“BLANCA ALCALÁ GANA, HASTA CUANDO LA MANDAN A PERDER”

CTM . BLANCA ALCALÁ

El optimismo de los priístas poblanos con la designación de Blanca Alcalá Ruiz como su candidata a la minigubernatura tiene sustento en versiones que se han ido pasando de boca en boca entre ellos, de que van “con todo” por el triunfo el presidente de la República, Enrique Peña Nieto; su titular de la Sedatu, Rosario Robles Berlanga, y sus alfiles en la dirigencia del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Manlio Fabio Beltrones Rivera, y en la coordinación de los senadores del tricolor, Emilio Gamboa.

En distintos actos en que alcaldes, diputados locales y federales y algunos funcionarios del tricolor estatal han coincidido con alguno de estos cuatro personajes, la frase ha sido la misma, exactamente la misma: “en Puebla vamos con todo”.

La resistencia, dudas y hasta miedo, que al principio manifestó la senadora Alcalá fueron disminuyendo -aunque no han desaparecido del todo-, con las garantías que le ofrecieron desde Los Pinos, desde el edificio de Insurgentes Norte y desde la sede senatorial. De hecho, esta última fue la definitoria.

El coordinador del Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara alta, Emilio Gamboa, ha sido desde hace muchos años respaldo y fortaleza de la ex alcaldesa de la capital, quien fue su secretaria general adjunta, cuando él ocupó la Secretaría General de la Confederación de Organizaciones Populares (CNOP).

De él ha recibido el impulso mayor en su carrera política y es él garante y responsable de lo que ocurra con su candidatura. El yucateco recibirá los abrazos y las felicitaciones, si ella gana, o deberá rendir las explicaciones, si ella pierde.

Gamboa trae la espina clavada de su estrepitosa derrota en Nuevo León, con la también senadora Ivonne Álvarez, y no quiere repetir la historia en Puebla con una de sus pupilas consentidas, Blanca Alcalá.

Entre las garantías que terminaron convenciendo a la senadora está el relevo en el Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI, que por cierto este domingo por primera vez convocó a los más de 80 alcaldes priístas de la entidad a una reunión privada en la que estuvo presente Blanca Alcalá.

foto-alcaldes

La todavía presidenta del tricolor en Puebla, Ana Isabel Allende Cano, cometió un error de novata: querer tratar como empleada a Blanca Alcalá, darle órdenes y hablarle golpeado, amén de su evidente cercanía con el ex gobernador Mario Plutarco Marín Torres y de que la jugó con Enrique Doger en el proceso interno.

Sin embargo, el trascendido de que llegará a esa posición el ex senador Ricardo Urzúa Rivera, con el impulso también de Emilio Gamboa, es un asunto que podría caerse, pues en el primer círculo de la virtual candidata no se le ve con la experiencia ni el oficio político suficientes para enfrentar una contienda cerrada, como se espera.

Es más, los asesores del equipo blanquista, nos cuentan, han puesto sobre la mesa el nombre de la actual coordinadora de los diputados locales, Silvia Tanús Osorio, como la mejor carta para el CDE. Sin embargo, la Tanús tiene escasas posibilidades, pues el acuerdo Beltrones-Gamboa apunta con solidez hacia Ricardo Urzúa, luego de que la primera opción de Blanca Alcalá, Alberto Jiménez Merino, se cayó porque el delegado de la Sagarpa, alfil de Mario Marín, no se “bajó” a tiempo de la contienda interna.

Por cierto que, sin ruido y con sigilo, la senadora se reunió en el restaurante El Mural Poblano, el miércoles pasado, con toda la bancada local del PRI, a unas horas de que se diera a conocer su unción formal como abanderada. Ahí, algo se habló del tema.

Así las cosas, el optimismo, precoz y peligroso que se respira en el PRI poblano, en donde ya algunos se ven como ganadores sin haber comenzado la batalla constitucional por la gubernatura, se nutre con la frase, ya conocida y antes usada en otras campañas de la ex alcaldesa, que ahora se repite como voz de batalla: “Blanca gana, hasta cuando la mandan a perder”.

Como en 2007, cuando Marín la escogió porque creía que el PRI iba a sufrir una contundente derrota ante el PAN en la ciudad de Puebla y Blanca Alcalá no sólo remontó los 20 puntos de desventaja que le llevaba Antonio Sánchez Díaz de Rivera, sino que aplastó a este con una diferencia de 20 puntos, una verdadera hazaña que resume la competitividad electoral de la senadora sobre todo en procesos complejos y cerrados, como se anticipa será el de este 2016 por la minigubernatura.

VA ESTEFAN A PRESUPUESTO

Un hombre que es de vital importancia en el equipo de Blanca Alcalá y cuyas recomendaciones son tomadas casi al pie de la letra por la virtual candidata, es Jorge Estefan Chidiac, quien asumirá en días o semanas la poderosa presidencia de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Púbica de la Cámara de Diputados, luego de que Baltazar Hinojosa, el ex titular de ese órgano legislativo, fue anunciado formalmente como el candidato del tricolor a gobierno de Tamaulipas.

Baltazar Hinojosa y Jorge Estefan forman parte del mismo grupo político, el del secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

Así que las dudas respecto a si Blanca Alcalá tendrá el dinero suficiente para intentar recuperar Casa Puebla han quedado totalmente despejadas.

MARÍN METE LAS MANOS EN VERACRUZ (Y SE VA A LOS TOROS CON CÉSAR CAMACHO)

La noche del pasado viernes en una lujosa finca del Fraccionamiento Haras del Bosque en Puebla, el virtual candidato del PRI a la gubernatura de Veracruz, el senador con licencia Héctor Yunes Landa, se reunió con el ex gobernador Mario Plutarco Marín Torres y su grupo cercano, para afinar los detalles de los apoyos que brindarán los marinistas al veracruzano, que no tiene una contienda fácil contra su
primo hermano, que irá en por la alianza PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes Linares.

A principios de diciembre pasado, en medio del jaloneo por la designación del candidato de aquella entidad, Marín estuvo en Veracruz supuestamente para reunirse con empresarios españoles, aunque la coincidencia del tema hace dudar de que así fuera.

En esa ocasión fue reconocido en el tradicional café La Parroquia por los reporteros, que de inmediato lo abordaron. Dijo que está retirado de la vida política, pero en realidad sus manos intentan meterse hasta en otros estados.

Una vez que en Puebla, su estado natal, Mario Marín fracasó en imponer candidato a la minigubernatura, ahora busca los vientos porteños, para continuar en su terquedad de alcanzar un escaño en el Senado, en 2018.

Por cierto, este domingo el “góber precioso” anduvo repartiendo plaza, literalmente, con el ex dirigente nacional y coordinador de la bancada del PRI en San Lázaro, César “El Relojes” Camacho Quiroz, según dio a conocer a través de sus redes sociales el secretario particular del ex mandatario poblano, Ramón Fernández Solana.

Marín y Camacho acudieron a la Plaza México para atestiguar el esperado regreso del diestro español José Tomás –tras la cornada que lo puso al borde la muerte en abril de 2010 en Aguascalientes- en
un duelo mano a mano con Joselito Adame.

Mario Marín está muy, muy activo, y con buena interlocución con los principales actores del PRI nacional. De hecho, aunque no anda muy contento con la designación de Blanca Alcalá, se sabe que terminará por sumarse y operar a favor de su candidatura porque, en sus palabras, más vale recuperar Casa Puebla “así sea con esta mujer que no cumple acuerdos”.

foto-marin1

CAROLINA MONROY APRIETA A LOS PRIÍSTAS POBLANOS

Una fuente bien informada cuenta que el pasado jueves, horas antes del destape que Emilio Gamboa hizo de su ahijada Blanca Alcalá en la plenaria de los senadores del PRI, la secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional del Revolucionario Institucional, Carolina Monroy del Mazo, sostuvo en la ciudad de México una reunión con un importante grupo de priístas poblanos para anunciarles la unción de la senadora y pedirles cerrar filas y garantizar la unidad en torno a su candidatura.

Estuvieron presentes ex líderes estatales del PRI, ex diputados locales y federales, así como algunos delegados del gobierno de la República, a quienes además les confirmó el inminente relevo en la presidencia estatal del partido y les dijo que estará “muy pendiente” de Puebla porque esa es la instrucción que tiene de Los Pinos.

ANTORCHA SE VISTE DE AZUL Y VA CON TONY GALI

foto-tecomatlan

En la inauguración de la tradicional Espartaqueda Deportiva de Antorcha Campesina, el sábado en el municipio de Tecomatlán, este movimiento, que en otros tiempos le era fiel a morir al PRI, incluso hoy tiene tres diputados federales y una regidora por ese instituto político en Puebla, abrió su juego y dejó ver que apoyará la candidatura del PAN, que encabezará el alcalde capitalino Tony Gali Fayad.

Esto ocurrió un día antes de que otro entusiasta, y conocido, morenovallista, el dirigente de la CTM, el diputado priísta Leobardo Soto, le organizara un evento de “apoyo” a Blanca Alcalá, quien acudió con más dudas que certezas sobre a quién verdaderamente apoyará la central obrera, ¿a ella o a Tony Gali?

En la cuna de su organización, los antorchistas, encabezados por su líder Aquiles Córdova Morán -quien por cierto dedicó parte de su discurso a defender al gobierno federal, para estar bien con unos y otros-, tuvieron como principal invitado especial al gobernador Rafael Moreno Valle.

Si bien Acción Nacional no pudo concretar su alianza con el PRD, todo parece indicar que en cambio ya amarró los votos de los antorchistas, que en Puebla tienen presencia importante en la capital y una decena de municipios, con lo que compensa un poco lo que se supone perdió con la frustrada coalición.

En el pasado proceso electoral federal, los dos antorchistas que contendieron por una curul federal por la alianza PRI-PVEM, Edith Villa Trujillo en Ajalpan y Manuel Celis Aguirre en Atlixco, no tuvieron
ningún problema en sus campañas ni en sus triunfos.

La mano de un aliado invisible los respaldó para ganar, en terrenos en los que la derrota, sin esa ayuda, hubiera sido inminente. Hoy, cumplen los acuerdos y pagan el favor sumándose a Gali Fayad.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply