Los motivos de la ruptura de Moreno Valle y Marín

Carlos Gómez

Al interior del equipo más cercano del gobernador de Puebla, Mario Marín Torres, existe la sospecha fundada de que los ataques mediáticos (a través del periódico impreso y el portal de Acento 21) en su contra, tuvieron su origen en el equipo de Rafael Moreno Valle Rosas.

Pero no sólo es eso.

Los marinistas han llegado a la conclusión de que Rafael Moreno Valle Rosas, gobernador electo, simplemente no ha respetado su palabra de que no se metería en las decisiones que tomaría Mario Marín hasta el último día de su gobierno.

Un breve recuento de los agravios entre Marín y Moreno Valle, obligan a recordar que los diputados del PAN se opusieron a la donación de un terreno cercano al aeropuerto de Huejotzingo.

Una más. El gobernador electo ya tomó como suyo el proyecto de desarrollo mobiliario de la zona de Valsequillo, cuando los planes de Mario Marín eran ejercer el control hasta el último día de enero de 2011 de ese proyecto.

Recientemente se suman dos temas: la amenaza de revertir la venta de los predios en la Reserva Territorial Atlixcáyotl y la revelación de que existe la intención de mover de su lugar la caseta de la Vía Atlixcáyotl, ambos temas revelados por el periodista Mario Alberto Mejía en su muy leída e influyente Quintacolumna.

Estos cuatros casos, cuentan los marinistas, han sido agravios para el mandatario en turno.

Además de que, insisto, se tiene la sospecha de que los ataques del periódico Acento 21 son ordenados por el gobierno federal con pleno conocimiento y aval de Rafael Moreno Valle Rosas.

Y sin duda la gota que derramó el vaso, fueron las tronantes declaraciones de Moreno Valle para amenazar con revertir la venta de los predios de la Reserva Territorial Atlixcáyotl y de que fincaría responsabilidades penales contra compradores y funcionarios en caso encontrar anomalías.

Todos los sucesos y las declaraciones de Moreno Valle provocaron que Mario Marín decidiera aceptar el reto del gobernador electo y demostrar en lo que resta de su gobierno de que él manda todavía.

Y las dos señales más claras que está dispuesto a mandar Mario Marín para demostrar que no tiene miedo a Moreno Valle es vender los predios de la Reserva Territorial y mover a Javier López Zavala de la sucesión en la dirigencia estatal del PRI para dejar a Juan Carlos Lastiri como líder estatal del tricolor.

Los tambores de guerra ya sonaron y ahora sí habrá una lucha real por ver quién de los dos ejerce más poder: Mario Marín Torres o Rafael Moreno Valle Rosas.

** ** **

Por cierto, en Casa Aguayo cuentan que calificaron de decepcionante la actitud de Javier López Zavala al reunirse con Rafael Moreno Valle y ofrecerse como interlocutor del PRI en el siguiente sexenio.

Cuentan que Mario Marín no autorizó el encuentro de Zavala con Moreno Valle porque ocurrió en un momento equivocado.

Por eso se ratificó la decisión de que Juan Carlos Lastiri sea el próximo líder estatal del PRI.

Y si se registra Zavala, dicen que Mario Marín se va encargar de castigar la desobediencia.

** ** **

gomez_carlos79@hotmail.com