¿Y Todo Sin Pedir Un Solo Peso Prestado?

frmv1

Se necesitaría estar loco o ciego para no ver la importante obra pública realizada por el gobierno de Rafael Moreno Valle durante el segundo año de su sexenio.

Ahí están los hospitales, el rescate de la zona de Los Fuertes, los distribuidores viales Cuauhtémoc-Zaragoza y Puebla-Santa Ana Chiautempan, el Viaducto Ignacio Zaragoza, el Paso Inferior Vehicular del Blvd. Héroes del 5 de Mayo, la Academia Nacional de Formación y Desarrollo Policial, y, con todo y sus deficiencias y conflictos, hasta los puentes SAT y UDLAP –que parece un queso oaxaqueño-, el Paseo del Río Atoyac, el Eco Parque Metropolitano, el metrobús (o RUTA), el Centro Integral de Servicios y Atención Ciudadana (CIS) y el inicio del teleférico.

Sin embargo, todo ello se ha hecho realmente, como asegura la propaganda oficial, ¿sin pedir un solo peso prestado?

Como mucho de lo que sucede en el entorno del morenovallismo, todo parece indicar que tal afirmación –reproducida por miles a través del apabullante despliegue mediático con motivo del segundo informe de Moreno Valle- es una verdad a medias, o en el peor de los casos: una mentira completa.

Y es que sí, en efecto, se ha realizado obra pública como nunca en los dos primeros años –un tercio- de un sexenio, pero la deuda pública de Puebla creció 186.2% en el mismo periodo.

Ello de acuerdo con el profesor de Economía de la BUAP Alejandro Chávez Palma, por lo que la frase “Y Todo Sin Pedir Un Solo Peso Prestado” no es sino un mito genial, otro más de esta administración.

Puebla se estableció entre los estados con mayor aumento en su deuda pública durante el sexenio de Felipe Calderón, que abarcó cuatro años del gobierno de Mario Marín y los dos primeros de Moreno Valle, para ubicarse en un saldo de 9 mil 621.1 millones de pesos.

Es decir, en el sexenio federal que terminó la deuda estatal y municipal aumentó 154%, mientras que en Puebla el alza fue de 186.2%, de acuerdo con estadísticas dadas a conocer en diciembre pasado por la SHCP.

En 2006, la deuda de Puebla sumaba 3 mil 360.3 millones de pesos, pero al cierre de septiembre de 2012 la cifra ya era de 9 mil 621.1 millones de pesos, un incremento del que no es ajeno el gobierno de Moreno Valle.

Hoy, el gobierno de Puebla tiene deuda pública directa de 5 mil 836 millones 785 mil 763 pesos, situación que presenta una desventaja sobre el promedio nacional debido a que el saldo de la deuda directa e indirecta, que suma 9 mil 318 millones 245 mil 749 pesos, es mayor que la de 2010, cuyo monto fue de 9 mil 105 millones.

Esto es, la diferencia fue un aumento de 214 millones más de endeudamiento del gobierno de Moreno Valle, aproximadamente 2.3%.

Por supuesto que la Secretaría de Finanzas tiene su propia óptica de las cosas y la presume oficialmente.

Empero, es un hecho que el saldo de la deuda directa e indirecta, en proporción a las participaciones, impuestos federales coordinados e incentivos, rebasa el 54%, mientras que llega al 2% en proporción al PIB de Puebla (423 mil 878 millones de pesos corrientes), lo que no le permite contar con un amplio margen de maniobra para financiar proyectos de alta rentabilidad socioeconómica.

Actualmente, los ingresos del gobierno estatal y de los municipios descansan, en gran medida, en fondos transferidos por la Federación, bajo criterios que se deben revisar.

De ahí que el gobierno morenovallista prefiera constituir fideicomisos cuyo objeto es adquirir cualquier título de forma irrevocable hasta la totalidad de los ingresos presentes y futuros del ISN, así como contratar créditos, préstamos, empréstitos o financiamientos por vía indirecta, incluyendo la emisión de valores hasta por un monto de 3 mil 500 millones de pesos.

En resumidas cuentas: tan sí se ha pedido más de un peso prestado, que más de 420 millones de pesos costará el saldo de la deuda del 2012 y para este año, el tercero de Moreno Valle, se tendrán que pagar 390 millones de pesos al capital y 382 millones más por intereses a favor de los bancos Interacciones y BBVA-Bancomer.

Tal vez este sea un buen momento para empezar a contar lo que hay detrás de, sí, la importante obra pública realizada por el gobierno estatal en sus primeros dos años.

No hay duda que los poblanos sabrían reconocer las dos cosas: la inversión y el acto de sinceridad.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply