PEÑA NIETO EN PUEBLA

foto-peu00d1a-moreno-valle

Aunque todavía no hay una fecha concreta, por los constantes cambios sufridos en la agenda presidencial –que han incluido hasta un inesperado viaje de Estado a Gran Bretaña-, está más que confirmada para el tercer mes del año una visita más de Enrique Peña Nieto a Puebla, donde el mandatario luce más que cómodo teniendo como anfitrión a un gobernador como Rafael Moreno Valle, aliado en las buenas, en las malas y en las peores del priísta, con intereses mutuos que rebasan lo estrictamente político.

Según la Presidencia de la República, el jefe del poder Ejecutivo federal tiene gran interés en regresar al estado para atestiguar el anuncio que la empresa Volkswagen de México hará en breve sobre una nueva inversión –ésta de mil millones de dólares- para ampliar su planta de Puebla, con el fin de iniciar la fabricación de un nuevo modelo a partir del 2016.

Peña Nieto estaría en Puebla esta misma semana, pero de última hora todo cambió: se atravesaron el Día de la Bandera, la reunión de la CONAGO en Durango y la conmemoración del Día del Ejército Mexicano; ahora se está planteando que vendrá, muy probablemente, pasado el día 9 de marzo, tras su periplo por Inglaterra, donde por cierto estará acompañado por el perredista poblano Luis Miguel Barbosa Huerta, presidente en turno del Senado, una invitación de múltiples lecturas.

La de marzo sería, en todo caso, la décima primera gira del jefe de la nación por el estado desde que éste es gobernado por Moreno Valle.

Y es que en 2013, el 23 de abril, el presidente Peña Nieto vino para participar en el foro de consulta ciudadana por un México incluyente, como parte del Plan Nacional de Desarrollo.

El 5 de mayo encabezó la conmemoración por el 151 aniversario de la Batalla de Puebla y acompañó a jóvenes soldados del servicio militar en su jura de bandera.

El 13 de noviembre regresó para inaugurar el Hospital General de San Andrés Cholula.

Ya en 2014, el 7 de enero, celebró el día de la enfermera y el enfermero e inauguró los hospitales de Acatlán y de Teziutlán.

El 26 de febrero clausuró aquí la 46 Reunión Ordinaria de la CONAGO, que encabezó por un año el gobernador de Puebla.

El 5 de mayo volvió para presidir el desfile, esta vez con motivo del 152 aniversario de la Batalla de Puebla.

El 8 de julio llegó al municipio de Chignahuapan para poner en marcha el Programa Nacional de Reforestación 2014.

El 17 de septiembre regresó al estado para inaugurar la autopista México-Tuxpan, obra iniciada hace cuatro sexenios y que da una segunda vía de acceso al Golfo de México desde el centro del país.

El 13 de octubre vino a inaugurar en el Centro Expositor, el XII Encuentro Iberoamericano de la Sociedad Civil, ante más de 3 mil representantes de organizaciones internacionales, provenientes de países como Argentina, Colombia, Ecuador, Brasil y por supuesto México, bajo el lema “Nuevos roles y expresiones de la sociedad civil”,

Y ya en este 2015, el pasado 20 de enero, acompañó a Moreno Valle a la reinauguración del Hospital para el Niño Poblano -donde, por cierto, presidente y gobernador intercambiaron elogios y presumieron su estupenda relación-.

Nada mal para un presidente que, según decían algunos, “no quiere” a los poblanos ni a su gobernador.

Lo cierto es que Peña Nieto ha hablado con hechos y ha dejado muy en claro que tiene a Puebla entre sus prioridades, pues es uno de los estados que más ha visitado desde que llegó a Los Pinos.

No tendría que ser de otra manera, si aquí se le recibe como si estuviera en su casa y siempre se le ha dado el buen trato que se merece.

Es el presidente, el presidente de la República, y, políticamente hablando, no hay nadie más importante que él, por más que haya quien busque confrontar y divorciar a quienes, obviamente, se entienden de maravilla.

Porque como diría el clásico: lo que se ve, no se juzga.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply