Y Ayón manda a amenazar a diputado del PAN

Arturo Luna Silva

En serio que Mario Ayón ve la rogación y no se hinca.

Y es que ayer, al término de su comparecencia ante el pleno del Congreso estatal, un propio del general (un tipo mal encarado y con cuerpo de ropero) se acercó al diputado panista Enrique “El Huevo” Guevara para encararlo y retarlo a golpes.

Sí, retarlo a golpes.

Como en el barrio.

Eres un chamaquito pendejo e irrespetuoso, te voy a partir la madre”, le dijo, textualmente, el sujeto con la pinta de kamikaze.

Guevara no lo podía creer.

Y los testigos del despropósito tampoco.

Ciertamente, durante la comparecencia, el legislador del PAN hizo un par de preguntas más o menos críticas al patético secretario de Seguridad Pública del gobierno marinista.

Vamos, que utilizó su tiempo para ridiculizar y exhibir en su justa, mínima dimensión a quien será recordado como la caricatura del sexenio.

¿Pero de ahí a ganarse una madriza?

Pues ni que estuviéramos en Cuba.

O en Venezuela.

Dice la ley que ningún diputado podrá ser reconvenido por sus opiniones.

Y que la glosa del informe del Ejecutivo es precisamente para eso: para exigir explicaciones.

Guste o no.

Incomode o no.

Pero Ayón (que ya no chupe de eso) y su gente o no lo entienden, se hacen tontos o piensan que todos son (somos) sus subordinados y que ellos siguen en la Zona Militar, allí donde los únicos argumentos válidos son el fuete y el puntapié.

Jamás se había visto que un funcionario del gobierno mandara amedrentar a un diputado por osar abrir la boca.

Y menos decirle que lo esperan “a la salida”, como en la primaria, para ajustar cuentas.

Si no pasó a mayores fue porque el rijoso fue sacado del recinto legislativo por personal de seguridad del propio Congreso del estado, atónito, abochornado por el suceso.

Bueno, el asunto fue –es- tan grave que, al trascender, generó la condena generalizada de todos los grupos parlamentarios, incluido el PRI, a través de Rocío García Olmedo.

Según me cuentan, anoche Guevara responsabilizó al prepotente secretario de Seguridad Pública de cualquier cosa que le suceda a él y a su familia.

Porque no es para menos.

Y es que la amenaza no fue un “hecho aislado”; fue totalmente en serio.

Y eso que dicen que esta vez Ayón y compañía llegaron en sus cinco sentidos.

¿Se imagina si no?

El hecho dará para más, mucho más.

***

De última hora:

Una fuente me dijo que el autor de la agresión al diputado Guevara es hijo del general Ayón: Mario Ayón Jr.

¿Será?

Pues si es, doblemente grave.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply