¿Campaña de terror?

Arturo Luna Silva

¿Quién se beneficia con la súbita aparición de narcoejecutados en Puebla?

¿Por qué de repente parece desbordarse un problema que aquí estaba bajo control?

¿Será que hay mano negra?

¿Qué alguien está no sólo lucrando, sino haciendo todo lo posible -y todo es todo- con tal de que Puebla aparezca por fin en el mapa nacional de la violencia?

¿Y a diez días de las elecciones?

¿Qué hay detrás de lo que hemos visto, algunos con espanto, otros con escepticismo, en los últimos días?

¿Qué hay en el fondo?

¿Quién gana con esta campaña de terror, que “casualmente” empata a la perfección con el imparable bombardeo de spots por radio y televisión, diciéndonos hasta el hartazgo que hay que apoyar al presidente Calderón en su “guerra” (muy singular guerra) contra el narcotráfico?

¿Quién está interesado en sembrar psicosis y en hacer que olvidemos que el tema número uno de los poblanos es la crisis y el desempleo, no el narco?

¿Quién pierde con la abrupta -pero muy lucrativa, en términos políticos- irrupción del pánico en Puebla?

¿Quiénes están felices de que los poblanos hayan de pronto amanecido con miedo?

¿Quiénes, buscando satisfacer sus objetivos de facción, celebran que el estado, que ciertamente no es una isla, empiece a ser rehén de atrocidades y vilezas tan graves y delicadas como las de los narcoejecutados?

¿Por qué será que en tan sólo una semana -ésta, que por fortuna ya termina- se encontraron tres?

¿Qué tienen que ver en todo esto Los Pinos?

¿Y los asesores extranjeros, empezando por el Sr. Antonio Solá, el cerebro de la campaña del miedo de 2006, el célebre autor de “López Obrador, un peligro para México”?

¿Será que todo forma parte no de un montaje, pues finalmente ahí están los cadáveres y la sangre y la pólvora, pero sí de una perversa estrategia nacional electorera que ya pasó por Michoacán, que fue a Hidalgo, que tocó Veracruz -donde ayer hubo balacera y muerte en plena zona urbana de Boca del Río- y ahora llega a Puebla?

¿Y el “Templo Mayor” de ayer en Reforma, qué es: amenaza, mensaje siciliano o ambas cosas?

(Aquello de -cito textual- “Sin embargo, pese a la negación marinista, la realidad es que las autoridades poblanas ya tuvieron que pedir ayuda al gobierno federal y hasta al Ejército, porque nomás no saben qué hacer con el problema”).

Ya desmantelaron y desactivaron al gobierno perredista de Leonel Godoy, ya exhibieron al gobierno priísta de Pachuca, ya dejaron mal parado a Fidel Herrera, ¿será que ahora es Mario Marín quién está en la mira?

¿Y con el mismo tema?

E insisto: ¿a tan pocos días del 5 de julio?

¿Casualidad?

¿Mala suerte?

¿Destino manifiesto?

¿Una serie de insólitos y desafortunados sucesos extraordinarios?

¿Y así, de la noche a la mañana?

No.

¿Usted se chupa el dedo?

Yo tampoco.

Es más: ¿qué tiene que ver todo esto no sólo con el 5 de julio de 2009, sino también con el 2010 poblano?

¿Y con la lucha, ya en ciernes, por la Presidencia de la República en el 2012?

Para reflexionar, ¿verdad?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply