ROXANA Y ANA TERE, ALIANZA ANTINATURA

UIA . PUEBLA LIBRE

Las y los mismos que tildan en público y a voz en cuello de antinatura la frustrada alianza entre los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), aquellos que más obstáculos pusieron y que festejaron su fracaso, en cambio, en lo oscurito, con voces silenciosas, pactan con el único fin de enfrentar al morenovallismo, aunque no siempre con éxito.

La aspirante “independiente” a la minigubernatura, la panista Ana Teresa Aranda Orozco, quien recibió ya -como los otros seis que la solicitaron- la constancia para el caso y comenzó la reunión de firmas con miras a convertirse en candidata sin partido, hoy pide con desesperación el respaldo de la izquierda en su afán, personal y visceral, de obstaculizar a sus correligionarios del PAN, quienes han optado por respaldar el proyecto de Tony Gali Fayad, y restar votación al que sigue siendo su partido.

Sí, Ana Teresa ha buscado lo mismo al PRD que al Movimiento Regeneración Nacional (Morena), con la intención de que sus huestes la ayuden en la recolección de las 126 mil 588 firmas de apoyo ciudadano y, con el segundo partido, la posibilidad también de tenerlo como Plan B, para ser su candidata, en caso de no reunir los requisitos para alcanzar el aval como “independiente”.

Para acercarse con los perredistas, confió una fuente cercana a la llamada “Doña”, Ana Teresa Aranda se ha reunido ya en varias ocasiones con la ex diputada federal Roxana Luna Porquillo, con quien la identifica el odio hacia el mandatario estatal.

Luna Porquillo, quien tiene muchas posibilidades de convertirse en la candidata del partido del sol azteca a la gubernatura, estaría operando a favor de la ex panista, para que consiga las firmas necesarias.

Nada extraño será que en las listas que presente Aranda ante el órgano electoral como respaldo para su aspiración, estén completitos los padrones del Movimiento Los de Abajo y de la corriente Alternativa Democrática Nacional (ADN) del PRD, que en ambos casos lidera Roxana en Puebla.

Ana Tere y Roxana han concretado soterradamente, para sus intereses y desde su visión, lo mismo que tanto criticaron: una alianza entre la izquierda y la derecha en Puebla.

La “Doña”, sin embargo, no sólo ha tocado la puerta del PRD, a través de la ex legisladora, sino también la del partido de Andrés Manuel López Obrador, Morena.

En los días previos al lamentable accidente carretero que sufrió, la ex panista buscó al coordinador de los diputados federales poblanos de Morena, Rodrigo Abdala Dartigues, para pedir su apoyo para la recolección de firmas y para plantearle su Plan B: que en caso de no conseguir el registro formal como candidata independiente, ella sea la abanderada del partido lopezobradorista.

Ella no consiguió el respaldo para ninguno de sus planteamientos y, es más, Abdala, el sobrino de Manuel Bartlett Díaz, senador afín a López Obrador y aquel ex gobernador que tanto combatió Ana Tere, la bateó de forma contundente y poco amable.

Aranda anda pues en busca de las más de 126 firmas en los padrones de militantes de otros partidos, para ser candidata “independiente” o abanderada emergente en algún instituto político, ya no importa si deba besar la mano que antes acusó de represora y autoritaria -como en el caso de Bartlett- o deba aliarse con la izquierda, en una acción “contranatura”.

MARÍN Y “EL BESO DEL DIABLO” A BLANCA

Mucho trabajo le está costando a la virtual candidata del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Blanca Alcalá, aceptar públicamente el cobijo del ex gobernador Mario Marín Torres y su “Corriente Marinista”, pues en su primer círculo ven ese respaldo como el “beso del diablo” que le restará más de lo que le podría sumarle a la senadora.

Este lunes, a las 18:00 horas, los marinistas encabezados por el góber precioso ya habían sacado la matraca, preparado el confeti y las porras, para un acto de apoyo a Alcalá en el Salón Las Acamayas, de la zona del Bulevar Serdán, pero algo pasó de última hora, que se cayó la reunión.

En el equipo de la abanderada tricolor, quien el viernes pasado en Panamá ya se despidió de los integrantes de la Mesa Directiva del Parlamento Latinoamericano (Parlatino), que presidía, no se animan a consentir un acto público de apoyo expresamente de la “Corriente Marinista”. Hay temor, fundado temor, a que el desprestigio de Marín contagie la incipiente campaña de la ex alcaldesa capitalina.

Y no, no se equivocan.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply