LAS PIFIAS MEDIÁTICAS DEL PRI

foto-pri

El PRI está cometiendo una serie de errores de impacto mediático sumamente perjudiciales para su marca y sus candidatos. Tres temas le han impactado como boomerang e incluso han llegado a televisión nacional.

Justamente, la mañana de este miércoles Carlos Loret de Mola presentaba en Primero Noticias la información del fallecido Salvador Méndez Morales, quien coordinara la campaña de Lorenzo Rivera en el distrito II.

Los “brillantes” y muy marinistas asesores de Isabel Allende le aconsejaron lucrar abiertamente con el homicidio del también regidor de Chignahuapan.

Pero vaya ridículo que se llevó el priismo local cuando Loret de Mola aclaró que, según las investigaciones de la PGJ, uno de los victimarios conocía personalmente al fallecido.

¿Cuál crimen político?

No sólo Televisa nacional, también la mayoría de los medios locales difundieron la información de que el PAN condenaba el lucro electoral con un tema tan sensible y tan penoso y que, en efecto, las primeras investigaciones apuntan a un crimen de carácter personal.

No fue el único error de cálculo mediático de los priistas.

Confiados en que la entrega masiva de televisores digitales impulsaría sus alicaídas campañas, los candidatos del partido tricolor tenían grandes expectativas en el reparto de estos aparatos.

¡Nuevo ridículo! La entrega se suspendió en medio de reclamos ciudadanos que iban desde la protesta por el desorganizado reparto hasta por la mala calidad de los televisores.

Por si fuera poco, el tema causó reclamos no sólo del PAN, sino también del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), que incluso se le fue encima a Rosario Robles, la titular de la Sedesol, por clientelismo electoral.

Y en el colmo de los papelones, el candidato del PRI por Tepeaca, Alejandro Armenta Mier, quien apenas hace unos días fue exhibido por inventarse una persecución policiaca más falsa que un billete de 10 millones de pesos con todo y tlacoyos, ahora tiene un problema mayúsculo debido al hallazgo de una bodega a su nombre y que resguarda tinacos, despensas y otros enseres.

Él dice que se la entregó en comodato al ayuntamiento, pero en realidad luce como una bodega en la que guarda las dádivas por las que cambia el voto. En otras palabras, su bodega de compra de conciencias.

Lo curioso del caso es que originalmente él había denunciado el supuesto reparto de apoyos en especie a los simpatizantes de Mario Rincón, el candidato del PAN, y él en cambio fue exhibido con todo y propiedad, la cual incluso ya fue resguardada por agentes ministeriales.

La dirigente estatal del PRI, Isabel Allende, denunció un homicidio político y la historia quedó evidenciada como falsa.

Los candidatos confiaban en el reparto de televisiones y ahora fue suspendida la entrega.

Armenta denunció la supuesta compra de votos y él fue agarrado con las manos en la masa, o más bien en la bodega.

De papelones está llena la campaña del PRI.

Y todavía hay quienes dicen que ganarán ocho distritos.

Que Marín los redima.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply