LA CLOACA DEL SEMEFO

foto-semefo

Trabajadores del Servicio Médico Forense (SEMEFO) de la ciudad de Puebla, ubicado allá en la Prolongación de la 11 Sur 11906 en la colonia Guadalupe Hidalgo, aseguran que las cosas no marchan del todo bien con la práctica de necropsias, la exhumación de cuerpos, la identificación de personas fallecidas y el registro de levantamiento de cadáveres en calidad de desconocidos.

Cuentan que hace algunas semanas, la titular del SEMEFO del estado de Puebla, la Dra. Elia Cristina Quiterio Montiel, acudió a Tehuacán para presidir la inauguración de la remodelación del Servicio Médico Forense de esa ciudad.

En el acto habló de la importancia de los desechos residuocontagiosos, que ahora en el SEMEFO de Tehuacán son canalizados al drenaje previo tratamiento conforme a los estándares y las normas oficiales del sector salud de México.

Una y otra vez presumió calidad y eficiencia en el manejo de este tipo de residuos biológicos, producto de la realización de las autopsias, es decir, sangre y restos de tejidos propios de la práctica de la diligencia pericial antes citada.

Pero más de un trabajador del Poder Judicial del Estado se dijo sorprendido porque tal cuidado no se tiene (o no se tenía hasta hace muy poco) en el SEMEFO de Puebla capital.

Y es que tiene mucho tiempo que la planta tratadora no funciona, con el consiguiente desecho de residuos biológicos de todo tipo al drenaje sin la más mínima asepsia.

Médicos legistas al tanto de este grave problema de salud pública –algunos de ellos con una antigüedad de más de 10 años- afirman que el riesgo de infecciones es alto.

Y que, por ello, desde hace muchos meses vienen haciendo los correspondientes requerimientos para la mejora de la citada planta de tratamiento.

Sin embargo, aseguran que la respuesta es siempre la misma: no se cuenta con una partida presupuestal para atender la deficiencia.

Sí hubo para que magistrados, jueces y secretarios se subieran el sueldo –en el caso de los primeros, su salario pasó a inicios de este año de 76 mil 800 pesos a 84 mil 480 pesos al mes- y sí hay para que el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Roberto Flores Toledano, cargue los gastos de sus viajes (entre avión, hotel y comidas de lujo) al erario, pero no para algo tan elemental, y tan urgente, y tan necesario, como una planta de tratamiento para el SEMEFO de esta capital.

Uno de los testimonios recabados por este columnista, apunta:

“Las deficiencias son totalmente verificables si se realiza una simple visita al SEMEFO, pero sobre todo a la parte posterior del mismo, que es donde se encuentra la planta tratadora de residuos.

“No tengo idea de la cantidad de desechos contaminados que durante estos años se ha vertido al drenaje de forma totalmente irresponsable.

“Pero seguramente lo más grave, y como situación colateral, es que al costado del SEMEFO se encuentra un espacio destinado a terapia con equinos, institución que depende del ayuntamiento de Puebla”.

Los trabajadores señalan que el tema es delicado, pues representa un peligroso foco de contaminación para los habitantes de aquella parte de la ciudad.

En el Servicio Médico Forense se realizan de 7 a 10 necropsias por día, por lo que la acumulación y el vertido de desechos infectocontagiosos constituyen una verdadera cloaca.

El SEMEFO tiene espacio para 30 cuerpos y según la Ley General de Salud estos pueden estar ahí hasta 72 horas, pero la mayoría de los cadáveres permanece hasta 30 días, lo que constituye otro problema que requiere de la atención urgente de las autoridades competentes.

¿O a poco van a seguir fingiendo que no pasa nada?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply