PRI: el Bello Arte de Lamerse las Heridas

Casuales, despreocupados, hasta relajados, como si no hubiesen sido arrollados por el gobernador Rafael Moreno Valle en las elecciones del pasado 7 de julio, llegaron la tarde de este jueves, puntuales a la cita.

Ahí estaban uno al lado del otro con sonrisitas y gesticulaciones, en la mesa del privado del Centro Mexicano Libanés, los siguientes personajes, a convocatoria del empresario y diputado electo Pepe Chedraui Budib, quien ya ejerce un liderazgo de facto –y llena vacíos- al interior del vapuleado y alicaído PRI:

Fernando Moreno Peña, delegado del CEN.

Pablo Fernández del Campo, delegado presidente del PRI.

Juan Manuel Vega Rayet, delegado de la Sedesol –El Rey del Brindis-.

Alberto Jiménez Merino, delegado de la Sagarpa.

Juan José Tapia, delegado de la CDI.

Alejandro Pareyon, delegado del INM.

Juan Molina, delegado de la Segob

Maritza Marín, dirigente de la CNC.

También llegaron los diputados electos:

Sergio Salomón.

Víctor Giorgana.

Leobardo Soto.

Silvia Tanús.

Y Rosalío Zanatta.

Otros presentes en la singular comilona fueron:

Héctor Jiménez y Meneses.

Rodolfo Reyes Coria.

Arturo Lira.

Félix Sánchez –El Rey de la Tortilla-.

Carlos Orea.

Carlos González.

Y algunos representantes de municipios de Puebla con alto índice de migración.

Una comida de amigos, aliados, cómplices, compañeros de viaje, pasajeros de la misma desgracia que, al calor del Kibbeh, el Kofta, el Tabule y los whiskies, devino en cura colectiva de heridas.

Ejercicio, casi una catarsis, con un testigo de lujo: Mike Spano, alcalde de Yonkers, Nueva York, acompañado a su vez de Wilson Terrero y José Alvarado.

Y en medio de todos ellos, como un huracán de estos días, un año, el 2018, y la gran pregunta con respuesta eternamente pendiente:

¿Cómo, cómo ganarle a Rafael Moreno Valle?

¡Salud!

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply