LA CRESTA DEL COVID-19 Y EL DÉFICIT EN LA PRIMERA LÍNEA DE COMBATE

imagen-1

Conforme se acerca la cresta de la curva epidémica del Covid, la preocupación por las deficiencias hospitalarias del país se vuelve más tangible. Ahora mismo, en promedio, México está a 20 por ciento de su capacidad en nosocomios y Puebla a 13 por ciento. Pero el problema no es solamente de infraestructura, sino también del número de médicos especialistas que hay disponibles. Ese es otro asunto vital en la primera línea de combate al Coronavirus.

El pico más alto de muertes y contagios en esta epidemia se espera en nuestro país para esta y las próximas dos semanas.

Las camas en los hospitales y los respiradores de terapia intensiva comienzan a ocuparse rápidamente.

Al momento, hay disponibilidad.

De acuerdo con más reciente informe, del martes pasado, de la Secretaría de Salud federal, la nación está a 20 por ciento de su capacidad en infraestructura hospitalaria.

Quienes al momento menos camas disponibles tienen, Baja California y la Ciudad de México, andan en 44 y 45 por ciento, respectivamente, todavía de capacidad.

Puebla va muy bien en esta medición.

Su capacidad de camas para hospitalización general está apenas en 13 por ciento de ocupación.

De las camas con respiradores apenas se ha ocupado 10 por ciento.

imagen-2

Los números, por supuesto, pueden cambiar de un día a otro.

Desde antes del primer caso detectado en Puebla, la Secretaría de Salud estatal entregó varios respiradores en algunos nosocomios.

Sin embargo, junto con el tema de infraestructura, de equipos e insumos, está el de capital humano.

Y ahí también México tiene un grave problema.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, tenemos apenas 23.82 médicos y 25.07 enfermeros y enfermeras por cada 10 mil habitantes.

Mucho más bajo que en otras naciones.

Eso cuenta una barbaridad.

Por ejemplo, una médica intensivista nos hacía la descripción de que ella, con la capacitación adecuada para el manejo de respiradores, puedo cuando mucho con tres pacientes a la vez.

Así que de no mucho sirve tener un gran número de estos aparatos, si no hay quien los maneje.

Ese es otro déficit con el que se debe pelear esta guerra.

Poco parque y pocos soldados.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply