Los tropiezos (y torpezas) de Compromiso por Puebla

 

Carlos Gómez

 

No sólo es la reprobable actitud agresiva del diputado, Héctor Alonso Granados, al empujar y amenazar al periodista gráfico de Milenio Puebla, Luis Hernández, en plena sesión del Congreso, la que ha dejado muy mal parada a la alianza Compromiso por Puebla en el Poder Legislativo.

 

Son cosas de fondo que deberían preocupar al gobernador, Rafael Moreno Valle Rosas.

 

Primero, quedó demostrado que Guillermo Aréchiga no es el “gran operador político” que se dijo, y que se supone tendría la capacidad de controlar a los diputados de Compromiso por Puebla.

 

Guillermo Aréchiga ha demostrado que está nervioso porque la responsabilidad le quedó grande.

 

O de qué otra forma se puede entender la intervención de Fernando Manzanilla para aplacar la actitud rebelen de los diputados José Juan Espinosa y Héctor Alonso Granados.

 

¿No se supone que esa era tarea de Guillermo Aréchiga?

 

¿Entonces?

 

Moreno Valle debe entender que Fernando Manzanilla no puede dedicarse de tiempo completo a solucionar los problemas internos de la fracción de Compromiso por Puebla en el Congreso, porque descuidaría el resto de sus responsabilidades en el gobierno que está por entrar en funciones.

 

Guillermo Aréchiga debe demostrar en cuestión de días que sí tiene la capacidad para hacerse cargo de la fracción.

 

Otro detalle que no debe pasar desapercibido, es que Mario Riestra no ha podido controlar a la bancada de los panistas, debido a que los legisladores le hace más caso a Juan Carlos Espina.

 

En otras palabras, Mario Riestra es el líder virtual de los panistas, porque el coordinador real se llama Juan Carlos Espina.

 

Y ya ni hablemos de José Juan Espinosa, de quien se puede decir mil cosas buenas y otras malas, pero sigue fiel a su estilo de ser protagonista y defender su convicción aunque el resto de sus compañeros diga lo contrario.

 

José Juan Espinosa ya abrió la primera grieta en la alianza Compromiso por Puebla y ni Fernando Manzanilla lo pudo evitar.

 

Con todo y la foto que este jueves se tomaron después del supuesto pacto de unidad, en la práctica hay divisiones que no aceptan pero que se han evidenciado en los primeros días de la alianza Compromiso por Puebla.

 

Este grupo de diputados han empezado muy mal su trabajo como legisladores y en nada ayudan a los planes que tiene el gobernador electo, Rafael Moreno Valle.

 

Hasta ahorita, Compromiso por Puebla ha dado pena en el Congreso del Estado.

 

Van pocos días de trabajo, pero todos han sido decepcionantes.

 

¿Lo mejor está por venir?

 

No creo. Es una simple frase que usó el gobernador electo y que sus diputados en funciones ni entienden.

 

Por cierto, quizá el único acierto que han tenido los diputados del PAN en las últimas horas fue designar a Alberto Pérez Peña como su coordinador de prensa.

 

Vaya que les hacía falta una persona preparada y con visión.

 

Y ya la tienen.

 

** ** **

 

gomez_carlos79@hotmail.com