¿Operación Cicatriz?

130325-rmvdoger

Algo mal, muy mal debe estar haciendo el delegado del CEN del PRI, Fernando Moreno Peña.

Y es que las obvias, notables heridas que dejó la unción Enrique Agüera Ibáñez como virtual candidato a la alcaldía de Puebla seguían sin sanar.

Y excepto el empresario Pepe Chedraui, el resto de los aspirantes a la nominación continuaba sin levantarle la mano al ganador de la contienda interna.

Todavía peor: persistían en un pesado, ruidoso silencio que se mantiene desde el sábado, cuando trascendió la gran noticia, y que en términos prácticos ha dejado la impresión de inconformidad y división en las filas del tricolor.

¿Hay Operación Cicatriz?

¿Quién la encabeza?

¿Hay un capitán a bordo del barco?

Todo parece indicar que no.

No por nada la palabra más enunciada por el ex rector de la BUAP desde que se erigió en el triunfador del proceso interno es “unidad”. Unidad por aquí, unidad por allá.

Tal vez el caso más paradigmático, por lo que revela, es el del diputado federal Enrique Doger Guerrero, amigo –hasta donde se sabe- de su tocayo Enrique Agüera, su sucesor en la máxima de estudios.

El ex edil y ex rector no sólo ha evitado decir una sola palabra respecto al tema que ocupó sus días y sus noches durante varios meses, también se ha mostrado abiertamente renuente a por lo menos felicitar a quien le ganó limpia y lealmente la candidatura por la que aspiró por segunda vez en su vida.

Aún más grave: Doger se dio el lujo de aparecer este lunes al lado del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, y del que será el rival de Agüera en la elección del 7 de julio, el todavía secretario de Infraestructura, Tony Gali Fayad.

Porque en política no hay casualidades, la asistencia de Doger a una gira del gobierno del estado (a San Miguel Canoa) encierra en sí mismo todo un mensaje tanto al ex rector como al PRI.

Por alguna razón, Doger está molesto, irritado, no quedó a gusto con el desenlace del proceso interno, y nadie en su partido se ha sentado con él para empezar a entablar negociaciones y a curar lesiones a cambio de sumarse total y lealmente a Enrique Agüera.

Aunque en el equipo de Doger afirman que la invitación a la gira estaba desde el pasado jueves, lo cierto es que su presencia –feliz de la vida y más fresco que una lechuga- al lado de Moreno Valle y de Tony Gali adquiere otra lectura en el actual contexto.

Y encuentra una gran relevancia si se recuerda que Doger nunca ha estado alejado realmente de Moreno Valle, de quien ha sido cómplice y aliado en no pocas aventuras, pasadas y presentes.

De hecho, desde febrero empezaron a correr versiones en el sentido de un pacto con Tony Gali para poner a su servicio su estructura, entre la que hay que contar al poderoso sindicato de trabajadores del ayuntamiento de Puebla, que encabeza su amigo Israel Pacheco.

Por otro lado, no hay que olvidar que desde hace meses Doger ha sostenido reuniones (ni tan) secretas con fuerzas de la izquierda, teniendo como puente (o tonto útil) al ex gobernador Manuel Bartlett.

No es improbable, por eso, que la inconformidad se tanta que en una de esas pueda aparecer como candidato de esa ala para contrarrestar la fuerza de Agüera y ayudar a Gali y de paso a Moreno Valle, un animal político acostumbrado –ya lo conocemos- a jugar de tres bandas con el manual de Maquiavelo en las manos.

Y en una campaña como la que se anticipa, ¿qué puede dañar más a un ex rector de la BUAP que otro ex rector de la BUAP? Y más uno que jura conocerlo como la palma de su mano derecha.

Aunque a veces creo que se sobrevalora el verdadero peso político específico de Doger, de cualquier manera el tema es negativo desde donde se le vea y no ayuda a fijar una impresión de unidad y consenso en las filas del Revolucionario Institucional, resultando Agüera el principal y más perjudicado.

El problema es grave porque se confirma lo que ya decíamos: que su mayor amenaza será la simulación y la falta de unidad al interior del PRI.

¿Quién en el tricolor está operando para arropar a su candidato a la presidencia municipal de Puebla?

Al parece nadie.

¿Será que el señor Fernando Moreno Peña ya se fue de vacaciones de Semana Santa?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply