EPR y FNLS están detrás del movimiento en la BUAP

Carlos Gómez

 

Una de las hipótesis más serias sobre el origen de las acciones radicales realizadas en el movimiento estudiantil de la BUAP -que está en protesta por el alza del pasaje-, es que ningún grupo político local está detrás de los jóvenes que se dedican a pintarrajear fachadas, camiones, cerrar escuelas o accesos a CU.

 

A casi una semana de que comenzaron las marchas que derivaron en un enfrentamiento en la Facultad de Filosofía y Letras de la BUAP y posteriormente el cierre de ésta y el bloqueo de tres accesos a Ciudad Universitaria, ya se supo que los líderes reales de los jóvenes están identificados con dos grupos de extrema izquierda de nuestro país: El Frente Nacional de Lucha Socialista (FNLS) y el Ejército Popular Revolucionario (EPR).

 

Así de seria y contundente ha sido la conclusión a la que han llegado los aparatos de inteligencia del gobierno estatal y las propias autoridades universitarias.

 

Sólo de esa forma se puede entender que un grupo de jóvenes “universitarios” muestren una capacidad de movilización, de manejo de medios de comunicación, de estrategias de lucha y de saber victimizarse con una facilidad que no tienen el resto de sus compañeros de la BUAP.

 

El vínculo de estos dos grupos de extrema izquierda está ubicado entre los líderes de la Liga Estudiantil Democrática. Los jóvenes han sido un excelente campo de cultivo para los grupos guerrilleros.

 

Por eso el tema debe ser tratado con mayor cuidado por parte de las autoridades universitarias y estatales.

 

Eso también explica la actitud radical y violenta mostrada por los jóvenes que empezaron su movimiento con el pretexto de que están en contra del alza del pasaje.

 

Algo que se debe resaltar, es que por lo pronto el problema dentro de la BUAP se mantuvo aislado, debido a que su movimiento no creció dentro de la Facultad de Filosofía y Letras y muchos menos en otras Facultades.

 

Los jóvenes de la Liga Estudiantil Democrática no han sabido ir más allá por la sencilla razón de que no existen motivos para que otras Facultades se sumen a su movimiento.

 

Ayer planteábamos que en la BUAP no está el origen de su demanda. Su queja es contra el alza del pasaje y no han sabido encaminar su lucha contra el gobernador, Mario Marín Torres, y el mandatario electo, Rafael Moreno Valle Rosas, quienes son los que autorizaron subir el pasaje de 5 a 6 pesos.

 

Aquí un correo que recibió este reportero sobre el movimiento estudiantil de la BUAP:

 

“Grupos de extrema izquierda quieren infiltrarse en movimiento de estudiantes

La toma de instalaciones de la facultad de filosofía y letras por un pequeño grupo de aquellos que dicen llamarse universitarios pareciera ser que no responde a una demanda verdadera de los estudiantes por conseguir que se baje el precio del pasaje sino más bien provocar una desestabilización social en Puebla afectando a miles de universitarios que sí deseamos seguir con nuestros estudios.

 

Para nadie es desconocido que algunos de esos grupos que están promoviendo esta provocación y toma de instalaciones están identificados con organizaciones de extrema izquierda, o incluso con clara simpatía con movimientos guerrilleros y socialistas.

 

Solo basta indagar un poco y nos daremos cuenta que ya se está dando la llegada de individuos vinculados con los movimientos guerrilleros. Tan es así, que la Liga Estudiantil Democrática ha establecido vínculos con el Frente Nacional de Lucha Social (FNLS) que a su vez tiene nexos con el Ejército Popular Revolucionario (EPR).

 

Aprovechando las demandas de organizaciones sociales y de estudiantes, estos grupos radicales pretenden generar un ambiente de total confrontación con la sociedad y con las autoridades, atrayendo como suyas peticiones que en nada se vinculan con el vandalismo, el desorden social, la anarquía y mucho menos con la violencia.

 

Las acciones registradas en los últimos días en las calles de la ciudad seguramente tratan de ser aprovechadas por estos grupos de extrema izquierda para generar un ambiente de intimidación, de violencia y desequilibrio entre la sociedad.

 

Resulta claro que cuando existen demandas que podrían encaminarse bajo el orden social y sin actitudes provocativas, estos grupos radicales busquen generar entre la sociedad un entorno de incertidumbre, de confrontación y de violencia para sacar provecho de sus causas que están totalmente ajenas a la estabilidad social que se ha logrado mantener en el estado.

 

No es la primera vez que la Liga Estudiantil Democrática pretende establecer un esquema de golpeteo e intimidación, apoyándose en estos grupos radicales, sin importarles a los integrantes de esta organización que se afecten los intereses de los verdaderos estudiantes; quebrantándoles su actividad cotidiana y alterando a la sociedad a través de sus manifestaciones.

 

Por eso no estamos conformes que aquellos que se dicen universitarios nos mantengan sujetos a sus deseos y en contraste nos afecte a todos los que con tantos esfuerzo tratamos de superarnos a través de un estudio universitario.

 

Ojalá y la sociedad y todos nos demos cuenta que tipo de dizque universitarios están generando un problema que no se debe ni puede seguir tolerándose. Prueba de esto están las fotos que muchos medios publicaron recientemente”.

 

** ** **

 

gomez_carlos79@hotmail.com

http://twitter.com/gomezcarlos79