ROMERO DESCHAMPS, SU GRUPO Y EL NEGOCIO DEL SIGLO EN HUAUCHINANGO, PUEBLA: LA OTRA ESTAFA MAESTRA

imagen-romero1

En sus casi 26 años como secretario general del Sindicato Petrolero, Carlos Romero Deschamps fue ejecutor de enormes transacciones multimillonarias, muchas de ellas -presumen sus detractores, las investigaciones oficiales y sus víctimas- ilícitas. La más conocida, sin duda, el llamado Pemexgate, que en 2000 desvió 500 millones de pesos del fondo gremial a la campaña presidencial priísta. Pero hay otras que tienen aterrizaje directo en Puebla. Es el caso de la creación, alrededor de 2005, de la colonia 14 de Octubre, conocida como Petrolera 3, en Huauchinango, que se edificó con recursos de los trabajadores, desde la compra del terreno hasta el terminado de las casas. Sin embargo, luego se les vendieron en mensualidades a los sindicalizados. Sobre este asunto, hay denuncias vigentes que involucran también al dirigente de la Sección 39, con sede en ese municipio, Carlos Soto Islas. Se trata del que se ve como “el negocio del siglo” del hoy caído líder sindical, en la Sierra Norte.

Romero Dechamps, aquel anodino chofer que se convirtió en poderoso y riquísimo político y que renunció el pasado 16 de octubre a la secretaría general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), tiene todavía muchas cuentas que explicar.

Ente éstas, el destino de 459 millones de pesos que en 2005 obtuvo como préstamo de Petróleos Mexicanos, a pagar en 10 años, para “la construcción de viviendas para los trabajadores”.

Así quedó establecido en el convenio 10275/04.

imagen-11imagen-2

Este presunto desfalco, se cubrió con más de 25 amparos que interpusieron abogados de la dirigencia sindical, para evitar que el STPRM se viera obligado a informar a sus agremiados y a la sociedad, ya que se trataba de recursos públicos.

El asunto lo destapó el diario Reforma, pero Romero y su comité ejecutivo terminaron por firmar un acuerdo con la directiva de Pemex, en 2011, para que todo permanezca oculto.

En esta transacción multimillonaria, de los principales escándalos del dos veces senador y dos veces diputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Huauchinango aparece como destacado engrane de la trama.

En ese municipio serrano, es Carlos Soto Islas, de la camarilla cercana a Romero, quien encabeza todavía la Sección 39, aunque hay voces que presagian también su caída o forzada jubilación.

Contra él y por este asunto, hay una denuncia de hechos que data de 2011, y que aún está vigente en desahogo, por la creación de la colonia 14 de Octubre, conocida como Petrolera 3, entre las colonias Adolfo López Mateos y Santa Catarina.

Ésta se edificó bajo este esquema y con recursos que debieron aplicarse de aquel préstamo millonario de Pemex al sindicato, que terminó esfumándose.

La unidad habitacional de más de 50 casas terminó construyéndose en un terreno conocido como “Buenavista”, en el Barrio de Santa Catarina, que de por sí era ya propiedad del STPRM, desde 2003.

imagen-3

imagen-4

Sin embargo, una vez que se edificó la colonia 14 de Octubre, conocida coloquialmente como Petrolera 3, a los sindicalizados se les vendió el terreno y la construcción, en alrededor de 700 mil pesos.

Era dueños, pero se volvieron también compradores.

Siendo así, los dirigentes terminaron convertidos en constructores, fraccionadores y ganadores.

En la denuncia de hechos, que firma el sindicalizado José Luis Cifuentes, se advierte que “es de precisarse que el representante sindical (Carlos Soto) haciendo alarde de poder económico y político, cuenta con guardaespaldas pagados con recursos de los compañeros sindicalistas de Petróleos Mexicanos. En este sentido, responsabilizo al multicitado representante sindical de cualquier agresión que reciba yo y mi familia”.

imagen-5

Todo se resume sencillamente: Romero consiguió un préstamo de casi 500 millones de pesos en 2005, de Pemex; construyó casas y luego se las vendió a los sindicalizados, quienes en el caso de Huauchinango, ya desde 2003 eran dueños del terreno.

En ese municipio serrano, se señala como ejecutor de este “negocio” a Carlos Soto, representante de la Sección 39 del STPRM.

Las investigaciones deberán continuar.

Sobre todo ahora que Carlos Romero Deschamps está en la mira de la 4T lopezonradorista.

Una más del jeque sindical.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply