IEE: Consejeros, Redistritación y Reelección

fiee

En el mes de octubre, el Congreso de Puebla deberá emitir forzosamente la convocatoria para elegir a los nuevos integrantes del Instituto Electoral del Estado para un periodo de seis años.

Se trata de un paso fundamental de cara a los comicios locales de 2013, que arrancarán en noviembre de este 2012 y que por primera –y única- vez servirán para elegir a presidentes municipales y diputados para un lapso de 4 años y 8 meses.

Aunque todavía falta poco más de dos meses para el inicio de la carrera, la verdad es que el proceso para la renovación del Consejo General del IEE ya empezó, al menos informalmente -y aunque mediáticamente no haya registro-.

De hecho, dicho proceso no puede –ni debe- desligarse de la (tersa, casi aséptica) conformación de la nueva distritación para la entidad.

Es decir: una cosa va, ha ido, de la mano de la otra.

Es este viernes cuando los actuales consejeros del IEE darán, sin excepción, el visto bueno al nuevo mapa electoral de Puebla.

Una distribución que, aunque se afirme que deja satisfechos a prácticamente todos los partidos políticos, favorece sobre todo los intereses del gobernador Rafael Moreno Valle.

El mismo que, así, da un paso de gigante para garantizar en 2013 la mayoría –su mayoría- en el Congreso del estado, a través de candidatos a diputados ya sea en el PAN, en Nueva Alianza, en el PRD y sobre todo en el PRI.

Y es que el gran ganador de la redistritación no es otro que el llamado “Partido Morenovallista”, un partido sin marca ni ataduras y sin más ideología que la de disimular las intenciones y utilizar todo lo utilizable, en el momento más oportuno, en función del interés individual.

Un triunfo indiscutido que también pertenece a varios –no todos- de los actuales consejeros del IEE, cuyo papel y discreta actuación fueron claves para sacar adelante la propuesta que define la geografía electoral que se usará en los comicios del año próximo.

No es extraño, por eso, que hoy en los pasillos del poder se empiece a hablar con seriedad de la reelección de cuatro –aunque podrían ser cinco- de los ocho consejeros, lo que permite la ley.

Y es que para nadie es un secreto que la aprobación del proyecto de redistritación, más el nacimiento del Partido Compromiso por Puebla, resultaron una condición sine qua non para que haya continuidad.

Una continuidad que es tan obvia que incluso ha encontrado eco en el PAN, cuyo representante ante el IEE, Roberto Orea Zárate, ya se ha pronunciado públicamente a favor de la ratificación en octubre de algunos de los actuales integrantes del Consejo General.

Porque más allá de los pagos de facturas por los servicios prestados al “Partido Morenovallista”, hay razones de peso:

Si se renovara en octubre totalmente el Consejo General, apenas un mes antes del inicio formal y oficial de la elección 2013, ¿se garantizará que los nuevos consejeros tendrán la experiencia suficiente para sacar adelante la organización de los comicios?

Todo parece indicar que no; pues llevar a buen puerto una elección no es un juego de niños; de ahí que en este caso, de forma excepcional, se optará por lo práctico y se aplicará aquello de “más vale malo conocido que bueno por conocer”.

Aunque claro, hay que insistir cuantas veces sea necesario: sólo en cuatro –tal vez cinco- de los actuales integrantes del Consejo General.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply