PUEBLA, EN EL EPICENTRO DEL RETORNO DE LA RENACIDA Y PODEROSA ELBA ESTHER GORDILLO

foto-elba

Coincidencias y circunstancias perfilan a Puebla como punto neurálgico de operación de la resucitada Elba Esther Gordillo Morales, en su campaña para recuperar el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). En la entidad, en MORENA y otros partidos, la maestra tiene a varios de sus escuderos y, aunque no se puede asegurar que todavía haga alianzas con el morenovallismo, en cambio conserva una excelente relación con Rafael Moreno Valle y su esposa, la gobernadora electa, Martha Erika Alonso. Aquí también estará la sede de la SEP lopezobradorista, en donde realizará sus negociaciones y acuerdos la mujer que recién salió de la desgracia y la cárcel, con un renacido poder y mucha, mucha sed de venganza.

Apenas el pasado miércoles la ex profesora chiapaneaca convocó a la renovación de la dirigencia del gremio más grande de América Latina y de inmediato el efecto dominó comenzó en los espacios políticos; de hecho, es cuestión de días para que sacuda a Puebla y a más de un personaje poblano.

Dijo en un video enviado al periodista Ciro Gómez Leyva que toma la palabra al próximo presidente, Andrés Manuel López Obrador, para que haya nuevos liderazgos sindicales.

Y a nueve días de la asunción del tabasqueño, ella sentenció: “vamos unidos y sin miedo por el SNTE”, del que en 2012 fue reelegida presidenta vitalicia, antes de ser arrestada, el 26 de febrero de 2013, por el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Día en el que, por cierto, se vería en persona, en la zona de Polanco, en la Ciudad de México, con el entonces gobernador poblano.

A partir de la convocatoria de Elba Esther Gordillo de esta semana, a unas pocas horas renunció el presidente del SNTE, Juan Díaz de la Torre, y trascendió ya que Moisés Jiménez Sánchez, ex coordinador de Estructura y Redes Políticas de MORENA y ex dirigente magisterial en Hidalgo, será el sucesor con el aval de la maestra.

Los movimientos seguirán.

En Puebla estará la sede de la Secretaría de Educación Pública (SEP), que encabezará Esteban Moctezuma Barragán, también amigo cercano de Moreno Valle, vía el próximo coordinador de asesores, Luis Maldonado Venegas, ex secretario de Gobierno de la administración estatal.

En la oficina de Moctezuma -en el inmueble del Instituto Tecnológico- se sellarán muchos acuerdos, con el aval del Presidente, con la oriunda de Comitán.

Entre los alfiles poblanos de la profesora, el más visible y más fiel es el hoy diputado federal de MORENA, ex priísta, ex panalista, exmorenovallista y ex líder gremial, Guillermo Aréchiga Santamaría.

En el Congreso local, aunque está el panalista, hoy ya sin que su partido tenga registro, Gerardo Islas Maldonado, quien en el pasado fue su aliado y muy cercano a su fallecida hija Mónica Arriola Gordillo, el eslabón elbista más cómodo, por su nueva filiación política, podría ser el lopezobradorista Héctor Alonso Granados.

En Puebla, desde semanas antes del anuncio de la maestra, que ha desatado este cisma en el SNTE y en parte de la clase política, ya hubo porras para su regreso.

El pasado 20 de agosto, el ex diputado local y el ex líder seccional del SNTE, Cirilo Salas Hernández, llamó a los maestros a sumarse a Gordillo.

Lo hizo al pedir la afiliación al movimiento Maestros por México, para -según él- terminar con el “terrorismo laboral”.

Y efectivamente, a todos los maestros del país el regreso al poder del SNTE de la maestra garantizaría la recuperación de muchas “prestaciones” no escritas, como la herencia de las plazas y muchos otros privilegios.

Todo se daría en acuerdo con López Obrador.

De eso no hay que tener duda.

Seguramente se conservará la evaluación docente, pero descafeinada y sin consecuencias laborales para quienes no aprueben.

Elba Esther Gordillo está de regreso también en el SNTE.

Lo que falta es trámite y Puebla será centro de operación.

Que nadie lo ponga en duda.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply