Los pendientes del rector

Carlos Gómez

Aunque a veces parece que todo marcha en orden y sin mayores alteraciones en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), hay temas de suma importancia que tienen resolverse de manera inmediata.

Uno de ellos es el de las jubilaciones y pensiones.

Este tema está ya se convirtió en el principal problema financiero de la institución.

Enrique Agüera Ibáñez sabe que el caso es delicado.

Y si va hacer rector por otros cuatro años, debe idear planes efectivos para poder hacer frente a los compromisos financieros de la BUAP.

Hay un estudio elaborado por la Tesorería y la Vicerrectoría de Docencia que deja al descubierto que el plan trazado el año pasado y que fue ejecutado hasta mayo de este 2009 simplemente no dio los resultados esperados.

El proyecto se llama Fondo de Apoyo para Reformas Estructurales de las Universidades y tiene el objetivo de sanear las finanzas de la máxima casa de estudios.

Lo interesante de dicho proyecto es que de las cuatro metas planteadas sólo una se pudo concluir al 100%.

Eso sin duda es una mala noticia porque implica un fracaso real en las políticas de saneamiento financiero ordenadas por el rector, Enrique Agüera Ibáñez.

Aquí la información de cada una de las metas y su porcentaje realizado:

1.- Se dará continuidad a la aportación de los trabajadores al Fondo Institucional de Pensiones y Jubilaciones; por el periodo de abril de 2008 al mes de mayo de 2009 el monto de las aportaciones de este sector será de más de 39 millones de pesos.

Se cumplió al 65%.

2.- Se dará continuidad a la aportación de la Universidad al Fondo de Pensiones; por el periodo de abril de 2008 al mes de mayo de 2009 el monto de las aportaciones de este sector será de más de 39 millones de pesos.

Se cumplió al 65%.

3.- Se hará frente al pago de la nómina de pensionados, sin disminuir el Fondo Institucional de Pensiones.

Se cumplió al 100%.

4.- Para mayo de 2009, el fondo constituido de pensiones y jubilaciones rebasará los 600 millones de pesos, lo que representa un incremento del 87%.

Se cumplió al 68%”.

Hasta aquí la parte central del estudio que deja en claro que no todos son éxitos, aplausos, buenas noticias y halagos para la administración de Enrique Agüera.
Una cosa es la campaña, en donde recibe porras y abrazos por decenas y otra los retos financieros.

Las estimaciones a corto plazo son realmente para preocuparse.

El mismo estudio indica que pese a los cambios para aumentar el número de años trabajados para lograr una jubilación aumentó recientemente, ya hay en lista de espera un número creciente de empleados que en cualquier momento pueden exigir ese derecho que tienen.

La proyección revela que hace un año el 21.07 de los empleados de la BUAP estaban en posibilidad de jubilarse y para el 2013 cuando Enrique Agüera deje la rectoría el número subirá a 26.52.

Los números juegan contra el rector.

El problema crece sin poder detenerlo.

Habrá que esperar en su campaña alguna propuesta para atacar de frente el complicado tema de las pensiones y jubilaciones.

Y qué hará para aumentar los logros conseguidos en materia de investigación, debido a que este lunes el periódico Excelsior publicó un amplio reportaje en donde se evidencia que los rectores de las universidades públicas piden más dinero, pero para pagar su nómina ya que más del 60% se va para los trabajadores, y destinan menos del 10% para investigación.

Y entre ellos está Enrique Agüera Ibáñez.

Y ya ni le cuento de los proyecto de investigación que simplemente no son aprobados y se quedan archivados.

Por cierto, el jueves sí le platico la historia de los dos aspirantes a rector que decidieron no inscribirse para competir en el proceso electoral universitario.

** ** **

¿Quién miente entre Blanca Alcalá Ruiz y Alejandro Armenta Mier?

Armenta dice que Alcalá le dijo que estaba fuera de la sucesión gubernamental.

Alcalá jura que no fue así.

Armenta dice que sí.

Alcalá ya no le toma ni las llamadas.

Armenta ratifica que Alcalá se autodescartó de la sucesión.

Alcalá puso plazo y será en enero de 2010 cuando defina su futuro político.

Armenta quedó mal parado en esta ocasión –aunque eso no quiere decir que no diga la verdad-.

Pudo ocurrir que Alcalá haya confesado en corto a Armenta que estaba fuera de la sucesión, pero el dirigente lo hizo público.

En fin.

Lo cierto es que alguno de los dos miente.

¿Usted a quién le cree?

** ** **

gomez_carlos79@hotmail.com

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,