Roxana y el Tenebroso Caso de las “Mochadas”

20-roxa-4

Pues con la novedad de que el tenebroso capítulo de las “mochadas” legislativas, que ha enlodado lo mismo a diputados del PAN que del PRI como Luis Alberto Villarreal o Manlio Fabio Beltrones, empieza a salpicar a otros actores de San Lázaro, algunos de ellos muy, pero muy vinculados a Puebla.

Tal es el caso de la diputada del PRD por el estado Roxana Luna Porquillo, quien de acuerdo con algunos testimonios lo suficientemente creíbles, también sabe mucho sobre el denominado “moche”.

Es decir, la añeja –pero siempre renovada- práctica de algunos legisladores de pedir un jugoso porcentaje a los presidentes municipales a cambio de gestionar la liberación de recursos, en el contexto de las negociaciones del Presupuesto de Egresos de la Federación.

El tema es tan grave que incluso este miércoles ya había quien hablaba en el sol azteca de iniciar un procedimiento de expulsión contra Luna Porquillo, victimaria de por lo menos tres presidentes municipales: los de Izúcar de Matamoros, Domingo Arenas y San Salvador El Seco –más los que se acumulen en lo que queda de esta semana-.

Y es que a cambio de la gestoría y asignación de partidas presupuestales específicas para obra pública, la diputada les habría exigido el pago del denominado diezmo, así como condicionado dichos fondos a la aceptación de una determinada empresa constructora para que sea esa, y no otra, la encargada de llevar a cabo los proyectos.

Fue el propio Erik Cotoñeto, diputado local y dirigente estatal del PRD, quien abrió la “caja de Pandora” y señaló a su correligionaria como parte de la red corrupta que involucra a numerosos diputados federales, incluyendo a los coordinadores de los grupos parlamentarios del PAN y PRI, así como a Alberto Anaya, del PT, quien pujó para etiquetar 500 millones de pesos para los centros de atención infantil que su partido opera en el estado de Durango.

Roxana Luna Porquillo es, sin duda, un personaje singular pero caracterizado, sobre todo, por su incongruencia, pues es capaz de votar a favor de aumentar los impuestos a los mexicanos al tiempo de desgarrarse las vestiduras en contra de lo que ha denominado la “privatización” del agua potable en Puebla, una aventura fallida y que ayer terminó de estrellarse cuando se envió a la congeladora –es decir, a comisiones- el punto de acuerdo que había presentado “con carácter de urgente”.

Ahora se sabe que no es ajena al escándalo de “coyotaje” a presidentes municipales, que literalmente han sido extorsionados por diputados que exigen el pago de comisiones a cambio de aprobarles recursos para obras, y que es el típico caso de la “combativa” y “honesta” política que pega con la izquierda pero cobra con la derecha, para decepción –y horror- de su clientela.

¿O me equivoco?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply