LINCHAMIENTOS Y LA SÚBITA DOSIS DE REALIDAD PARA LOS CANDIDATOS A CASA PUEBLA

foto-linchamientos

De golpe, con su fría desazón, la racha de linchamientos, que había amainado en el último mes de 2017 y los primeros de 2018, ha regresado a Puebla en pleno contexto de los procesos electorales y como un sangriento llamado de atención para las autoridades, la sociedad y también para quienes aspiran a ocupar un cargo de elección popular. Los cinco hombres que fueron reducidos a cenizas el sábado pasado en San Simón Yehualtepec y el presunto ladrón –en realidad, como luego se supo, era el titular del Consejo Electoral de Ciudad Serdán, Gaspar Palacios Monterrosas- que murió calcinado el martes en Tlacotepec de Benito Juárez nos recuerdan de súbito que en el estado hay problemas graves, más allá de los jaloneos mediáticos de los candidatos, para los que todavía no hemos escuchados propuestas certeras de solución.

Este lamentable regreso de la turba irracional haciendo “justicia” por mano propia, sumariamente sentenciando muertes, nos recuerda las grietas jurídicas de los sistemas federal y estatal.

Hay pronunciamientos, por supuesto de los candidatos, y el tema, además de tener una predominancia en las agendas social y política, lo adquiere en la electoral.

Luego de que cuatro presuntos ladrones fueron linchados en San Simón Yehualtepec y uno más perdió la vida cuando era trasladado a un hospital, vinieron reacciones de los abanderados.

Unos con sincera preocupación, otros con oportunismo.

La candidata de Por Puebla al Frente a la gubernatura, la panista Martha Érika Alonso Hidalgo, condenó los hechos, pero también reconoció la falta de confianza en las autoridades.

“Lamento los hechos ocurridos en Yehualtepec, no podemos permitir que ante la falta de credibilidad en las autoridades, se haga justicia por propia mano. Es urgente hacer cambios en el Sistema de Justicia Penal Acusatorio, para que los delincuentes no vuelvan a reincidir”.

Efectivamente, el Nuevo Sistema Penal Acusatorio ha favorecido la impunidad, pues fue ampliado el catálogo de delitos no graves, con 25 adicionales.

Eso permite que, en muchos casos, los presuntos criminales salgan de inmediato de prisión con el pago de una caución.

La referencia de la candidata se da también porque la revisión de ese esquema es propuesta de campaña del Partido Acción Nacional.

En tanto, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia (MORENA-PT-PES) a Casa Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, endilgó al PAN y PRI el problema. Como si eso lo solucionara de fondo.

“La crisis de inseguridad y confianza en las autoridades de Puebla, han desencadenado problemáticas sociales como la de Yehualtepec. El Prianismo ha roto el tejido social, es responsabilidad de todos”.

Por su parte y con falta de contundencia, el abanderado del PRI, Enrique Doger Guerrero, se refirió a la inseguridad con generalidades, sin mencionar el caso Yehualtepec.

Un día después de que la masa enfurecida acabó con esas cinco vidas de presuntos delincuentes, el ex alcalde de la capital escribió –como los anteriores– en su twitter:

“Que 73 de cada 100 habitantes de #Puebla se sientan inseguros tiene su razón: el homicidio doloso se disparó. #PueblaYaNoEsLaMisma #RecuperemosPuebla”.

FALTAN PROPUESTAS, SOBRAN QUEJAS

En paralelo al deseo de los poblanos de que esta racha sangrienta no crezca, tienen que venir propuestas más específicas en el terreno político-electoral.

Es un problema que requiere acciones a fondo.

No es nuevo.

Hay en las estadísticas muchos años y muchas muertes.

Durante 2017, se registraron 22 muertes por linchamientos en una treintena de eventos en al menos 18 municipios.

Todos, como resultado de un problema sistémico de desconfianza en las fuerzas policiacas, estatales y municipales, el clima de inseguridad, la impunidad y la ausencia de credibilidad e inacción de las instituciones de procuración de justicia.

Si este tema no estaba en las agendas de los candidatos, la realidad se los ha recordado, así, de súbito y sin posibilidad de eludirlo.

A ver quién le entra, en serio, sin discursos, demagogias, ocurrencias, ni lugares comunes como los que hemos visto –y escuchado- hasta hoy.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply