EMERGENCIA EN LOS PINOS: ¿CAMBIO DE CANDIDATO DEL PRI A LA PRESIDENCIA DE MÉXICO?

foto-pri1558

Que en la cúpula del poder se habla con insistencia –y seriedad-sobre la posibilidad de un cambio de candidato del PRI a la Presidencia de México. La razón no es otra que José Antonio Meade Kuribreña no sólo “no prende” como una carta competitiva frente a un Andrés Manuel López Obrador (MORENA) cada vez más fuerte y un Ricardo Anaya Cortés (PAN-PRD-MC) subiendo como la espuma, sino que la supuesta principal virtud del ex secretario de Hacienda, es decir, el hecho de ser un “ciudadano sin militancia”, ha acabado en el bote de la basura.

Y es que los “genios” de la mercadotecnia del tricolor han decidido montar a Meade en una precampaña con completo y total sello y tufo priista, como se observó, por ejemplo, en la gira que efectuó a finales del año pasado por Puebla, donde únicamente se reunió con representantes de las elites del poder, pues sólo tuvo tiempo para encontrarse con el arzobispo Víctor Sánchez, directivos de medios de comunicación, próceres del PRI y aspirantes a Casa Puebla, y empresarios, en cónclaves privados, privadísimos, en las que al final el mensaje dejado fue claro: al “ciudadano” Meade poco o nada le importan los ciudadanos de a pie, a quienes olímpicamente ignoró en todo su recorrido poblano.

Las últimas mediciones en Los Pinos reflejan que, contrario a lo que se esperaba, José Antonio Meade no le dio –o no le ha dado- votos al PRI, más bien le ha restado alrededor de 10 puntos, cuando el objetivo inicial y principal de su destape era que empezara a atraer el voto blando o útil de los indecisos, lo que de ninguna forma ha sucedido. Es más, hasta parece que ni siquiera ha sido capaz de mantener el voto duro del PRI.

En la casa presidencial hay muchísima preocupación dado que AMLO sigue arriba, muy arriba en las encuestas –así acabó 2017 y así empezó 2018-, y el ex titular de la SHCP no sólo no crece, sino que continúa en un lejanísimo tercer lugar, lo que empieza a dar la razón a quienes, como Miguel Ángel Osorio Chong (secretario de Gobernación) y Manlio Fabio Beltrones (ex dirigente nacional del PRI) –ausentes ambos, por cierto, de la precampaña-, siempre dijeron que Meade es un buen hombre y un estupendo técnico, pero un pésimo político y un peor candidato, como lo ha dejado en evidencia su anodina, ingenua y anticlimática precampaña de aire y tierra.

De ahí que en los últimos días del año pasado empezó a correr con fuerza el rumor de un cambio de “ficha”, posibilidad que hasta el mismísimo López Obrador ha planteado en público, y en privado, en las últimas semanas. El pasado 29 de diciembre, durante una asamblea en el municipio de Escárcega, Campeche, el informado candidato de MORENA dijo que Aurelio Nuño (ex titular de la SEP), quiere quedarse con la candidatura, porque José Antonio Meade no levanta en las encuestas.

“Es que quieren cambiar a Meade y quieren poner a Nuño, porque Meade no levanta y Nuño ya está haciendo campaña”, señaló “El Peje”.

Lo peor es que hasta en el círculo íntimo del propio presidente Enrique Peña Nieto se menciona con insistencia a Aurelio Nuño como el relevo de un Meade que al parecer ha resultado una decepción absoluta, en especial para quien lo destapó tras las maniobras y presiones sucesorias ejercidas por el grupo de Luis Videgaray.

Se dice incluso que no por nada Peña Nieto colocó a Aurelio Nuño –su verdadero favorito, su “dedo chiquito”, su “hijo político”- como coordinador de la campaña de Meade previendo este escenario, similar, aunque obviamente por distintas razones, al de Carlos Salinas de Gortari en 1994, cuando el entonces coordinador de la campaña, Ernesto Zedillo Ponce de León, acabó como el candidato a la Presidencia de México tras el asesinato de Luis Donaldo Colosio.

En este caso, el cambio de candidato no sería por un crimen –¡ni Dios lo quiera!-, sólo por falta de competitividad electoral.

Así de fuerte, así de duro, pero es muchísimo lo que está en juego para Peña, su familia y los beneficiarios de su sexenio.

¿Será?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply