Peña Nieto: a la cabeza en Puebla (por el momento)

Este martes, cuando realice su primera visita oficial a Puebla como precandidato único del PRI a la Presidencia de México, Enrique Peña Nieto encontrará suficientes motivos para estar tranquilo.

Y es que pese a todos sus errores –algunos verdaderamente terribles- y a las dudas que estos han generado sobre sus verdaderas capacidades y talentos, continúa a la cabeza de las preferencias electorales en el estado.

Y muy, pero muy por encima de sus rivales, quienes apenas le hacen sombra en cualquier medición seria sobre intención de voto.

Ni Ernesto Cordero ni Josefina Vázquez Mota, en el PAN; ni Andrés Manuel López Obrador, en la izquierda, han sido capaces hasta ahora de articular un movimiento que baje al ex gobernador mexiquense del primer lugar en Puebla.

Todavía no empieza la contienda real, es decir, la constitucional, pero los números del priísta son excepcionales, con todo y que sus yerros le han costado entre 4 y 6 puntos de noviembre a la fecha.

De hecho, si hoy fueran las elecciones, Peña Nieto ganaría en el estado por una diferencia de 13 puntos a su más cercano competidor, distancia que se ampliaría a hasta más de 20 puntos en el peor escenario para la oposición.

Así lo revela un estudio estatal de Espacio Muestral S.C., de la maestra Gisela Rubach, mismo que coincide en términos generales con la mayoría de los sondeos conocidos hasta ahora.

De acuerdo con Espacio Muestral, Peña Nieto gana en cualquier escenario: frente a Vázquez Mota, Cordero –que no crece ni con levadura- y ya ni se diga Santiago Creel, por parte del PAN, y frente a López Obrador, por el lado del PRD, PT y Movimiento Ciudadano –antes Convergencia-.

A la pregunta: “¿Por quién votaría?”, estos fueron los resultados:

* Vázquez Mota: 27%

* Peña Nieto: 39%

* López Obrador: 11%

* Ninguno: 12%

* No sabe/No contestó: 11%

***

* Ernesto Cordero: 24%

* Peña Nieto: 40%

* López Obrador: 10%

* Ninguno: 13%

* No sabe/No contestó: 13%

***

* Santiago Creel: 10%

* Peña Nieto: 52%

* López Obrador: 17%

* Ninguno: 10%

* No sabe/No contestó: 11%

***

Así, el escenario para Peña Nieto luce inmejorable, y Puebla –hasta hoy- como una plaza segura para el PRI, a pesar de la derrota en las elecciones locales de 2010.

Comicios que precisamente deben servir como marco de referencia para el precandidato priísta.

Y es que el exceso de confianza y la soberbia fueron algunos de los más importantes factores que provocaron la debacle de un partido que presumía, coincidentemente, de 20 puntos de distancia sobre la oposición y terminó entregando Casa Puebla.

Los comicios de este 2012 son de carácter federal y obedecen a lógicas, situaciones, problemas y coyunturas distintas, y todo parece apuntar al regreso del PRI a Los Pinos.

Pero lo peor que hoy podría hacer Peña Nieto es pensar que ya ganó y que la elección será de mero trámite.

Por supuesto que los números van a moverse y que la pelea terminará por ser muy cerrada, al estilo de 2006, cuando Felipe Calderón ganó a López Obrador por un suspiro y el PRI, con Roberto Madrazo, se fue hasta el tercer lugar.

Hoy que visite Puebla para reunirse con líderes y militantes del partido, así como con empresarios y medios de comunicación, Peña Nieto podrá estar, sí, tranquilo, aunque no confiado, pues todo está todavía por escribirse, entre otras cosas porque su actual ventaja es notable pero de ninguna manera definitiva.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply