LA OPERACIÓN TROL EN PUEBLA

imagen-troles-1

Jaime se presenta como especialista en temas de seguridad, su fortaleza se centra en el reclutamiento de hackers y con ellos tiene el poder para extraer y difundir información comprometedora de políticos, jefes de Estado y personajes públicos, así como posicionar en redes sociales hashtags con el objetivo de minar la imagen de cualquier candidato.

Aunque Jaime es un personaje de la novela “Los Corruptores” de Jorge Zepeda Patterson, la realidad no dista de la ficción. Y es que los troles se han consolidado como armas digitales y protagonistas sombríos de las campañas políticas modernas, con filtraciones y difamaciones que ponen en evidencia a los aspirantes en turno para beneplácito de morbosos cibernautas, con ganancias políticas para los opositores y económicas para sus operadores.

A partir del 21 de febrero, día del registro de Blanca Alcalá en el PRI como candidata al gobierno, en Puebla la Operación Trol se intensificó. La #BatallaBlanca no comenzó mal, pues según los reportes de aquel domingo se posicionó dentro de las 10 primeras tendencias más duraderas del día, dejando atrás (posición 19) a #TonyLeCumpleAPuebla, etiqueta del equipo de Tony Gali Fayad.

La pesadilla para Alcalá comenzó después, en una combinación de filtración primero y viralización después. Su célebre vuelo en helicóptero se subrayó como una grave incoherencia en el discurso.

El hashtag #VueloPRIvado estuvo dos días consecutivos dentro de las tendencias de Twitter en Puebla. En Facebook, la página “El PRI de Siempre” colgó cuatro videos al respecto y una semana después rebasaba un millón y medio de reproducciones, sin contar las generadas de las 23 mil veces compartidas.

Su cercanía con el ex gobernador Mario Marín ha sido otro golpe funesto. En la misma página de Facebook la reproducción de un video haciendo alusión a su relación con el “góber precioso” está cercana a las 600 mil reproducciones.

Pero el miércoles de la semana pasada no hubo piedad y con la etiqueta #LaBlancadeMarin desde muy temprano se inició con la andanada de tuitazos, que se prolongó ininterrumpidamente hasta la primera hora del jueves, lo que derivó en otra filtración como tiro de gracia: el deslinde del equipo de Marín al proyecto de Alcalá.

Por si fuera poco, los 16 tuits de Lydia Cacho que se ciñeron al descrédito hacia Alcalá y su relación con Mario Marín y la pederastia, recabaron más de 4 mil 800 retuits. Sin demeritar la influencia de la periodista en Twitter, a sus mensajes se subieron troles que apoyaron a la viralización. Fue oportunidad de oro para sus fines.

imagen-troles-3

Hasta el momento los priístas se han visto inoperantes y no han logrado posicionar alguna etiqueta en Twitter en contra de Tony Gali. Apenas es que van reaccionando con videos a modo de guerra sucia que dispersan en Facebook  como publicidad.

Por ejemplo, el video “El candidato ridículo de Moreno Valle” -donde se exhibe al ex edil cantando-, en dos días creció exponencialmente en reacciones, pues el 4 de marzo tenía 202 y el domingo ya registraba más de 3 mil.

imagen-troles-2

Pero, hay que decirlo, no tienen el impacto negativo como la imagen del ex gobernador priísta, una vez más, que incluso cuenta con su propia página, “Los Preciosos”, donde el video sobre “el regreso de Marín” en la figura de Blanca Alcalá lleva casi 500 mil reproducciones.

imagen-troles-4

Otra de las páginas destinadas al troleo es la de “A Camotazo Limpio”. Existen dos, una dirigida a los priístas y otra a Gali y al gobierno estatal.

Hasta el momento, terminadas las precampañas, el marcador es a favor del equipo de Tony Gali, cuya Operación Trol le ha dejado mejores dividendos que la desplegada por los operadores digitales de Blanca Alcalá.

Además del espionaje, el dinero, la estructura, el orden, la estrategia y los medios de comunicación, las elecciones se ganan a base de despensas y beneficios con programas estatales y federales, con acarreo para el voto el día de la jornada. Y hoy, cuidando que la furia de las redes no traspase la barrera digital y permee en el electorado.

Los troles nacen para la guerra sucia, crecen y se reproducen entre bots; después de su cometido, algunos mueren y otros mutan. Todo frente a las narices de consejeros electorales rebasados e inoperantes, que se convierten en penosos –y a veces divertidos- observadores de la política 2.0. Al igual que tú, yo, él y aquel.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply