DIRIGENCIAS ESTATAL Y NACIONAL DE MORENA MEDIRÁN FUERZAS POR DERECHO A DEFINIR CANDIDATO O EL ESTALLIDO DE LA GUERRA ARMENTA-BARBOSA

foto-armenta-barbosa

Las dirigencias estatal de Puebla y nacional de MORENA están en abierta antítesis sobre la ruta para definir al candidato que los representará en la boleta de la elección extraordinaria. Mientras los morenistas puros poblanos quieren que se respete al Consejo Estatal y su facultad estatutaria de proponer una terna, lo que daría oportunidad a nuevos aspirantes, en la Ciudad de México, en la oficina de la presidenta partidista Yeidckol Polevnsky, el tema se ve ya definido a favor del ex abanderado Luis Miguel Barbosa Huerta. El caso llevará inevitablemente a días de disputas intestinas agrias en el lopezobradorismo poblano, en donde también ya levantó la mano formalmente el senador Alejandro Armenta Mier, para ir por Casa Puebla.

En el nuevo contexto estatal, con los adversarios aparentemente débiles por todos los sucesos recientes, el Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) se erige con las mayores posibilidades de triunfo.

Esa nueva condición de favorito, ha apresurado las aspiraciones genuinas y naturales, pero en un clima de muchísima competencia.

Es la guerra.

Para ésta, Alejando Armenta se destapó la noche de este jueves en el noticiero de Televisa Puebla, que tengo el honor de conducir, con todas sus letras y con fiereza, para ir “donde sea y como sea” a la lucha por la candidatura.

Antes, con legítimo derecho, estaba apuntado -siempre lo estuvo- Barbosa Huerta.

En el morenismo, el primer encontronazo aparentemente será por el método.

Sin embargo, detrás de eso está ya perfilado el apoyo a alguno de los dos adversarios con verdaderas posibilidades: Armenta y Barbosa; Barbosa y Armenta.

Al hoy senador lo que más le conviene es la fortaleza del Consejo Estatal, pues así la reposición del proceso de selección de candidato se abre por completo.

Al Comité Ejecutivo Nacional (CEN), que encabeza Polevnsky, aparentemente le preocupa atraer esa decisión, lo que estaría anunciando la repetición de Luis Miguel Barbosa en la boleta.

Los morenistas puros, entre quienes están la presidenta municipal de Puebla capital, Claudia Rivera Vivanco, y el hoy presidente estatal en funciones, Édgar Garmendia, se han pronunciado por respetar paso por paso el proceso estatutario.

Esta ruta implica abrir la posibilidad de que todos, cualquiera, el que desee, se apunte.

Algo como lo que pasó, pero sin validez, cuando muchos ciudadanos comenzaron a llevar sus cartas de intención para el interinato.

Del universo de inscritos en el proceso interno de MORENA, los consejeros elegirían una terna.

Luego, el CEN, también de acuerdo con sus facultades, podría poner dos perfiles más, si es que no están ya considerados.

Así, un máximo de cinco, aunque pueden ser tres o dos, se medirían en una encuesta.

Y entonces quien gane, habemus candidato.

Aparentemente esa vía no conviene al CEN y al aspirante de su preferencia.

Su mejor escenario es tomar el control de todo el proceso en sus manos.

Eso llevará al Consejo Estatal y al Comité Ejecutivo Nacional a medir fuerzas en el corto lazo.

No habrá que esperar mucho.

El interino fue designado por el Congreso local el pasado lunes 21 de enero.

En un plazo máximo de 10 días, el próximo 31, deberá estar la convocatoria al proceso electoral extraordinario para elegir gobernador o gobernadora.

Febrero será el mes de los jaloneos internos y la negociación para las coaliciones.

A más tardar, a mediados de marzo estarán los candidatos, para ir a campañas abril y mayo.

El 2 de junio será la jornada electoral.

Bienvenidos, otra vez, al principio de todo.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply