LA MADRIZA (POR AIRE) AL PRI

foto-mitin-copia

Cuentan que durante la reunión en corto que el dirigente nacional del PRI, César Camacho Quiroz, sostuvo con los 16 candidatos a diputados federales, y tras múltiples quejas y reproches por parte de éstos, se acordó finalmente que habrá un giro importante en la estrategia de comunicación, es decir, ya no será la patética lideresa estatal, Ana Isabel Allende, quien protagonice los spots de campaña, un despropósito desde donde se le quiera ver; ahora, según se dijo, cada candidato y cada candidata tendrá sus propios anuncios, tanto en la pauta del Instituto Nacional Electoral como en propaganda gráfica.

Además de exhibir las miserias intelectuales y políticas de Allende y de sus “asesores” en materia de medios, la decisión no dejó a los candidatos del todo convencidos.

Y es que hay problemas de carácter técnico que deben solventarse antes de concretar el viraje ordenado por Camacho en una gira por Puebla que le terminó siendo frustrante, dada la escasa capacidad de convocatoria mostrara por los principales actores del partido.

Los candidatos saben que en lo que reúnen la producción de los nuevos spots y graban, se llevarán al menos una semana.

Así, será hasta el próximo fin de semana, si bien les va, que pondrían a consideración del Instituto Nacional Electoral (INE) los nuevos materiales “personalizados”; demasiado tiempo en una campaña tan breve.

De tener suerte, mucha suerte, los candidatos estarían al aire hasta el 18 de mayo; esto es, sólo dos tristes semanas con anuncios unitarios.

Para entonces, el PAN ya tendría seis semanas consecutivas con spots en radio y televisión de cada uno de sus candidatos.

De hecho, en estos momentos el INE ya está liberando los spots de propuestas de los candidatos del PAN.

En resumidas cuentas: una madriza por aire al PRI, que ni el “relojes” Camacho ni mucho menos el delegado del CEN, Ismael Hernández, van a poder impedir.

Ese es el costo de haber dejado que una novel y extravagante política como Ana Isabel Allende, por sus pistolas, decidiera protagonizar los spots institucionales del tricolor, desamparando a los candidatos y regateándoles espacio y tiempo aire, en lugar de hacer una campaña diferenciada, rápida pero eficaz a través de los medios electrónicos.

Ese tremendo error explica, en parte, el ridículo que le hicieron pasar al dirigente nacional del PRI con eventos de escasa participación, con múltiples sillas vacías y desangelados, como el del salón Country de San Manuel, donde la nula capacidad de convocatoria quedó más que clara, tal y como ilustró a la perfección el fotorreportero Raúl Rodríguez.

¿A poco no?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply