría.

Zavala nunca fue claro en el lugar en que pensaba hacer las nuevas instalaciones de la BUAP.

En ese momento de la campaña, el tema parecía menor, pero siempre despertó suspicacia entre los sectores empresarial y de la construcción, porque la obra era una jugoso negocio de cientos de millones de pesos.

Un botín precioso para los constructores.

Un negocio redondo para los dueños de las tierras.

Una obra socialmente rentable para el gobernador en turno.

Un proyecto que sacaría de pobres a muchos o aumentaría las fortunas de los empresarios marinistas (inclúyase a la gente cercana de Mario Marín Torres, Javier García Ramírez y el propio Javier López Zavala).

Por donde se le viera, el proyecto de la Nueva Ciudad Universitaria era el negocio del sexenio.

Eso responde a tanto hermetismo durante la campaña de López Zavala.

Sin embargo, ahora que el proyecto político fracasó y algunos empresarios se han convertido en los huérfanos de Zavala, hay otros que han decido dar pistas sobre la cancelación del negocio del sexenio ya que tiene desanimados a varios zavalistas, quienes ya se frotaban las manos para contar los miles y miles de pesos de ganancias que dejaría esa obra.

El reportero tuvo acceso a un expediente muy completo y debidamente documentado sobre un predio de más de 300 hectáreas ubicado en la junta auxiliar de San Andrés Azumiatla en donde –según versiones de los propios zavalistas- se planeaba hacer la Nueva Ciudad Universitaria.

Este terreno fue comprado en 2006 y 2007 por los hijos de Guillermo Pacheco Pulido: Javier y Guillermo Pacheco Pensado.

De acuerdo con el Primer Aviso de Compra – Venta (inscrita el 28 de julio de 2006) que está en el Registro Público de la Propiedad, se establece lo siguiente: “Enajenantes: Bernardino Flores Escalona, Lucio Gabriel Flores Escalona, Sebastián Cordero Rojas, Pascual Tepetl Pineda, Andrés Cordero Flores, Pedro Cruz Fuentes y Elpidio Valencia Motolinea.

Adquiriente: Javier Pacheco Pensado.

Inmueble: Primer predio ubicado en la zona de protección de San José Zetina, perteneciente a la jurisdicción de San Andrés Azumiatla”

Siguiendo la ruta de la conclusión de la venta de estos terrenos, se ubica una segunda acta en el Registro Público de la Propiedad (publicada el 10 de septiembre de 2007) que dice lo siguiente:

Primer aviso de compra – venta.

Enajenantes: Sres. Joaquín Tepetl Escalona y Ernestina Rojas Cuate.

Adquirientes: Srs. Javier Pacheco Pensado y Guillermo Pacheco Pensado.

Inmueble: El segundo predio ubicado en la zona de protección de la Ex hacienda de San José Zetina, perteneciente a la población de San Andrés Azumiatla, Puebla, la cual consta con la superficie de 195 hectáreas”.

Quienes conocen de cerca toda esta historia, cuentan que los predios fueron escriturados a nombre de la empresa Inmobiliaria Vértigo de Fernando Espina Reyes –personaje muy vinculado con Javier García Ramírez- y el costo por metro cuadrado fue de 11 pesos y se esperaba vender al gobierno estatal del periodo 2011 – 2017 (en la gestión de Zavala) en 150 pesos, para construir la Nueva Ciudad Universitaria.

Ahora bien, los dueños de estos predios –los Pacheco Pensado- también pensaron en adquirir estos terrenos para aprovechar el rescate del lago de Valsequillo y construir casas y negocios.

No hay que olvidar que todos los marinistas compraron cientos de hectáreas en las zonas cercanas al lago de Valsequillo para ejecutar el llamado “Puerto Aura”, que al igual que muchos de los magnos proyectos de Mario Marín se quedaron en el escritorio o como elefantes blancos.

El reportero también tiene los planos de lotificación de los predios adquiridos por los Pacheco Pensado en San Andrés Azumiatla y por lo que se aprecia no perderán un solo peso de su inversión porque sus proyectos mobiliarios van muy avanzados.

Ni modo, cuando se apuesta en la política, a veces se pierde.

Otro dato que tampoco tenemos que olvidar es que la idea de crear la Nueva Ciudad Universitaria no fue de Javier López Zavala.

El origen de ese proyecto salió de la propia BUAP y fue impulsada por el rector, Enrique Agüera Ibáñez.

Es más, el 16 de julio Enrique Agüera habló del tema en una entrevista publicada en El Sol de Puebla: Es un tema que yo planteé cuando celebramos los 40 años de creación de Ciudad Universitaria y anunciaba yo que Ciudad Universitaria se había agotado, que era necesario avanzar, pero como sé que este tipo de preguntas generan especulaciones, les digo que ese y todos los temas que tienen que ver con la universidad se los presentaré en su momento al nuevo gobierno”

Así que el tema no está muerto.

Bueno sí, se murió para los zavalistas, pero no para el rector.

** ** **

gomez_carlos79@hotmail.com

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,