Israel Pacheco: sabotajes, churros y shows

fisrael

Pues con la novedad de que para este viernes, el líder charrito del sindicato de trabajadores del ayuntamiento de Puebla, Israel Pacheco Velázquez, prepara una serie de acciones de sabotaje contra el gobierno de Eduardo Rivera Pérez.

Según fuentes al interior del sindicato, el emisario y operador electoral del ex alcalde y actual candidato del PRI a diputado federal por el distrito 6, Enrique Doger Guerrero, tiene todo un plan -digno de cualquier película de Juan Orol, el Rey del Churro- para boicotear y entorpecer las labores normales de la administración municipal.

En su bunker del Parque Ecológico, donde como Pinky y Cerebro pasan las horas planeando cómo conquistar el mundo, ha trascendido que en una acción coordinada, las huestes sindicales buscarán tomar varias de las principales oficinas de la comuna  e impedir que servicios públicos básicos lleguen a la ciudadanía, la menos culpable de las calenturas del sobrino incómodo (¿o toto?) de don Guillermo Pacheco Pulido (sí, a la familia no se le escoge y los genes no saben de abolengos ni pedigrís).

Además del paro de brazos caídos y alguna otra provocación que vaya surgiendo en la jornada, Pacheco Velázquez ha girado instrucciones –y sus instrucciones son mandato- para que sus representados porten tapabocas y se cuelguen letreros en el cuerpo con consignas y toda clase de diatribas contra Eduardo Rivera, el síndico Ernesto Bojalil, y el secretario general de Gobierno, Pablo Montiel, más los funcionarios que se acumulen de aquí al viernes.

El dirigente, que está convencido que el ayuntamiento y la ciudad de Puebla –incluidos el zócalo, el Paseo Bravo y la Fuente de los Fraile- son suyos, anda engallado porque, en su terquedad, no quiere reconocer que el amparo que dice haber ganado contra la decisión de declarar ilegal su emplazamiento a huelga, sólo es para efectos, es decir, una decisión salomónica del juez, quien mandó de nuevo el tema al Tribunal sólo para que lo revise otra vez.

Israel no ha ganado nada, pero él jura –y perjura- que sí, y peor: que con medidas desesperadas de presión como las que tiene preparadas, doblegará a un ayuntamiento que se niega a ceder a sus caprichos y berrinches -y churros- por el bien de los poblanos. Como hace unos días le decía, es el único dirigente sindical que en estos tiempos de crisis se atreve a exigir un aumento salarial de ¡dos dígitos! (de 15%, para más señas), más toda clase de prestaciones y beneficios: nada más pretende 450 nuevas plazas y modificaciones a 170 cláusulas del contrato colectivo de trabajo.

Pero lo que no sabe, o si lo sabe se hace como el tío Lolo, es que al interior de su gremio, que maneja y controla a su antojo desde hace unos ochocientos millones de años (en homenaje, quizá, a otro célebre Velázquez, Fidel Velázquez), no hay consenso sobre el sabotaje del viernes: están hartos, verdaderamente hartos de ser utilizados como carne de cañón, únicamente para satisfacer los intereses personales y políticos de quien un día, bajo amenazas, los manda a echar porras a Andrés Manuel López Obrador y Manuel Bartlett y al otro les pide volantear para Enrique Doger, algo más, mucho más, que su alter ego.

Por supuesto que el gobierno municipal ya ha tomado todas las medidas que son necesarias para que el show sindical del viernes, que no está ajeno al contexto electoral, no afecte a los ciudadanos.

Hay que estar muy, pero muy atentos. No vaya a ser que a don Israel le salga el tiro por la culata.

***

Todos comen, nadie paga.

Sí.

Versiones divulgadas en medios impresos de circulación estrictamente regional, con poco impacto en la información política que circula en la capital, permitieron encontrar una explicación sobre la razón por la cual todos los candidatos a diputados federales por el distrito 10 en San Pedro Cholula, se han mantenido al margen de los escándalos de los cuales ha sido protagonista su presidenta municipal, Dolores Parra Jiménez.

Al más puro estilo del gobernador, la señora alcaldesa también ha tendido puentes con todas las fuerzas políticas que en este momento están contendiendo por la diputación federal, para lo cual los ha dotado de apoyos económicos y en especie como propaganda y hasta alimentos, según sea el caso y las necesidades que le sean formuladas.

Tal situación la detonaron en rueda de prensa, cinco dueños de restaurantes que funcionan en el Portal situado en la plaza de la Concordia en San Pedro Cholula, información que fue difundida la semana pasada por periódicos locales

Los empresarios señalaron que ya no se dan abasto con tanto gorrón, como son los equipos de campaña de Julio Lorenzini (PAN), Juan Taylor (PRI), Alejandro Oaxaca (PRD) y Francisco Covarrubias (PANAL), quienes llegan a desayunar o comer y piden que la cuenta se la carguen al Ayuntamiento.

El caso es que cuando se presentan las facturas a la Tesorería para su cobro, los encargados de atención al público piden que las dejen, que van a entrar a trámite y que después les avisarán cuando pueda pasar por su dinero, es decir, no se niegan a pagar, pero no les han dicho cuándo y eso afecta mucho la economía de los restauranteros. Hay otros proveedores del ayuntamiento que están en las mismas.

Aunque estos apoyos sean a costillas de los restauranteros, es por eso que todos los candidatos a diputados federales, en especial Taylor, no tocan ni con el pétalo de una rosa a la presidenta, pues bien que mal todos están siendo debidamente maiceados.

En efecto: ahí en el portal de San Pedro Cholula, todos comen, pero nadie paga.

Qué hermoso, ¿verdad?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply