BREVE HISTORIA DEL DELEGADO QUE DEJÓ TIRADO EL IMSS PUEBLA POR UN HUESO EN CHIAPAS

foto-delegado

A pesar de que dejó una larguísima estela de corrupción, cuentas muy opacas, señalamientos de contubernios para la venta de plazas y no le importó abandonar la alta responsabilidad de encabezar la sustitución del Hospital de San Alejandro, que quedó inservible por los sismos de 2017 y para lo que ya hay 2.9 mil millones de pesos presupuestados, el ahora ex delegado del IMSS en Puebla, Aarón Yamil Melgar Bravo, saltó de este cargo que consiguió con el PRI a ocupar -también por influencias familiares- una secretaría en el nuevo gobierno de Chiapas, de extracción morenista. Dejó así evidencia de que en la Cuarta Transformación (4T), los pasados más negros tienen perdón y se les recibe con alfombra roja.

Melgar Bravo además es todo un camaleón.

Siendo funcionario en nuestra entidad, gracias al priísmo, desde que llegó al cargo en Puebla, en febrero de este año, presumió orgulloso su inclinación por el Partido Acción Nacional (PAN).

Pero ahora cobrará en el gobierno lopezobradorista del mandatario chiapaneco Rutilio Escandón Cadena, como secretario de Economía.

Su principal apuntalamiento lo representa su hermano, otro político que ha portado múltiples colores, el ex senador y ex aspirante a la gubernatura,Luis Armando Melgar Bravo, quien en marzo de este 2018 dejó el Partido Verde Ecologista (PVEM), para primero declararse independiente y luego de facto sumarse oportunamente a la bancada del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA).

En distintas ocasiones los dos han sido señalados por casos de corrupción.

Con esos antecedentes y gracias a esas influencias, Aarón Yamil dejó impunemente tirado el cargo y ahondó todavía más el caos en que en apenas unos cuantos meses sumió a la Delegación del IMSS en Puebla.

Desde el 1 de diciembre, el influyente miembro del Clan Melgar se ausentó de su responsabilidad, sin haber realizado formalmente el proceso de entrega-recepción.

Ya antes en este espacio, con base en denuncias de los trabajadores, le había contado de las andanzas de Aarón Yamil.

Complicidad con funcionarios y líderes sindicales para la venta de plazas hasta en 150 mil pesos, una manifiesta “sed” de efectivo, nepotismo, ausencias, entre muchos temas más.

Melgar Bravo dejó la posición, pero las anomalías persisten.

En su prisa por irse a Chiapas a disfrutar de las mieles de su nuevo encargo, ahora como prócer de la 4T en el gabinete de Rutilio Escandón, el ex delegado dejó administrativamente paralizado en muchas áreas en Puebla al IMSS, que ya tiene como director general al ex panista Germán Martínez Cázares.

“Todo lo que tenía a firma lo dejo así, metiendo en serios problemas a todas las áreas, pues día a día se generan pendientes, aún así a Aarón Yamil de verdad le valió un cacahuate dejar todo botado”, nos detalla un trabajador que se identificó con nombre y apellidos.

Luego de abandonar el barco, el funcionario chiapaneco dejó como encargado a Fernando Gutiérrez Sirven, quien fungía como jefe de Servicios de Desarrollo de Personal, quien tiene también un negro historial y hasta señalamientos como “acosador”.

También, la denuncia señala que los jefes de Servicios Administrativos, Óscar Armando Selvas Carrola, y de Finanzas, Manuel Sanromán Vázquez, han aprovechado el caos, la falta de supervisión y que está terminando el Ejercicio Fiscal 2018, para “meter toda clase de facturas, sin el soporte debido y necesario para su pago; son millones de pesos lo que están metiendo y nadie les puede decir nada”.

De modo que en la Delegación del IMSS en Puebla, en donde reinan los problemas, la Austeridad Republicana no llega.

Tampoco se ejercen las máximas lopezobradoristas de “no mentir, no robar y no traicionar al pueblo”.

¿Sabrá ya algo del tema el senador con licencia Germán Martínez Cázares?

También suponemos que todavía no.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply