MELQUIADES MORALES Y JUAN CARLOS LASTIRI, CONTACTO EN COSTA RICA

foto-mmf-lastiri

Miércoles y jueves de la pasada semana estuvo en Costa Rica el subsecretario de la SEDATU, Juan Carlos Lastiri Quirós. Asistió a la IV Reunión de la Red Latinoamericana de Políticas Públicas, que preside, pero eso sólo fue el pretexto de una operación política mayor que podría tener impacto en el proceso electoral de 2018, cuando estará en juego la gubernatura y la presidencia municipal de Puebla, esos objetos del deseo de muchos.

La presencia en el país centroamericano del funcionario federal, aspirante –como se sabe- a la candidatura del PRI a Casa Puebla, tuvo un fin práctico, y pragmático: convencer a Melquiades Morales Flores, embajador de México en aquella nación, de aceptar ir en mancuerna con él en los comicios del próximo año: Lastiri, al gobierno estatal; el ex gobernador y ex senador, a la alcaldía de Puebla.

El nombre de Melquiades Morales, el último de los mohicanos, esa rara especie de ex gobernadores poblanos emanados de las filas del tricolor, ha sido manejado como una verdadera posibilidad de aparecer en la boleta de lo que será la madre de todas las guerras, habidas y por haber; y se sabe que tanto Lastiri como el delegado del IMSS, Enrique Doger Guerrero, fuerte aspirante a la candidatura priísta a Casa Puebla, ven con estupendos ojos dicha probabilidad.

De hecho, como muchos otros, Lastiri considera que el ex senador de la República sería la carta del PRI para la presidencia municipal de Puebla capital más competitiva; de paso, supone, se neutralizaría buena parte del apoyo que el melquiadismo –una fuerza viva, por más que muchos le han extendido su acta de defunción- podría prestar al morenogalismo, especialmente su hijo mayor, Fernando Morales Martínez, operador (y súbdito) del régimen ahora desde la dirigencia de uno de los partidos aliados al PAN: Movimiento Ciudadano.

Según las fuentes, enteradas al detalle del contacto en Costa Rica, el subsecretario de la SEDATU intentó arrancar un sí de Melquiades Morales, pero este, viejo lobo de mar, no dijo ni pío, y eso que Juan Carlos Lastiri se hizo acompañar en su periplo de un personaje sumado totalmente a su proyecto y que, en sí mismo, como en las películas de mafiosos, representa todo un mensaje en estas circunstancias: Jesús Morales Flores, hermano del ex mandatario que también hizo lo suyo para tratar de convencerlo.

Cuentan que don Melquiades, un ex gobernador que sí puede caminar por las calles del Centro Histórico de Puebla con la frente en alto, dijo que él ya se ve retirado de la política electoral –tal como lo ha declarado a medios de prensa que le han preguntado sobre su posible participación en las elecciones de 2018-, pero también dejó en claro, como fiel soldado del sistema priísta en que nació y creció, que sí se lo pide “quien debe pedirlo”, pues él no dudaría ni un minuto en disciplinarse y convertirse en candidato a la alcaldía capitalina, pues al Presidente de México, “El Gran Elector” del PRI, de ninguna forma se le dice que no.

Es decir, dejó la puerta abierta. Un poco, pero finalmente abierta. Lo que en política quiere decir mucho, y en ocasiones: todo.

LA DERROTA DE LOS CHAIROS Y EL NUEVO CISMA EN MORENA PUEBLA

La imposición de dos connotados marinistas como Alejandro Armenta Mier y Nancy de la Sierra Arámburo como virtuales candidatos de MORENA al Senado, ha causado un nuevo cisma al interior del partido de Andrés Manuel López Obrador, tal vez peor que el generado a partir de la otra imposición, la del ex perredista y ex aliado del morenovallismo, el senador Luis Miguel Barbosa Huerta, como el “gallo” de esa fuerza política a Casa Puebla.

El problema ahora no es sólo entre las bases y los “chairos” de MORENA, quienes ven totalmente sorprendidos cómo el dueño de la franquicia ha privilegiado y premiado a ex priístas e ignorado a quienes llevan años tratando de construir –ladrillo a ladrillo, con todo en contra- el edificio en que se pretende fincar el asalto al poder del tres veces candidato presidencial.

La decepción –que es generalizada entre la militancia del Movimiento de Regeneración Nacional- está ahora instalada entre varios importantes capitanes del ejército lópezobradorista, derrotados en Puebla con la imposición de los candidatos al Senado.

La lucha interna por esas candidaturas se dio de la siguiente forma: el empresario Alfonso Romo apoyaba al cuñado incómodo de Rafael Moreno Valle, el ex titular de la SGG Fernando Manzanilla Prieto, y el ex gobernador y senador Manuel Bartlett Díaz impulsaba con todo a su sobrino consentido, el diputado federal Rodrigo Abdala Dartigues.

Pero tanto Romo como Bartlett fueron aplastados, y hasta ridiculizados, luego de que López Obrador prefirió proteger los intereses de la secretaria general del CEN de MORENA, Yeidckol Polevnsky Gurwitz, quien maniobró y logró imponer a su favorito, y por muchas razones: Alejandro Armenta, y de Ricardo Monreal, quien al reconciliarse con “El Peje”, quedándose dentro de su rebaño, pudo resucitar al moribundo alcalde de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa –su aliado en lo político y su socio en los negocios cholultecas-, y sembrar como candidata a senadora a la esposa de este, la ex locutora Nancy de la Sierra, ahijada del “góber precioso” Mario Marín, quien en su tiempo la hizo diputada local –ya luego el presidente Enrique Peña Nieto, a quien hasta hace muy poco profesaba especial admiración, la haría delegada de Prospera y candidata del PRI a diputada federal por Teziutlán, carrera que perdió en 2015 ante Juan Pablo Piña Kurzcyn-.

Todo ello, claro, en medio de un espectáculo grotesco que ha llenado de frustración y enojo a los fieles (e ingenuos) seguidores de López Obrador, un cacique que en los hechos reproduce las mismas formas políticas que sus homólogos del PRI, PAN o PRD, pues lo lleva en sus genes.

La decepción sobre lo que está pasando en Puebla con MORENA ha alcanzado, incluso, al grupito de dizque intelectuales que apoya con los ojos cerrados al tabasqueño y que esperaban otra cosa, algo verdaderamente diferente, de ese partido; sólo es cosa de ver el tuit que la comentarista Denise Dresser, vocera de ese grupo, subió inmediatamente después que trascendió que los marinistas Armenta y De la Sierra son la oferta de López Obrador para el Senado por este estado:

imagen-tuit

CUMBRE DE CERESOS E INICIATIVA PUEBLA

CERESO

Esta misma semana nuestro estado será el epicentro latinoamericano de la Readaptación Social gracias a un evento que reunirá a representantes y especialistas de 15 países que firmarán la Iniciativa Puebla para homologar los criterios y protocolos en los Ceresos de la región, carentes en su mayoría de estándares vinculados con la educación, el trabajo, la atención médica, la rehabilitación, la reinserción social y la prevención de la reincidencia.

Bajo el liderazgo del gobernador Tony Gali y del secretario de Seguridad Pública (SSP), Jesús Morales Rodríguez, desde Puebla se sentarán las bases para un programa nacional e internacional para impulsar acciones encaminadas a reforzar la protección y observancia plena de los derechos humanos de las personas privadas de la libertad, todo ello con el fin de asegurar su reinserción social efectiva, algo que hoy en los hechos no se cumple pero ni de lejos.

La cumbre será el preámbulo de la certificación que en Miami, Estados Unidos, recibirá la SSP para el Cereso de Ciudad Serdán, el segundo de los tres penales estatales que ya cuenta con ese reconocimiento por parte de la Asociación Americana de Correccionales (ACA), pues cumple ya con los 129 estándares internacionales relacionados al procedimiento y funcionamiento de seguridad, atención médica, higiene, alimentación, y programas de reinserción. El Cereso de mediana seguridad de Tepexi de Rodríguez ya cuenta con esa certificación y sólo queda pendiente el de San Miguel, en la capital poblana, que sufre problemáticas muy complejas tanto al interior como al exterior.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply