EL ESPALDARAZO DE MANLIO QUE NO SACA A BLANCA ALCALÁ DE LA CRISIS

PRI . TOMA DE PROTESTA BLANCA ALCALÁ

Sin duda puede considerarse que la presencia del presidente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones Rivera, fue una buena señal para la campaña de Blanca Alcalá Ruiz, pero el espaldarazo no alcanza a convertirse en el bálsamo urgente que necesita la senadora con licencia para aliviar la crisis que vive su equipo.

Sí, el sonorense se vio contundente y, a diferencia de Blanca, él sí puso nombre y apellido a sus acusaciones contra Casa Puebla y el candidato del Partido Acción Nacional (PAN), al menos en entrevista, aunque no en el uso de la voz en el acto protocolario.

Sí, pero Beltrones y un discurso no pueden solucionar la comedia de enredos, traiciones, filtraciones, debilidad, yerros, caprichos, berrinches y confusiones en que se ha convertido la campaña de Blanca Alcalá, en todas sus áreas y además también en el Comité Directivo Estatal (CDE) del tricolor, para el que ya no hay certeza de que llegará una nueva dirigencia. Crisis total.

Veamos: en menos de 48 horas, las cosas se le derrumbaron a la candidata del tricolor, intentó erigirlas y luego el resultado final son varios escombros, desorden en casa y lastres.

La –penosa- filtración de su discurso, el que había sido trabajado desde hace varios días y afinado en junta “ultrasecreta”, se entregó al Diario Cambio y, ya sin tiempo para cambiarlo, prácticamente se reprodujo en los temas y tono por la candidata. Es decir, el PAN supo con horas de anticipación el contenido de un discurso que, buscando sorprender, terminó “quemado” y, por tanto, desactivado, sin cumplir con el factor sorpresa que era tan necesario para reactivar el ánimo de los priístas tras una semana negra –llena de pifias y tropiezos- y fijar la ruta de la campaña.

Los asesores más cercanos de la senadora aseguran que se trató de un robo cibernético orquestado “por la campaña de enfrente o de Casa Puebla”, pero también admiten que en el entorno de Alcalá hay más de un sospechoso de que, sin necesidad de ser o contratar un hacker, haya revelado las palabras que la senadora diría a los más de 15 mil convencionistas este domingo.

Entre las sospechas y las dudas, hay quienes ven por los rumbos de Acatzingo al responsable, pues se especula que en uno de sus conocidos arranques caprichosos, perdió la cabeza.

Y hablando de Acatzingo, también en menos de 48 horas, Alejandro Armenta Mier renunció a la coordinación de la campaña, se enojó con el círculo más cercano de Alcalá, se reconcilió con ella y se volvió a sumar a la causa. Apenas en dos días dejó de ser el coordinador, luego volvió a ser y después regresó a volver a ser, aunque “sin membrete”, según sus propias palabras. Patético realmente.

En el acto de este sábado, en Izúcar de Matamoros, Blanca Alcalá asistió sin Armenta y con el apuntalamiento del diputado federal de ese distrito, Jorge Estefan Chidiac, en las horas en que corría como gasolina encendida el rumor y la versión de que Armenta se iba dando un portazo.

Pues no se fue y este domingo en la Convención de Delegados, volvió a fungir como acomodador, hostess y cadenero en el acto que encabezó Manlio Fabio Beltrones. Los reporteros quisieron abordarlo al final del acto, pero el de Acatzingo salió por piernas. Lo más que llegó a decir fue: “Nosotros estamos trabajando”, sembrando más confusión en una campaña a la que urge claridad y certidumbre.

Finalmente, conoceremos este lunes cuál será su membrete, si será coordinador a medias o coordinador general, una vez que la senadora prometió que este 29 de febrero quedaría finalmente conformado su equipo.

En medio de la crisis de la campaña de Blanca Alcalá, nuevamente se delata que el ala más débil y fragmentada es la de comunicación, la que hubiera podido hacer mucho para evitar que fuera tan evidente el brete en que están metidos la senadora y sus colaboradores.

Sin embargo, esa área de la campaña es una hoguera de vanidades, en donde todos son estrellas, pero nadie se pone el overol y saca la experiencia. Bueno, casi no hay experiencia ni calidad profesional en ese equipo que comanda la ex diputada federal hidalguense Martha Gutiérrez Manrique.

EL EXILIO, EL FUTURO DEL “GÓBER PRECIOSO”

Hasta ahora el único acierto contundente, aunque sea sólo por lo que respecta al domingo y la Convención de Delegados, fue la ausencia del gobernador Mario Marín Torres, quien fue literalmente expulsado luego de que recibió la petición de la dirigencia nacional de guardarse un rato.

Sin embargo, hay que poner mucha atención, pues en los próximos días el “góber precioso” podría recibir un nombramiento desde el mismo CEN o al menos una “tarea”, que lo saque de ese breve ostracismo al que fue llevado por la urgencia de que dejara de desprestigiar y meter ruido a la campaña de PRI por la minigubernatura.

Las evasivas palabras de Manlio Fabio Beltrones, la tarde de ayer, al responder a los reporteros sobre la presencia del ex mandatario en actos proselitistas, anuncian que algo viene para él, un encargo, una tarea, un “trabajo”, como ya se comenta en el círculo marinista.

Vea usted: “Estamos en un momento de suma, en un momento de suma, de tal suerte que todo aquel que le quiera aportar algo para sacar al gobierno de esta corrupción en la que se encuentra, nosotros le daremos un trabajo específico”.

“Un trabajo específico”, dijo “Don Beltrone” sobre Mario Marín.

Es decir, lo van a mandar fuera de Puebla, “comisionado”, exiliado para que su lodo y su desprestigio ya no sigan dañando a la candidata, como hasta hoy.

¿Pero será suficiente para borrar los nexos de la “Batalla Blanca” con el marinismo?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply