APUNTES PARA DECIR ADIÓS AL ANNUS HORRIBILUS POBLANO

foto-pan

“El interino y el candidato deben ser panistas, militantes panistas”. Tal fue la exigencia de buena parte de los consejeros estatales del PAN que el pasado viernes participaron en un homenaje póstumo a la gobernadora Martha Erika Alonso y que hicieron uso de la palabra en diferentes momentos de una maratónica sesión que no estuvo exenta de drama, dolor, tensión, nostalgia y pasión.

Parece que encontró eco el tuit del magistrado del TSJ Roberto Grajales, quien la víspera a esa reunión se había pronunciado precisamente en ese sentido.

imagen-tuit

¿Hay aires de rebelión interna en el partido con el obvio fin de descartar a aquellos perfiles que, pese a formar parte de la burbuja morevallista o alonsista, nunca tomaron la decisión de afiliarse al PAN?

¿Esos personajes, ante este momento político poblano, son vistos con recelo por los militantes panistas que encuentran en la muerte del ex gobernador la gran oportunidad de “recuperar el partido”?

¿Dejarán pasar al ex alcalde y actual jefe de la Oficina del Ejecutivo, Luis Banck Serrato, tal vez el más idóneo para encabezar la nueva guerra electoral?

¿De quién es la mano que mece la cuna?

¿Qué fuerzas se están moviendo en Acción Nacional?

¿Será Genoveva Huerta, la novel dirigente estatal del blanquiazul, capaz de contener a quienes hoy, ante la ausencia de Rafael Moreno Valle, encontraron el valor para levantar la voz y ya operan con los enemigos del ex mandatario para que, según ellos, el PAN poblano “regrese a sus orígenes”?

***

A pesar de que muchos ya lo dan por hecho, difícilmente el Partido Nueva Alianza (NA) podrá sumarse a una coalición electoral encabezada por el PAN en la nueva elección poblana para gobernador, a realizarse muy probablemente el primer domingo de junio de 2019.

En septiembre pasado, el Consejo General del INE aprobó el dictamen que oficializó la pérdida del registro de dicho instituto político al no haber alcanzado el 3 por ciento de la votación en los comicios del 1 de julio.

Aunque no pudo conservar el registro a nivel nacional, Nueva Alianza fue reconocido como partido político estatal en Puebla por el IEE.

Ello, empero, abre nuevos escenarios y dificulta técnica, legal y políticamente que la organización encabezada por Luis Castro Obregón pueda participar en una nueva megacoalición en Puebla, como sucedió en 2013 y 2016.

Lo más probable, de hecho, es que NA decida lanzar candidato propio a Casa Puebla, como en la elección de este 2018 –cuando fungió de comparsa de la candidata panista Martha Erika Alonso-, lo cual explica el híper activismo del diputado local Gerardo Islas Maldonado, más cerca de ese escenario que de la gubernatura interina que está por decidirse.

***

En unos días más, como lo marca el protocolo, se colocará la fotografía oficial de Martha Erika Alonso en el Salón de Gobernadores de Casa Aguayo, la sede de la Secretaría General de Gobierno, en el Barrio El Alto.

La imagen de la primera y única mujer que ha gobernado el estado de Puebla quedará en la pared que honra la memoria de los titulares del poder Ejecutivo a lo largo de la historia, al lado de la de Tony Gali Fayad, precedido este por la del ex mandatario Rafael Moreno Valle.

Se afirma que habrá una ceremonia especial.

***

Todos lo dicen: vaya entereza la que ha mostrado, ante la tragedia y sus múltiples daños colaterales, Max Cortázar.

Como Eukid Castañón, como Luis Banck, como Marcelo García Almaguer, como Roberto Moya, como otros muy cercanos tanto a Rafael Moreno Valle como a Martha Erika Alonso, el vocero del gobierno del estado no se ha quebrado.

Su fortaleza, su profesionalismo, su mesura han ayudado a levantar a otros que han estado a punto de rendirse.

Véase con atención, por ejemplo, la forma como gestionó la macabra –y muy dolorosa- rueda de prensa en la que le tocó confirmar el infortunado deceso de la gobernadora y del senador de la República.

Y sigue tomando decisiones, moviendo hilos, moviendo voluntades, sacando fuerzas de flaqueza, en medio de la tormenta.

No es la primera vez que la calamidad toca la puerta de Max Cortázar, vocero y operador de medios de comunicación de presidentes y gobernadores.

Hay tres fechas negras marcadas en su calendario profesional y personal:

El 4 de noviembre de 2008, cuando el avión Leasrjet 45 en el que Juan Camilo Mouriño volvía a la Ciudad de México se estrelló cerca de la intersección del Periférico y Paseo de la Reforma, cobrándole la vida a quien se desempeñaba como secretario de Gobernación del presidente Felipe Calderón.

El 11 de noviembre de 2011, cuando el helicóptero en el que viajaba Francisco Blake Mora, cuarto secretario de Gobernación de Calderón, se estrelló en Chalco, en las cercanías de Santa Catarina Ayotzingo y la Ciudad de México, quitando la vida a él y a otras siete personas.

El 24 de diciembre de 2018, cuando la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, y su esposo, el senador y ex gobernador Rafael Moreno Valle, murieron al desplomarse a la altura de Santa María Coronango el helicóptero que los transportaba a la CDMX junto con los pilotos Roberto Coppe y Marco Antonio Tavera, así como el asistente del legislador, Héctor Baltazar, también fallecidos.

Tres tragedias.

Tres tragedias aéreas

Tres tragedias que Max Cortázar ha debido enfrentar y que difícilmente podrá olvidar porque lo han tocado brutalmente en lo personal, en lo político y en lo profesional.

***

La vida política en Puebla está rota

Fracturada por completo.

Termina un Annus Horribilis.

Y comienza otro que apunta a ser peor.

En el horizonte solo se perfila la incertidumbre.

Al grupo morenovallista no le queda otra que reinventarse.

Reinventarse para sobrevivir

Matar o morir en la nueva elección.

Tendrá que enfrentar a Morena, pero ahora sin el líder que los guiaba y cohesionaba para bien o para mal y que siempre les enseñó a lograr hasta lo que se creía imposible.

Está por verse qué tan buenos alumnos y herederos forjó Moreno Valle.

Morena no lo tendrá tampoco fácil.

Irá a una nueva campaña sin discurso de campaña.

Entre otras cosas, ya no podrá decir que el candidato del PAN es una estrategia del ex gobernador para perpetuarse en el poder.

Ya no cabrá la cantaleta de la “reelección”.

Hay nuevo juego, nuevas coordenadas, nuevos actores, nuevas razones, nueva guerra por el poder.

Todos, propios y ajenos, estamos ante un parteaguas histórico.

Sin exagerar: la vida antes y después de Martha Erika y Rafael.

Puebla está ante el inicio de un nuevo ciclo.

Un nuevo ciclo del que, sin embargo, nadie puede decir con certeza cómo saldremos librados.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply