LOS BARBOSISTAS Y EL DIFÍCIL (Y PATÉTICO) ARTE DE NO SABER PERDER

foto-barbosa

Con la pancarta y la proclama ya como únicos argumentos, el lopezobradorismo poblano, encabezado por Luis Miguel Barbosa, ahora ridículamente investido por sus huestes como “gobernador legítimo”, anunció que con un “plan de acción” buscará obstaculizar la administración de la gobernadora electa, Martha Érika Alonso. A pesar del fin del ciclo jurídico y peligrosamente azuzados por el mismo Presidente de la República, diputados locales, federales y alcaldes de MORENA, PT y PES reconocieron “bajo protesta” la resolución del TEPJF a favor de la panista, pero también condicionaron el diálogo con ella a una serie de requisitos, que la dejarían prácticamente atada de manos y a merced de su furia. Y sobre todo de su enfermizo odio.

En el segundo día después de la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que la ratificó como próxima mandataria estatal, lejos de conformarse, los derrotados buscaron encender las cenizas que quedan tras la larga contienda postelectoral.

El presidente Andrés Manuel López Obrador los envalentonó con sus irresponsables e infantiles declaraciones mañaneras, sobre que no visitará a Puebla, porque “no sería prudente”, y con una nueva descalificación al fallo judicial que reiteró como “equivocado y antidemocrático”, aunque pidió respetarlo. Fallo judicial, por cierto, del mismo TEPJF que lo exoneró por la cloaca del fideicomiso de Morena por el sismo de 2017 y que validó totalmente su triunfo electoral.

“No es lo más recomendable el que públicamente me acompañe (Alonso Hidalgo) o yo la acompañe o que yo vaya solo, vamos a esperar”, respondió sobre cómo será su relación con ella, la que adelantó “institucional”, dijo AMLO, así a secas, dejando entrever la rabia contenida que le causaron sus dos derrotas consecutivas: el congelamiento de su Ley de Remuneraciones -como parte del pleito con el poder Judicial- y la gubernatura de Puebla que ya sentían en la bolsa.

Esto, a pesar de que Martha Érika ha ofrecido, en el mejor de los tonos, republicano y respetuoso, diálogo y trabajo coordinado.

El tabasqueño, en cambio, anunció que invitará a Barbosa a su gobierno y descartó que pudiera ser nombrado súperdelegado, cargo que ya ocupa el fantasmal Rodrigo Abdala.

Eso sí, al querer halagarlo, terminó por disminuir al ex perredista por su condición de salud, esa que tanto le fue cuestionada en campaña.

“Miguel Barbosa es un destacadísimo dirigente. Tiene todo nuestro respeto, mi admiración, porque ha hecho un gran esfuerzo, a pesar de su estado de salud”.

Las palabras de AMLO enriquecieron la beligerancia de los barbosistas para una de sus últimas sesiones-rueda de prensa por la tarde de este lunes en Puebla, pues su disolución es inminente, es cuestión de tiempo.

Hay una línea nacional para que los diputados locales de Juntos Haremos Historia se comporten institucional y republicanamente en la sesión de este viernes 14 de diciembre, para garantizar la paz, sin groserías, en caso de que se dé en el recinto legislativo la rendición de protesta.

Sin embargo, ni una rayita le han bajado a sus pretensiones.

El presidente de la Mesa Directiva, José Juan Espinosa, leyó en el encuentro un pliego petitorio para la panista, si es que quiere diálogo.

Con la consigna de “no somos porros”, presentaron su lista de deseos:

“Sostendremos un diálogo abierto con la gobernadora electa siempre y cuando cesen los bloqueos legislativos, las faltas de respeto, el cerco informativo, las persecuciones desde el aparato de gobierno, la cooptación de alcaldes y representantes populares de nuestro movimiento”.

Y anunció una parálisis legislativa, total y absolutamente irresponsable e irracional, que pone en peligro el Presupuesto 2019 para Puebla.

El discurso de por sí desordenado del barbosismo se tornó ya profundamente contradictorio, pues continuó con su acusación, sin pruebas, de que los magistrados del TEPJF se vendieron.

Barbosa anunció, en este mitin-conferencia en que hubo más aplaudidores del morenista que reporteros, que el próximo domingo, es decir, después de la toma de posesión de Alonso Hidalgo, presentará un “plan de acción” en su contra.

Para “evitar que el gobierno, próximo a instalarse, repita los vicios de corrupción, abusos y atropellos cometidos en los últimos ocho años en contra de los poblanos”.

Dijo que acudirá a organismos internacionales para solicitar que se abra una investigación del proceso electoral y los “abusos del poder en Puebla”.

Es decir, no hubo reflexión de lo ocurrido ni pretende concluir sus pataleos.

Pero esta conducta viene alentada desde Palacio Nacional.

Y es que el tema Puebla está inmerso también en un pleito de a de veras entre los poderes Ejecutivo y Judicial, en donde es telón de fondo o está en primer plano, en un vaivén de las condiciones.

Esa disputa en la que el ex gobernador Rafael Moreno Valle tomó un papel protagónico al materializar la controversia constitucional por la Ley de Remuneraciones.

Se trata no de los sueldos, sino de la división e independencia de poderes, aseguran quienes se oponen a la intención de AMLO de recortar de un plumazo los emolumentos públicos.

Para lograr que nadie gane más de los 108 mil pesos mensuales que cobrará él como Presidente.

Este mismo lunes, en un inusual pronunciamiento, la Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito del Poder Judicial de la Federación lo acusó de intromisión y de buscar su debilitamiento.

Luis Vega Ramírez, presidente de la organización, dijo que se ha pretendido hacer creer a los mexicanos que los jueces y magistrados viven colmados de privilegios a expensas de los recursos públicos.

El tema podría escalar, ya que se vienen dos posibles controversias más: una por el Seguro Popular, para que no esté supeditado al Instituto Mexicano del Seguro Social(IMSS) y otra por los súperdelegados.

Como elemento de fondo, prevalece el caso Puebla, en donde -por cierto- la marcha “contra el fraude” la tarde de este lunes, apenas minutos después de que los barbosistas terminaron su asamblea-conferencia, apenas reunió a unos 40 asistentes.

En toda esta maraña y entrevistada por la mañana en Televisa con Carlos Loret de Mola, la gobernadora electa Martha Érika Alonso ofreció trabajo conjunto al Presidente López Obrador y pidió madurez a Barbosa y que se ponga a trabajar, desde la trinchera que sea, por el bien de la entidad.

Tras el largo litigio, el desgaste y la resolución final, ¿acaso es mucho pedir a quienes han perfeccionado el difícil (y patético) arte de no saber perder?

gar_pro@hotmail.com

2 Responses to “LOS BARBOSISTAS Y EL DIFÍCIL (Y PATÉTICO) ARTE DE NO SABER PERDER”

  1. LOS BARBOSISTAS Y EL DIFÍCIL (Y PATÉTICO) ARTE DE NO SABER PERDER says:

    Proxy Servers…

    I found a great……

  2. LOS BARBOSISTAS Y EL DIFÍCIL (Y PATÉTICO) ARTE DE NO SABER PERDER says:

    Gsa Proxies…

    I found a great……

Leave a Reply