El Fifí y sus andanzas (más del Caso Sositek)

Fiario (así se llama) Hernández de la Rosa, involucrado en el Caso Sositek y mejor conocido como “El Fifí”, comenzó sus andanzas en la Secretaría de Finanzas desde los tiempos de José Luis Flores.

Empezó como analista y más tarde pasó a ser jefe de departamento de un área llamada Soporte.

Un tipo petulante, presumido y sobre mentiroso que logró seducir a la gente que, ya en el sexenio melquiadista, se comenzaba a incorporar al área de tecnologías de la información.

Quienes lo conocen bien aseguran que “El Fifí” tuvo empatía con esas personas debido a que operaban negocios de la misma forma en que presuntamente ahora lo está haciendo.

Son los años 2001 y 2002 y desde entonces aprovechó su posición estratégica para hacer negocios.

Le fue bien, tanto que logró ser ascendido a Subdirector de Sistemas, la misma área de la que ahora es director en la poderosa Secretaría de Administración.

En ese entonces el director de Sistema y jefe de “El Fifí” era Carlos Arredondo Corona, hijo del procurador y secretario de Gobernación en tiempos de Melquiades Morales.

Fue en esos años que se integró Fabián Rueda Girón, mejor conocido como “El Fabiruchis” por obvias razones.

En los pasillos del edificio de la colonia Azcárate se afirma que desde entonces se fraguó el supuesto gran negocio que es hacer desarrollos tecnológicos para el gobierno del estado y por supuesto con recursos del gobierno, para luego venderlos como propios en el mercado libre.

Todas las aplicaciones que se hacían, por ejemplo, para el pago de impuestos (2 por ciento de nómina, tenencia, repecos y demás) eran un producto vendible por la empresa de “El Fifí” y “El Fabiruchis”.

(De hecho, actualmente tienen a la venta a través de Sositek el administrador de contenidos, como se puede ver en la página de la citada empresa).

Reitero: es sabido por todo mundo que eso hacen desde 2003 a la fecha, pero que nunca habían sido detectados.

Incluso cuando fue despedido junto con Carlos Arredondo Corona, “El Fifí” siguió operando de la misma manera, ya que “El Fabiruchis” se quedó en Sistemas.

“El Fifí” se fue un tiempo al Distrito Federal para trabajar en el Coneval, donde también se cuentan varias de sus andanzas.

Fue al inicio del sexenio de Rafael Moreno Valle que regresó gracias a la recomendación de uno de sus grandes amigos en Administración, mismo que lo habilitó como director de Sistemas.

Allí se reencontró con su gran amigo, “El Fabiruchis”, y para continuar lucrando, aparentemente, con los sistemas del gobierno estatal, ya que el desarrollo, diseño, análisis y sueldos del personal son pagados –no hay que olvidar- con los impuestos de los poblanos y ellos los revenden como si fuesen propios.

Durante la transición del gobierno melquiadista al marinista, al “Fabiruchis” se le solicitó que entregara una memoria técnica de todo el Código Fuente de los programas desarrollados en Finanzas y que lo pusiera un repositorio de un servidor de la misma secretaría.

¿Qué pasó?

Se negó rotundamente y todavía tuvo la desfachatez de decir que ese código era suyo. Ya nada más faltó que argumentara que el edificio de Finanzas también era de su propiedad, no del Estado.

Hay más historias de “El Fifí” y “El Fabiruchis”, pues sus antecedentes y maniobras ya prendieron focos rojos.

Luego le cuento más de este caso, el Caso Sositek.

Como diría el clásico: se va a poner bueno.

Hay que decir que el secretario Cabalán Macari Álvaro no tiene vela en este entierro.

***

Anoche, muy noche, recibí esta carta por parte de Sagrario Conde, enlace de comunicación social de la Secretaría de Administración. A continuación la reproduzco íntegra, en respeto al sagrado derecho de réplica, y mañana le daremos contestación.

Va:

La columna publicada el día de hoy por usted, en el periódico digital Puebla On-Line, titulada “El caso Sositek”, falta a la ética y principios profesionales que debe guardar como periodista, al publicar una denuncia inescrupulosa hecha de manera anónima, sin hacer el menor intento por investigar su veracidad.

Por lo anterior, me permito hacer el presente desmentido, mediante las siguientes aclaraciones:

1. La información relativa a que personal del Gobierno del Estado se encuentra vendiendo los sistemas o bases de datos propiedad del mismo, es totalmente falsa.

2. Del portal electrónico de la empresa SOSITEK, se desprende que es falso que ésta promocione la venta de los sistemas del Gobierno del Estado. Este hecho puede ser corroborado por cualquier persona en internet.

3. Ningún empleado del Gobierno del Estado forma parte de la referida empresa SOSITEK, lo anterior puede ser confirmado en el Registro Público del Comercio, en el que se encuentra inscrita el acta constitutiva.

4. El Gobierno del Estado de Puebla, si bien es cierto, cuenta con un área de desarrollo de sistemas, no está desarrollando ninguna herramienta de tipo GRP.

5. El personal que labora en el Gobierno del Estado, concretamente en el área de Sistemas, cobra su sueldo de conformidad con el tabulador autorizado por la Ley de Egresos, y no existe ningún caso de persona alguna que cobre en la Secretaría de Administración sin que se presenta a laborar.

6. Ningún trabajador de los que menciona en su nota, han recibido un aumento de sueldo en la presente administración.

7. Es falsa la aseveración de que la Secretaría de Administración desarrolla sistemas que posteriormente serán comprados por el propio Gobierno del Estado.

8. Por lo que hace a las adquisiciones de informática, éstas se llevan a cabo de manera transparente y a través de licitaciones públicas como lo marca la ley de la materia, tal como se puede apreciar en la página de transparencia de la Secretaría, en el apartado de “adquisiciones”.

En ejercicio del derecho que me concede el artículo 27 de la Ley de Imprenta, le exijo se sirva publicar la presente en un espacio idéntico en tamaño, lugar y tiempo de publicación, que la de la columna que se desmiente.

Atentamente

Sagrario Conde

Enlace de Comunicación Social de la Secretaría de Administración

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply