CUANDO LA MAYORÍA NO BASTA: LA NOVATA BANCADA LOPEZOBRADORISTA DEL CONGRESO DE PUEBLA

foto-congreso2

El capítulo sobre la designación del fiscal General de Puebla que se vivió en el Legislativo local -entre la semana pasada y este lunes-, y que terminó con una reforma que regresa al Congreso la facultad de realizar ese nombramiento, dejó en evidencia la novatez de la bancada lopezobradorista, que fue primero incapaz de cabildear, luego dudó, reculó, enmendó y terminó por mayoritear con sus 22 votos. Éste se suma a sus yerros en la instalación de comisiones, decisiones administrativas y hasta en debates. MORENA, PT y PES han dado clara muestra de que no basta con ser mayoría, si se carece de técnica legislativa y coordinación como grupo legislativo. La sed de venganza es insuficiente para tapar sus torpezas y contradicciones.

En unos cuantos días, la bancada que encabezan los morenistas dio bandazos muy graves. La cronología no tiene pierde.

La semana pasada, ese grupo legislativo llevó al pleno, sin cabildear con otros y tal vez sin siquiera saber que requería de una mayoría calificada, al menos 27 votos, su intento de destituir de un plumazo al fiscal suplente, Gilberto Higuera Bernal.

Por supuesto, no lo consiguió.

Este fracaso llevó a los diputados que pastorean Gabriel Biestro Medinilla y José Juan Espinosa, el JJ, a realizar entonces una reforma a la Ley Orgánica de la Fiscalía, para “devolver” esa facultad al Legislativo.

Ahora sí incuso lo hizo con el apoyo del Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien presentó la iniciativa, a través de Rocío García Olmedo, con el respaldo de la lopezobradorista María del Carmen Cabrera.

¡Pues por ahí hubieran empezado!, una vez que no pudieron o no quisieron cabildear antes su intento de defenestración directa.

Este lunes, en sesión pública, finalmente fue aprobada esa enmienda, para lo que esta vez sí le funcionó el mayoriteo.

Sin embargo, quedaron en el aire dudas sobre la asepsia en el proceso y técnica legislativa.

Hubo debate y todavía es una interrogante si habrá alguna vía de impugnación a este mayoriteo que concretó el lopezobradorismo.

El coordinador de los panistas, Marcelo García Almaguer, denunció que MORENA ha incumplido su oferta de inclusión y apertura.

En cambio, dijo, el avasallamiento es antidemocrático.

Más allá de su descripción, que podría debatirse dado que el morenovallismo no es ni ha sido nunca muy democrático que digamos, hay efectivamente varios problemas que están exhibiendo a la bancada lopezobradorista y que ponen obstáculos incluso al funcionamiento administrativo del Congreso local.

Por ejemplo, en la instalación de comisiones, cuando las preside algún integrante de ese grupo tripartidista, se han dado varias anomalías en el proceso; se violan reglas tan simples como seguir el orden del día.

Esos yerros nos muestra principalmente una cosa: la falta de oficio y conocimientos de esta bancada, en la que solamente el llamado JJ y el saltimbanqui Héctor Alonso Granados tienen experiencia, o se supone que son quienes más la tienen.

Sus errores y actitudes dejan dudas sobre si han leído la Constitución y el Reglamento Interior del Congreso.

El capítulo del fiscal y los problemas en comisiones hacen desconfiar también de si los lopezobradoristas conocen, por ejemplo, las diferencias entre mayoría simple, calificada, absoluta y unanimidad.

Otra interrogante es si saben que algunas de sus ofertas de campaña, en su agenda de revancha contra el morenovallismo, requieren forzosamente de propuestas del Ejecutivo, para luego llegar al Legislativo.

Es el caso de los nombramientos en los órganos autónomos.

A esto hay que sumar la incertidumbre administrativa, pues en su afán de despedir a personal con décadas de servicio, podrían desatar litigios laborales y la carga de costosas indemnizaciones.

Las cosas no son tan sencillas como se veían desde las conferencias de prensa en los cafés del Centro Histórico.

El oficio es indispensable.

Sí. La mayoría no basta.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply