RIVERA VIVANCO, LA RIESGOSA APUESTA DE AMLO PARA RECONCILIARSE CON LOS PUROS

foto-morena4327

Como un intento por congraciarse con la base del Movimiento Regeneración Nacional y enviar la señal de que para los fundadores también hay espacios, a pesar de que los principales se entregaron a tránsfugas de otros institutos como Luis Miguel Barbosa, Alejandro Armenta y Nancy de la Sierra, así debe leerse la postulación de Claudia Rivera Vivanco como candidata de la alianza “Juntos Haremos Historia”, del lopezobradorismo con PT y PES, en Puebla capital.

El tabasqueño busca reconciliarse con los “puros”, evitar que las heridas se gangrenen y que se fugue el voto duro, pero su decisión es de alto riesgo, pues coloca en una posición estratégica, la capital que concentra casi 30 por ciento de la votación total del estado, a una abanderada débil y desconocida, que podría resultar un lastre para el candidato a la gubernatura, Miguel Barbosa. ¿Quiere de verdad MORENA ganar esta contienda?

La postulación de la secretaria de Diversidad Sexual del Comité Estatal morenista tiene aristas y ángulos que vale la pena revisar.

Por supuesto, Claudia Rivera no es la más competitiva, lo que aviva las dudas sobre las intenciones de MORENA en la entidad.

¿En realidad busca el triunfo y llegar a Casa Puebla, porque está visto históricamente que no se gana la entidad si no se gana la capital?

Como aquí adelantamos el 15 de febrero, la triunfadora de la encuesta interna para la alcaldía de la Angelópolis fue la ex panista Ana Teresa Aranda Orozco, quien declinó participar, supuestamente por no comulgar con algunos de los postulados del partido de izquierda, aunque la verdadera razón es que no quiso estropearle la fiesta a Eduardo Rivera, virtual abanderado por la coalición Por Puebla al Frente, que encabezan PAN y PRD.

Así, la suerte sonrió a Rivera Vivanco y por añadidura al presidente de MORENA en Puebla, Gabriel Biestro Medinilla, ya que ella es pieza de su grupo. Con este triunfo, al menos el líder estatal lopezobradorista ¡por fin gana una!

La derrota la mastican ahora la ex panista Violeta Lagunes Viveros, la activista Paola Migoya Velázquez, quien sin embargo estaría ya como candidata del Partido Verde Ecologista, y la ex priísta y ex Nueva Alianza Libertad Aguirre Junco.

A la primera no le sirvieron sus “logros” como intensa antimorenovallista y su principal impulsor, Fernando Manzanilla, volvió a morder el polvo; a la segunda, quien apenas hace unos meses se sentía la elegida, no le alcanzó el conocimiento, y respecto de la tercera, su padrino Alejandro Armenta, virtual candidato al Senado, por más que quiso colarla, no pudo.

Violeta y Libertad podrían ser postuladas a una diputación local. De lo perdido…

Claudia Rivera Vivanco, mujer de 31 años de edad y fundadora de MORENA en Puebla, fue formalmente ungida el sábado pasado, en una conferencia de prensa en que estuvo cobijada por sus adversarias internas, Lagunes y Aguirre, Rosa Márquez, Armenta, Biestro, Rodrigo Abdala, Nancy de la Sierra y otros.

El nombramiento lo hizo Miguel Barbosa, ya convertido en el Gran Tlatoani del morenismo poblano.

Dejando de lado la narrativa de los festejos internos por su designación y las porras de “Claudia 100% MORENA”, las dudas emergen: ¿Qué podrá hacer en campaña la lopezobradorista, sin experiencia personal en política electoral y en la función pública?

¿Podrá enfrentar al panista Eduardo Rivera Pérez, quien ya fue alcalde, diputado federal, local y dirigente partidista?

¿O incluso al priísta Guillermo Deloya Cobián?

¿Será ella quien lastre las alas de Barbosa, como José Antonio Meade, lo hace para el candidato priísta a la gubernatura, Enrique Doger Guerrero?

¿Quiere MORENA de verdad ganar Puebla como estado, cuando es casi imposible sin un triunfo en la capital?

Y es que el efecto López Obrador tiene alcances, por supuesto, y jala a sus candidatos, pero no es invencible ni omnipresente.

Las dudas, si bien no matan, al menos traen largas y tediosas discusiones con la almohada.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply