CADENA DE CORRUPCIÓN MUNICIPAL (LAS HUELLAS DEL PAPÁ DEL REGIDOR GALINDO)

foto-galindo

La Contraloría del ayuntamiento de Puebla investiga formal y oficialmente una cadena de corrupción en la Sindicatura Municipal, en concreto en la Supervisión de los Juzgados Calificadores, donde se ha detectado la mano de algunos personajes políticamente muy activos y con fuertes y oscuros intereses, que van más allá de lo que a simple vista se percibe.

De acuerdo con información corroborada, el asunto es serio, pues hay evidencia de robo de parte del patrimonio e inmobiliario que pertenece a la ciudad, con el consentimiento y la complicidad de algunos jefes municipales. De hecho, ya se abrió un expediente, radicado bajo el número 155/2014, para llegar a fondo y proceder penal y administrativamente contra los implicados.

El asunto, empero, adquiere mayor dimensión pues, según la investigación, al frente de dicha cadena de corrupción se encuentra principalmente el supervisor de los Juzgados Calificadores, Jorge Emiliano Galindo Orea, padre del actual coordinador de los regidores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Cabildo de Puebla, Iván Galindo Castillejos.

En el citado expediente consta que el señor Galindo Orea aprovechó la transición entre el anterior alcalde, Eduardo Rivera Pérez, y el actual, Tony Gali Fayad, para abusar de su cargo y sustraer equipamiento urbano para su beneficio privado.

Durante el mes de febrero de 2014 el supervisor de Juzgados Calificadores se llevó bancas metálicas de la delegación Poniente a su casa, ubicada en avenida Alejandra, allá por la zona de Camino Real y Zavaleta.

A la fecha, las bancas adornan el patio de su domicilio.

Por aquellos días, por si fuera poco, cual moderno “Negro” Durazo, obligó a un trabajador del municipio de Puebla a pintar su propiedad a cambio, según él, de “protegerlo” y garantizarle que no sería despedido al cambio de administración, por lo cual, incluso, existe una queja formal ante la Contraloría, encabezada por Luz María Aguirre Barbosa.

El papá del regidor Galindo es célebre entre los trabajadores de la comuna por el maltrato que da al personal de la Sindicatura.

Hace unos meses, por ejemplo, aliado con el entonces director de Juzgados Calificadores, Juan Carlos Lezama Beristáin, emprendió una persecución contra el personal considerado “incómodo” o que le estorbaba para seguir haciendo de las suyas con el patrimonio municipal, con total impunidad.

Una de sus víctimas fue la supervisora María Teresa Pineda, a quien inventaron cargos de corrupción para lograr eliminarla. El problema es que su principal “testigo” confesaría a la postre que fue obligado a incriminarla, bajo la amenaza de ser despedido.

El expediente de Jorge Emiliano Galindo Orea es voluminoso, pues en él también se entremezclan historias de extorsión y corrupción a jueces calificadores, y por eso pronto traerá consecuencias de carácter legal, por más que el supervisor de Juzgados Calificadores presuma estar “muy bien protegido” dada la posición política que ocupa su hijo, un personaje sin duda curioso, muy dado a darse baños de pureza y a presumir de congruencia y combatividad, aunque los hechos siempre suelen desmentirlo.

Sólo es cosa de recordar cuando hace poco Iván Galindo fue exhibido públicamente por haber recibido ciertos privilegios del sindicato de trabajadores del ayuntamiento, en la época del reo por extorsión Israel Pacheco Velázquez, sin ser siquiera agremiado al mismo.

La crónica de aquel suceso publicada en Puebla On Line no deja lugar a dudas de cómo se las gastan estos dos personajes:

“Una beca de 3 mil pesos para estudiar un diplomado en Comunicación en la BUAP, recibió el ahora regidor Iván Galindo, de parte de Israel Pacheco cuando era líder del sindicato del ayuntamiento de Puebla.

“Así lo dio a conocer Daniel Ortiz, nuevo secretario general del sindicato de la Comuna, quien denunció que la defensa de Galindo hacia Pacheco tiene que ver con los beneficios económicos que obtuvo sin ser siquiera agremiado.

“El coordinador de los regidores priístas, Iván Galindo, convocó a una conferencia de prensa este lunes para denostar a la actual dirigencia sindical.

“Pero a la sala de prensa de regidores llegó Ortiz con parte de su Comité para exigirle al regidor deje de entrometerse en la vida sindical de los trabajadores de la Comuna.

“Galindo trató de seguir leyendo su comunicado, pero los miembros del Comité sindical comenzaron a espetarle los intereses económicos que le unen a Israel Pacheco, hoy preso por extorsión.

“Tratando de componer el rostro, el priísta intentó controlar el desaguisado, pero se dio por vencido cuando los sindicalistas sacaron el recibo de los 3 mil pesos de beca que le dio Pacheco en 2012, a pesar de que no era parte de la organización de trabajadores.

“Y para rematarlo, una foto en la que gustoso levanta la mano de Israel Pacheco en un mitin político junto al ahora diputado federal, Enrique Doger.

“Iván Galindo optó por abandonar la sala de prensa.

“El nuevo Comité sindical se quedó ahí para dar detalles de los vínculos de Galindo con Pacheco.” (sic).

Hasta ahí la larga, pero necesaria, cita.

En los próximos días habrá más noticias sobre esta cadena de corrupción en la Sindicatura, el primer gran caso para la Contraloría del gobierno municipal, que no debe prestarse a chantajes ni amenazas para llegar hasta el fondo y castigar a los responsables, sean o no hijos de algún regidor o funcionario, por más influyentes que se crean.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply