EL IMSS-PUEBLA, SU EQUIPO BASURA Y SU DESGOBIERNO

imagen-imss

La Delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla evidencia signos graves de desgobierno, en el peor de los momentos, en la crisis creciente por el Covid-19 y en la antesala de la posible saturación de los hospitales de la entidad.

Conflictos laborales, sindicales y administrativos, así como la llegada de equipo de protección literalmente inservible para médicos y enfermeras, hacen una peligrosa combinación.

Por donde se le vea, las noticias son verdaderamente malas.

Hace unos días, desde el gobierno federal llegaron insumos basura.

Con éstos, los profesionales de la salud deben enfrentar a la muerte en la primera línea de batalla contra el Coronavirus.

No es exageración.

Cubrebocas que parecen pañuelos desechables y están muy lejos de cumplir con las especificaciones del N95.

Mascarillas que dan la impresión de ser plásticos amarrados a una liga.

Trajes de “protección”, que se parecen mucho a los impermeables que, por 30 pesos, venden los ambulantes en tiempos de lluvia en el Centro Histórico.

Estas mismas carencias ha delatado el equipo que la dependencia que dirige el ex senador Zoé Robledo ha entregado por todo el país.

Hay muchas denuncias y quejas.

Como se ha advertido también desde Casa Aguayo, el IMSS y Zoé no ayudan mucho a Puebla.

Encima de todo esto, el IMSS-Puebla tiene hoy un desgobierno.

La nueva delegada, María Aurora Treviño García, no solamente no ha podido acabar con la perversa inercia heredada, sino que contribuye con su propio caos.

La funcionaria que llegó de Monterrey, y comenzó a trabajar el 15 de febrero de 2020, es prácticamente rehén del sindicato.

Muchos de los conflictos con la representación gremial se deben a “acuerdos” que dejó el anterior delegado, José de Jesús González Izquierdo, quién pretendía -y pretende- regresar.

Además, uno de los colaboradores más cercanos de ella, de nombre José Ricardo Pérez, toma decisiones en la Jefatura de Afiliación y Cobranza, sin tener facultades.

Ni siquiera está en la nómina del Instituto.

Hay la versión de que tiene problemas con el Órgano de Control Interno, desde su paso por la Delegación de Nuevo León.

Además de que hay acusaciones de corrupción en su contra.

Qué momento tan inoportuno para tantos conflictos.

El peor.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply