RMV y Gali, traje a la medida

foto-rmv-gali

Poco a poco, quirúrgicamente, desde Casa Puebla se opera en los últimos días desde distintos frentes y ángulos para que Tony Gali Fayad se convierta en el mejor presidente municipal de toda la historia.

La mano de Rafael Moreno Valle se ha sentido en todos y cada uno de los movimientos que se han dado recientemente para aceitar desde hoy la maquinaria de un gobierno –de 4 años y 8 meses- que se quiere modélico de cara a lo que venga en el futuro.

Se está siguiendo el esquema que ya se ensayó con éxito en el largo proceso de transición que medió entre su triunfo electoral y su toma de posesión como gobernador constitucional del estado, para empujar las reformas constitucionales y modificaciones de ley que iba a requerir el modelo de gobierno que impulsaría.

A través del propio Gali y de operadores ubicados estratégicamente en posiciones de poder, como Luis Maldonado Venegas, secretario General de Gobierno; Eukid Castañón Herrera, contralor, y Mario Riestra Piña, presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso del estado, prácticamente se está haciendo un traje a la medida para el futuro presidente municipal de Puebla.

Nada ha sido casual, sino parte de un diseño global que busca sobre todo acabar con el desorden, ajustar cuentas con potenciales enemigos y dar certeza política, jurídica y económica al nuevo ayuntamiento capitalino, que a la fecha ha carecido de “dientes” para concretar las transformaciones que una ciudad como esta requiere urgentemente.

Cuatro pasos se han dado en ese sentido:

1. La reforma a la Ley Orgánica Municipal, que transforma a las 17 juntas auxiliares en órganos desconcentrados dependientes del ayuntamiento, sin facultades para brindar la seguridad pública y con la obligación de transparentar los recursos que reciben, y que otorga más poderes al síndico para actuar en materia civil, administrativa, mercantil, penal y laboral, así como imponer multas y realizar inspecciones.

2. El resolutivo que termina con el pleito histórico entre los municipios de Puebla y San Andrés Cholula y que reparte, equitativa o salomónicamente -según se vea-, la franja territorial de 8.5 kilómetros que se disputaban desde hace más de 18 años y que dejaba en la indefensión total a cientos de ciudadanos.

3. Las modificaciones al Reglamento del Cabildo de Puebla que por primera vez permitirán exhibir y sobre todo sancionar –con la revocación del mandato, incluso- a aquellos regidores que se ausenten de las sesiones o no trabajen en sus respectivas comisiones, y:

4. La aprobación de una nueva Ley de Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento del Municipio de Puebla, que debilita el poder del actual dirigente sindical, Israel Pacheco Velázquez, y marca el principio del fin de su largo reinado de abusos e impunidad, pues contempla la posibilidad de que los trabajadores puedan constituir otro sindicato, renunciando a la actual monopólica organización gremial, sin que esto represente la pérdida de su base, antigüedad y derechos obtenidos, lo que representa quizá el mayor golpe estratégico de Casa Puebla dentro del diseño estructural para el futuro gobierno de Tony Gali.

Hay que insistir: nada de lo anterior ha sido una coincidencia, sino la puesta en marcha, desde ahora, de uno de los mayores proyectos políticos del gobernador del estado, que tiene en el alcalde electo a uno de sus más aplicados, disciplinados y leales alumnos, hechura suya desde más de un punto de vista.

La operación de Moreno Valle busca, entre otras cosas, sacudir las inercias, actualizar el aparato burocrático del ayuntamiento y modernizar la estructura municipal de gobierno, además de revertir la tendencia universal de fracasos que lamentablemente ha marcado la mayoría de las gestiones a cargo de la capital.

Gali será el primer y único alcalde que gozará de un periodo constitucional de 4 años y 8 meses, tiempo más que suficiente para dar una vuelta al reloj de la historia y convertir a Puebla en la gran ciudad que no ha podido ser.

El proyecto, por eso, ya está en marcha y para ello la transición municipal ha sido aprovechada para realizar los ajustes necesarios que hagan que la maquinaria camine rápida pero eficientemente, bajo la vigilancia y dirección de un Moreno Valle que sabe que si a Tony Gali y a Puebla les va bien, a él también.

Para lo que se ofrezca hoy o mañana, en la circunstancia que sea.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply