ISRAEL PACHECO: EL PRINCIPIO DEL FIN DEL MONSTRUO SINDICAL

foto-israel-pacheco

Con las horas contadas, Israel Pacheco Velázquez sólo está cosechando lo que ha sembrado a largo de tantos y tantos años de abusos y corruptelas como líder único y vitalicio del Sindicato Único de Empleados y Trabajadores del Honorable Ayuntamiento de Puebla, Instituciones Paramunicipales y Organismos Públicos Descentralizados “Lic. Benito Juárez García”, entidad que le ha servido lo mismo para enriquecerse que para cometer toda clase de latrocinios so pretexto la lucha laboral.

Hartos, sus “representados” no olvidan cómo los ha humillado y usado como carne de cañón, y luego desechado, cuando así le ha convenido, en sintonía con sus aliados y cómplices. Por eso, los días del monstruo sindical están por llegar a su fin, tras el surgimiento de una nueva organización que, encabezada por Orlando López Reyes, terminará por arrebatarle el Contrato Colectivo de Trabajo, en una operación quirúrgica –de Estado- que ya ha sido puesta en marcha sin importar amenazas ni reyertas.

Véase, por ejemplo, el testimonio de uno de los tantos trabajadores que ha padecido la oscura era Pacheco:

“Qué tal, buen día, mire usted soy trabajador del ayuntamiento de Puebla, específicamente de la Sala de Regidores, yo soy de los que está de acuerdo en la creación del nuevo sindicato y me da risa escuchar al regidor Iván Galindo porque últimamente lo escucho muy preocupado por defender nuestros derechos.

“Los sindicalizados sabemos que Iván es gente de Ignacio Mier Velasco, trabajador a su vez de Enrique Doger y cuando este señor se lanza de candidato a lo que sea, se nos obliga a acudir a sus eventos políticos, para eso te dejo las fotos que lo comprueban, y te describo lo siguiente:


“1.- Iván Galindo e Ignacio Mier, desde que Doger dejó de ser presidente, cobran una mensualidad que Israel les dejo a cambio de todos los apoyos, como la construcción de nuestras instalaciones que en el trienio de Doger se realizó.

“2.- En las fotos que te envié puedes observar que en la campaña para diputado federal y en plena campaña, nos obligaron a ir a apoyar a Doger o de lo contrario nos despedirían o quitarían nuestra compensación y en el caso de los compañeros que están esperando base si no asistían de plano ya no contarían con la posible base. Además de obligarnos a estar con cuatro horas de anticipación, pasar lista, ponernos una playera y gorra de Doger. En esa misma campaña, aunque no fuéramos del distrito 6, nos obligaron a repartir cartas de presentación de Doger en todos los domicilios del distrito, en domingo para no generar problemas.

“3.-Posteriormente, Iván Galindo coordinó con Israel Pacheco un evento cuando quería ser candidato a la presidencia; de nuevo nos obligaron a ir al Country San Manuel, igual pasamos lista, nos tuvimos que poner gorra y playera y dar una lista con cinco personas que apoyarían a Doger (de nuestra familia, amigos, etcétera).

“4.- Pero ya antes, cuando quería ser Doger gobernador, nos obligaron a ir al monumento al General Zaragoza a apoyarlo, igual llegamos horas antes, nos uniformaron y teníamos que echar porras.

“5.- Finalmente, Iván Galindo es regidor gracias Israel y por supuesto lo va a defender e impedir que se dé el nuevo sindicato.

“Por eso me da risa escucharlo defender nuestros derechos cuando él los ha pisoteado cada que sus amigos Doger, Mier y Pacheco quieren”.

Hasta ahí el testimonio.

Pero más allá del lucro político indebido en que ha incurrido, algo es cierto: Israel Pacheco Velázquez no sólo se cree dueño del sindicato y del ayuntamiento; también, pero sobre todo, de la ciudad de Puebla, a la que ha mantenido literalmente de rehén gracias a la tibieza o torpeza o complicidades de los últimos presidentes municipales.

Pero esta vez ha topado con pared.

Y sus días, en efecto, están contados.

Porque por primera vez no hay miedo ni improvisación para enfrentarlo.

Van con todo, incluyendo un expediente por enriquecimiento ilícito que pronto dará, y mucho, de qué hablar y que puede terminar con el sempiterno dirigente en la cárcel.

Al tiempo.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply