¿EN REALIDAD EL PRI GANÓ Y EL PAN PERDIÓ?

foto-pan-pri

En realidad el PRI ganó solo cinco distritos. Desde hace semanas se sabía, y así era reflejado en las diversas columnas de opinión en todo el estado, que el PRI tendría la victoria en Ajalpan, Izúcar de Matamoros y Atlixco por acuerdos muy concretos –de realpolitik- con actores muy concretos como Antorcha Campesina y Jorge Estefan Chidiac.

Tres graciosas concesiones (autogoles, hijos de una concertacesión) del morenovallismo en aras de mantener los puentes de plata con el Gobierno Federal y al mismo tiempo trabajar por un proyecto mucho más grande de cara al 2018.

Hoy, esas tres diputaciones han sido contabilizadas por el PRI como tres logros que se suman a los otros cinco distritos. Nada más falso. Fue el gobernador Rafael Moreno Vallle quien, por pragmatismo y por conveniencia mutua, ya había cedido estos espacios, como ya detallé.

¿Y los otros cinco también son grandes triunfos? En lo absoluto.

La noche del domingo se configuraba un escenario de ventaja para el PAN que se mantuvo, y ahí está la constancia del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), hasta la madrugada del lunes.

Sin embargo las tendencias cambiaron rápidamente por una serie de factores que tampoco fueron propiciados por el PRI. El voto nulo, el abstencionismo, la aparición de MORENA como tercera fuerza y la agresiva publicidad del Partido Verde Ecologista se sumaron para causar un perjuicio inesperado en los distritos XII y VI.

Nuevamente, circunstancias, no operación.

A esas circunstancias puede sumarse el factor del conteo de votos. Seguramente los escrutadores hallarán conteos erróneos en las casillas que por irregularidades sean abiertas. Muchos contaron doble los votos por la coalición PRI-Verde.

Por ello, las encuestas de salida daban triunfos a los candidatos del PAN. Triunfos que ya se cantaban porque eran marcados por las tendencias demoscópicas.

Pero en el PREP la confusión de conteo más los factores descritos causaron un viraje en lo que antes había sido medido.

Sorprendente, sumamente extraño, pero real. La voltereta en distritos específicos ocurrió justamente por esta suma de factores.

Y es ahí donde debe focalizarse el análisis: las circunstancias que causaron el cambio de las tendencias.

El PRI celebra una victoria que no fue del todo buscada. Salvo distritos como Tepeaca o el XII, los tricolores hicieron una campaña de brazos caídos.

En Huauchinango, por ejemplo, solo se mantuvo el perfil priista del municipio. La victoria del PAN habría sido un evento extraordinario. Considerar una derrota del PAN el hecho de haber perdido distritos priistas resta seriedad al análisis.

Los albiazules iban por más que ocho distritos, pero este número ya es en sí mismo un triunfo para el PAN, pues como hoy detalló Pablo Rodríguez Regordosa, es la segunda elección federal más triunfadora en la historia de Puebla.

Si bien las expectativas de los panistas eran más altas y en las tendencias se reflejaba hasta la noche el triunfo, las circunstancias insospechadas causaron la debacle en tres distritos.

Acción Nacional esperaba una victoria de 12 contra 4 u 11 contra 5, de los cuales tres habían sido cedidos. Así, con tres de regalo, el PRI presume una victoria tremenda cuando en realidad solo fueron ganados cinco distritos.

El aprendizaje de esta elección será tanto cuanto redituable para los partidos dependiendo de la frialdad del análisis, en otras palabras, de la seriedad con la que se valore el 8-8 que inició con un 11-5.

El PAN y el morenovallismo en concreto deben revisar muchas cosas y recomponer otras tantas si es que quieren ganar en el 2016, sobre todo el tema de la pérdida del consenso y las alianzas con los grupos que apoyaron en el 2010 y que ahora son abiertos enemigos del régimen, pero el PRI –que hubiera perdido al menos dos distritos sin su alianza con el PVEM- tampoco debe confundirse ni adjudicarse méritos o logros sin sustento. No son tiempos para las borracheras de poder, ni para echar las campanas al vuelo, pues los priistas pueden equivocarse gravemente si creen que con lo sucedido el 7 de junio ya tienen la mesa puesta para regresar a Casa Puebla.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply