El CREE de Puebla, en condiciones deprimentes

Jorge Castillo/ Intolerancia | Publicado el Jueves, 03 de Marzo de 2011 08:26

Las instalaciones del CREE son deprimentes. El escaso presupuesto estatal que se le destina provoca que el inmueble carezca del mantenimiento correspondiente y el equipo esté inutilizado por falta de accesorios.

“Tenemos aparatos detenidos porque les faltan cuerdas y poleas; la alberca de terapias tiene cuarteaduras donde se fuga el agua, (por lo) que se tiene constantemente que estar llenando, además de que las colchonetas donde trabajamos con los niños ya están desgastadas”, dijo nuevo director de la institución, Héctor Mario Estrada García.

En el último sismo, del pasado 25 de febrero, resultaron afectadas algunas áreas del edificio, que siguen operando a pesar de las grandes cuarteaduras.

A la institución pública, el gobierno de Rafael Moreno Valle tiene presupuestado un apoyo menor a 400 mil pesos anuales, mientras que al Centro Teletón se le destinarán 35 millones de pesos, durante el mismo periodo.

“¡No olviden al CREE!”, fue el clamor de los trabajadores de esa institución que apoya a discapacitados de todas las edades, sobre todo niños.

COMPARACIONES

A la institución pública, el gobierno de Rafael Moreno Valle tiene presupuestado un apoyo menor a los 400 mil pesos anuales, mientras que a la institución privada se darán 35 millones de pesos de recursos públicos durante el mismo periodo.

Lo anterior representa que el CREE apenas recibirá poco más de 1 por ciento de lo presupuestado y aprobado por diputados para el Centro Teletón auspiciado por Televisa.

A pesar de la gran diferencia de recursos, la productividad del centro de rehabilitación público es mayor un 10 por ciento al trabajo que aseguran realizará el CRIT, y todo con la mitad de los recursos que se erogarán.

Por ejemplo, el secretario de Finanzas Roberto Moya, en entrevistas radiofónicas, anunció que el CRIT dará 80 mil servicios al año, entre consultas y sesiones de rehabilitación.

Mientras tanto el CREE, con 17 millones de pesos de gastos operativos —que incluyen 15 millones de pesos en sueldos a 66 trabajadores— realiza 92 mil 400 acciones al año en las que se incluyen consultas y sesiones de rehabilitación del mismo tipo del centro privado.

Según datos de Roberto Moya —está realiza un “carrusel de medios” para convencer de las bondades del proyecto a la Fundación Teletón— le cuesta 500 pesos cada consulta o sesión de rehabilitación pero al paciente le cobrarán entre 4 y 12 pesos.

En este aspecto, el CREE condona de todo pago 50 por ciento de sus más de 400 pacientes diarios, que van desde recién nacidos a personas de la tercera edad, ya que la gran mayoría paga cuotas de recuperación de 32 a 64 pesos por sesión y apenas un 1 por ciento diario paga la cuota máxima de 128 pesos.

Las cuotas se basan en un estudio socioeconómico que realiza el área de trabajo social, por lo que apenas obtienen al año en cuotas de recuperación poco menos de un millón de pesos.

Cabe decir que el diseño y ejecución del edificio que albergará al CRIT Puebla estará a cargo del despacho Sordo Madaleno, según reportes del funcionario estatal y tendrá todo el know how en el tratamiento de niños con capacidades diferentes.

Este know how es una especie de caja grande donde se hacen proyecciones a los niños para estimular sus sentidos, sin embargo, según especialistas del CREE, es poco beneficioso, ya que primero se deben enfocar al contacto humano.

“No sirve de mucho, y está demostrado con estudios. Es mejor el contacto con las personas y niños de su edad que el famoso know how”, dijeron los especialistas en el tema.

EL EDIFICIO

El edificio del CREE es de un solo piso ubicado a un costado del penal de San Miguel, al sur-oriente de la ciudad; fue abierto en 1975 y desde entonces solo se le ha dado unas cuantas “manitas de gato”, incluida una remodelación de un pequeño espacio apenas hace un año.

Las instalaciones se encuentran edificadas en un terreno con arenas expansivas, que ha quebrado la construcción poco a poco, lo que se nota a simple vista con grandes cuarteaduras por todas las instalaciones.

Pero ninguna autoridad, ni estatal ni federal, atiende al llamado de los directivos de construir un nuevo edificio con urgencia; por el contrario, ahora se piensa mejor dar apoyo a instituciones privadas como el CRIT.

Incluso, el último sismo en Puebla de hace dos semanas dañó la estructura de un salón utilizado para rehabilitar a niños menores de tres años, donde se continúa trabajando de manera normal a un lado de las grietas. A este sitio no se ha acercado ninguna autoridad en Protección Civil, por lo que todavía se utiliza.

Además, opera sin las mínimas condiciones de urbanización, al grado de carecer de agua potable al no estar conectados a las redes del SOAPAP, todo porque no tiene un número oficial.

Según el diagnóstico situacional del CREE que realizó la Secretaría de Salud federal, además de carecer de agua potable, drenaje, alumbrado público tiene problemas de invasión de jaurías de perros y mal olor por la contaminación del río Alseseca.

El edificio esta ubicado sobre la carretera a La Calera, en la colonia Lomas de San Miguel sin número. Por ese pequeño detalle no han sido conectados a las redes de servicios.

La Federación establece en el estudio que hace falta equipo de rayos X, un aparato para el servicio de terapia física, tres electroestimuladores, un ultrasonido y un combo de electroterapia para brindar un servicio adecuado.


Además, el área de Psicología remodelada se entregó apenas en mayo de 2010, pero ante el problema de las arenas expansivas en el terreno ya tiene grietas.

NUEVA DIRECCIÓN

Héctor Mario Estrada García es el nuevo director del CREE, nombrado apenas hace dos semanas, quien tiene la encomienda de mejorar el trabajo de la institución que recibe apenas 850 mil pesos anuales de recursos federales y estatales.

En entrevista para Intolerancia Diario el galeno, con experiencia de más de 30 años, reconoció que tiene un duro trabajo por hacer, ya que la falta de recursos es su principal problema, “pero estiraremos el presupuesto”, dijo.

Asimismo, se unió a la petición de los trabajadores del CREE al gobierno estatal de no olvidarse de esta noble institución, ya que ahí se atienden a todo tipo de personas, desde bebés recién nacidos hasta personas de la tercera edad.

“No hacemos distinción de nadie, aquí acuden personas de escasos recursos que no tienen ningún servicio de salud, por eso mismo se necesitan con urgencia los recursos.”

Comentó que hace 20 años —desde el 16 de abril de 1991— ya había trabajado para el CREE como coordinador, cargo que duró 13 años, aunque las carencias siguen siendo las mismas.

“Por ejemplo, parece increíble o absurdo que no tengamos agua potable y tengamos que utilizar hasta tres pipas diarias, todo porque en la dirección del edificio aparece sin número; por eso el SOAPAP no nos conecta ni al drenaje.

”Imagínese, en esa situación está El Batán, el Centro de Reinserción Social y nosotros, quienes al carecer de drenaje, tiramos los desechos al río. A las tres de la tarde cuando hace calor, la apeste es insoportable y ya ni agua tenemos para lavarnos las manos.”

Asimismo, en un recorrido que hizo a este medio de comunicación, explicó las carencias del centro de rehabilitación por la falta de recursos.

“Tenemos aparatos detenidos porque les faltan cuerdas y poleas; la alberca de terapias tiene cuarteaduras donde se fuga el agua, (por lo) que se tiene constantemente que estar llenando, además de que las colchonetas donde trabajamos con los niños ya están desgastadas.”

Fue en este recorrido cuando se acercaron trabajadores de la institución a pedir al gobierno estatal no ser olvidados, además de mostrar su inconformidad por las declaraciones vertidas por el secretario de Salud, Jorge Aguilar Chedraui, en un noticiario radial.

 

Email
comments powered by Disqus
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PUEBLA, PUEBLA