APUNTES SOBRE LA ELECCIÓN DE RECTOR EN LA BUAP

foto-esparza

El dato es contundente: por primera vez en más de 15 años se presentan cinco candidatos -a quienes ya les fueron entregadas sus cartas de idoneidad- para participar como aspirantes a ocupar la rectoría de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). Como a veces se hizo en el pasado en El Carolino, se pudo bloquear o sabotear el registro de la mayoría de los opositores al actual jefe universitario, pero inteligentemente no se cayó en la tentación de meter las manos, lo que hubiera manchado el proceso interno y enturbiado la segura reelección de Alfonso Esparza Ortiz, quien ahora llegará plenamente legitimado gracias justamente a la participación libre y sin ataduras de Paulino Arellanes Jiménez, Eudoxio Morales Flores, Ricardo Paredes Solorio y José Antonio Robledo y Meza, el único cuyo registro podría estar en duda por incumplir los requisitos de ley.

La institución –con 10 preparatorias en la entidad, 38 unidades académicas, programas de posgrado (especialización, maestrías y doctorados), centros de investigación, bibliotecas, librerías, clínicas, hospital universitario, instalaciones deportivas, centro cultural, universitario, teatros, una red metropolitana de transporte universitario, museos y archivo histórico, en la que solo este 2017 fueron aceptados 27 mil estudiantes de nuevo ingreso– cuenta con estabilidad académica y económica, lo que permitirá un proceso electoral tranquilo y sin sobresaltos.

El grupo que encabeza la institución, el de Alfonso Esparza, se presenta unido y sin fracturas. Pese a “los cantos de las sirenas”, ningún alto funcionario tiene pretensiones de saltar a la vida política partidista para buscar alguna posición en el proceso electoral que se avecina en el estado y país.

A diferencia de otras administraciones, en especial la de Enrique Agüera Ibáñez, las sesiones de Consejo Universitario son regulares, de carácter ordinario y se efectúan con normalidad.

Las convocatorias de definitividad y recategorización para sus académicos y trabajadores, son anuales, abiertas y transparentes.

Por más que algunos agoreros de la desgracia han pretendido influir o contaminarlas, las relaciones con la clase política local son muy buenas. Aunque sin duda ha habido controversias y contratiempos, a ambas partes –tanto al gobierno del estado como a la propia BUAP- les conviene que sigan la estabilidad y el progreso en la máxima casa de estudios.

Se puede afirmar que hay gobernabilidad al interior de la universidad y que aunque se da por descontada la reelección de Esparza Ortiz, el debate y la exposición de los diferentes proyectos y las distintas visiones de los aspirantes, oxigenará de forma más que notable la vida interna en la BUAP, que con el actual rector vive el que seguramente es su mejor momento en lo académico, lo administrativo, lo social y hasta lo político.

La presentación de las precandidaturas fue los días 21 y 22 de agosto; la entrevista de la Comisión de Auscultación con los aspirantes, 23 y 24 del mismo mes, y la nominación de candidatos se efectuó el 25 de agosto.

El registro de candidatos ante la Comisión Electoral tuvo lugar este 28 de agosto –y fue notable el espaldarazo que estudiantes, maestros y trabajadores dieron a Esparza Ortiz-; el periodo de campaña será del 31 de agosto al 8 de septiembre; y la jornada electoral, el 11 de septiembre. La calificación de la elección y el nombramiento del rector será el 13 de septiembre, para finalizar con la toma de posesión el 4 de octubre en sesión solemne ante el Consejo Universitario.

¿Quiénes son los perfiles que participarán en los próximos comicios?

En estricto orden alfabético:

PAULINO ERNESTO ARELLANES JIMÉNEZ

Licenciado, Maestro y Doctor en Relaciones Internacionales por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), integrante del Sistema Nacional de Investigadores, adscrito a la Maestría en Ciencias Políticas de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales.

En 2009 amagó con participar en la elección en el segundo periodo de Enrique Agüera Ibañez. Se sabe que, entonces, negoció favores y por eso no se inscribió al proceso. ¿Esta vez se habrá inscrito para encarecer su precio? ¿Llegará al final o en el camino declinará previa transacción?

En los pasillos de la BUAP se comenta con profusión que es dueño de un récord sin igual: el de haber examinado y aprobado él solo 39 tesis de posgrado en el lapso de ¡tres semanas!

No ha sido electo consejero universitario ni ha ocupado cargos directivos en la Facultad de Derecho o en la universidad.

Su ámbito es netamente académico y fuera del posgrado, no cuenta con bases de apoyo o liderazgos en otras áreas de la institución.

Cuenta con los años de trabajo para jubilarse, por lo que muchos se preguntan ¿qué lo motivó a participar?

JOSÉ ALFONSO ESPARZA ORTIZ

Es contador público por la BUAP, Maestro en Administración y en Administración de Calidad en la Gestión Pública Local, y en Gerencia Política y Gobernanza Estratégica. Es Doctor en Ciencias de lo Fiscal. Tiene su plaza como profesor-investigador en la Facultad de Contaduría de la institución.

En la universidad ha ocupado los cargos de auditor interno, contralor, tesorero y secretario general. Actualmente compite por un segundo periodo, aunque completó el que dejó pendiente, en su momento, Enrique Agüera al participar como candidato del PRI a la presidencia municipal de Puebla.

Sin vínculos partidistas. Es formal y serio en su trato, y siempre abierto al diálogo. Tiene buena presencia con los directores de preparatorias, facultades y centros de investigación. En lo personal no ha cerrado la participación de otros actores en los procesos internos.

Es ampliamente conocido por los sectores universitarios y ha consolidado la modernización de la BUAP, con el añadido de los éxitos deportivos.

Con él la institución dejó de ser “el cuarto sector del PRI”, un mero trampolín para satisfacer proyectos políticos personales. Enfocado en lo académico, ha evitado usar como carne de cañón a alumnos, maestros y trabajadores administrativos.

EUDOXIO MORALES FLORES

Licenciado en Economía por la BUAP, Maestro en Planeación Urbana y Regional y Doctor en Finanzas Públicas. Está adscrito al posgrado de la Facultad de Economía.

En los hechos, su postulación al interior de la universidad es el inicio de su exposición para una candidatura a diputado federal por el partido del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), al que llega de la mano del ex priísta Alejandro Armenta, a quien asesora ininterrumpidamente.

Es un personaje adicto a los reflectores, como se pudo apreciar con sus acusaciones sobre la deuda pública heredada por el ex gobernador Rafael Moreno Valle, a quien incluso le dedicó un libro que no resiste el más mínimo análisis técnico y jurídico.

Su grupo lo conforman Servando Galindo, Noé Torralva y Humberto Sotelo.

Perteneció al Partido de Mexicano de los Trabajadores (PMT); enarbola un discurso de “izquierda”, aunque no tiene rubor en vincularse a grupos políticos del PRI, con el del citado Armenta, uno de los renglones torcidos del “góber precioso”, Mario Marín.

Se le señala más como un activista; en el pasado proceso buscó participar en la elección a director de Economía, también ha intentado postularse como consejero universitario. En ambos casos de manera fallida. Sin duda intentará golpear a Esparza Ortiz para lograr crecer su base de apoyo en Morena. ¿Le funcionará la estrategia?

RICARDO PAREDES SOLORIO

Licenciado, Maestro y Doctor en Administración Pública. Fue director de la Facultad de Administración, lugar donde tiene su plaza académica.

Tiene una militancia en el PRI y debe su trayectoria al anterior rector Enrique Agüera Ibañez, a quien apoyó decididamente cuando contendió por la alcaldía de la ciudad de Puebla en 2013.

Su gestión como director de la Facultad de Administración tuvo claroscuros. Hace cuatro años tuvo intenciones de participar como candidato a rector, pero no le alcanzó.

Actualmente ni siquiera en administración tiene una base de apoyo entre alumnos y profesores.

Su candidatura se considera de presión política, no tiene empacho en golpear para negociar, como en las épocas de su mentor Enrique Agüera.

JOSÉ ANTONIO ROBLEDO Y MEZA

Licenciado y Maestro en historia por la BUAP, candidato a Doctor en historia. Es profesor investigador en el Colegio de Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras.

Al igual que Paulino Arellanes, cuenta con los requisitos para jubilación.

Es reconocido por su trabajo como docente, pero fuera de su ámbito no es conocido por sectores universitarios.

Cuenta con un espacio en Radio BUAP, donde expresa su opinión con toda libertad.

Su candidatura –que en las últimas horas se tambaleaba- se considera testimonial y en todo caso, como las anteriores, ayudará a legitimar la reelección de Alfonso Esparza Ortiz.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply