APUNTES SOBRE EL DEBATE MUNICIPAL Y LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA DE LOS RIVERA VIVANCO

foto-debate-municipal

El debate entre los seis candidatos y candidatas a la presidencia municipal de Puebla capital dejó un insatisfactorio sabor de boca para quienes esperaban ver ataques contundentes contra el candidato que se ve como puntero, el panista Eduardo Rivera Pérez, pero el ejercicio en cambio permitió observar los perfiles de cada uno, entre quienes quedó en plena evidencia la falta de tablas y experiencia política de la morenista Claudia Rivera Vivanco. Dentro de las instalaciones del IEE no hubo sangre -metafóricamente hablando-, pero sí lamentablemente a las puertas del edificio -literalmente-, en donde presuntos militantes de Compromiso por Puebla golpearon a reporteros y brigadistas del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), hecho totalmente condenable.

Rivera Pérez no fue exigido a fondo, pues los ataques de la lopezobradorista poco pudieron hacerle.

Los reproches de que era el candidato morenovallista, las acusaciones de opacidad por las que fue exonerado y los supuestos pendientes que dejó en la anterior administración capitalina, no dieron en el rostro de Lalo.

Él se concentró casi todo el tiempo en propuestas y supo, desde el principio del debate, arrebatarles a sus detractores sus líneas discursivas y las hizo suyas con un contragolpe acompañado de planeamientos de soluciones.

Habló de la Puebla consolidada y la Puebla olvidada y adelantó que trabajará para acortar la brecha de desigualdad.

Se comprometió a ser el “presidente de la seguridad”.

El candidato de la alianza Por Puebla al Frente aprovechó también los yerros Claudia Rivera Vivanco y exhibió su falta de conocimiento de las instancias del gobierno municipal.

Lalo Rivera destacó que la suya, en mancuerna con la candidata al gobierno del estado, Martha Érika Alonso Hidalgo, es la única campaña que, conjuntamente, ha propuesto acciones contra la inseguridad.

Enumeró las propuestas de rescate de espacios públicos, la contratación de 2 mil 500 nuevos policías y 500 patrullas y transporte público seguro.

Rivera Vivanco, quien tuvo un comienzo y una mitad del encuentro con tropiezos y hasta dificultades en la fluidez de sus interlocuciones, sin embargo cerró fuerte, y contra Rivera Pérez.

En la línea de descalificarlo por haber sido adversario del morenovallismo y hoy compartir el mismo proyecto electoral, le soltó que es un “títere” del ex gobernador y le ofreció ayudarlo a “recuperar tu dignidad y la de los poblanos”.

Eduardo Rivera supo utilizar su mensaje final para convocar a los ciudadanos al voto útil.

Les pidió no desperdiciar su sufragio.

Claudia Rivera, en tanto, recibió críticas de todos lados, pero siempre regresó a la misma “esquina de seguridad”, al refugiarse en las propuestas del Proyecto Alternativo de Nación de su líder y candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador.

Aunque parecía, por su nula posibilidad en las urnas, que Paola Migoya, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), tendría una participación de trámite, la activista se concentró en la candidata de Juntos Haremos Historia y consiguió colocarle los golpes más certeros.

Sacó a colación la sanción contra Rivera Vivanco por su pasado como servidora pública, su incongruencia y hasta por tener en su equipo de campaña a personajes vinculados con asaltabancos, como aquí se reportó hace una semana.

Incluso, Migoya reprochó el tufo marinista de MORENA en Puebla.

A diferencia de Claudia Rivera, quien desaprovechó la oportunidad que tanto buscó en este encuentro organizado por el Instituto Estatal Electoral (IEE), luego de una resolución del tribunal federal, el priísta Guillermo Deloya Cobián lució con propuestas y buena esgrima retórica, sin meterse de lleno a las descalificaciones ni recibir golpes fuertes.

Sabía que era la oportunidad para presentar su proyecto de “una Puebla que avance para todos”, frase que bien concentra contraste y propuesta.

Del ex priísta y hoy candidato de Pacto de Integración Social (PSI), Víctor Gabriel Chedraui, poco se recordará, aunque no escatimó en propuestas, más allá de su advertencia inicial de “no declinaré por nadie”.

También ofreció datos chuscos, como que en Puebla hay fósiles de elefantes, y en su desorbitada propuesta de convertir en Pueblos Mágicos a las juntas auxiliares de Canoa y La Resurrección.

Sin pena ni gloria, pasó casi inadvertido el candidato de Compromiso por Puebla, Gonzalo Juárez Méndez, quien prácticamente utilizó el debate para darse a conocer, ante la mayoría que ni siquiera sabía de su existencia.

Así el debate municipal que, me parece, no servirá para modificar las actuales tendencias.

Ni para bien ni para mal.

LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA DE LOS VIVANCO

foto-hermano-1

foto-hermano-2foto-hermano-3

foto-hermano-4

“Patria socialista o muerte”, es uno de los lemas del fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez, que proclama en su perfil de Facebook Vicente David, hermano de la candidata morenista a la alcaldía de Puebla, Claudia Rivera Vivanco.

No deja de llamar la atención que, aunque a los lopezobradoristas les molesta la comparación con el comandante Chávez, su hermano, también militante de MORENA, presuma sin rubor su admiración por el militar venezolano.

“Fastidiado de la barreras que hay en la vida y creo que por eso nací, para derribarlas y más a este maldito sistema, que te amarra hasta los hue… Como dijo comandante!!! Comandante Ché Guevara!!! Comandante Hugo Chávez!!! Patria socialista o muerte!!!”, arenga desde la red social el joven que en su foto de perfil tiene una boina y luce una barba acicalada, como reza la canción, “al estilo del Ché”.

¿Será que las anacrónicas ideas y consignas de la “Revolución Socialista” se irán a vivir al Palacio Municipal con Claudia Rivera?

¡Ay, qué nervios!

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply