AMLO, LOS PRONÓSTICOS FALLIDOS Y EL OSCURO TÚNEL DEL COVID-19

foto-amlo

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha fallado ya en tres ocasiones sus pronósticos sobre la tan esperada cresta de la pandemia del Covid-19. Primero vaticinó que sería el 24 de abril; luego, que “los primeros días de mayo” y, por último, que llegaría el día 20 también de mayo. Lo único seguro es que hemos andado casi a ciegas en este profundo túnel. Ya son 6 mil 90 los muertos, 56 mil 954 los contagiados, y no se ve por ningún lado que AMLO y su inexperto equipo hayan “domado” al nuevo coronavirus.

Sobre esas previsiones, que se supone realizaron científicos y que tanto ha presumido el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, nos planeamos todos el regreso a las actividades.

La vuelta al trabajo, a la escuela y a la vida misma.

Pero han fallado en su trazo de la curva.

Esa que en Palacio Nacional ven “aplanada”.

Sin embargo, desde el 26 de abril, cuando el tabasqueño anunció triunfante que se había “domado” la pandemia, los casos se han triplicado.

Aquel día las muertes eran mil 351; este 18 de mayo, cuando volvió a tocar el tema, 5 mil 332.

Aun así, se atrevió a decir que “ya falta muy poco, yo tengo mucha fe, tengo muchas esperanzas de que vamos a terminar de domar la pandemia”.

Las cifras fallidas y el inexplicable optimismo de López Obrador nos demuestran que hemos venido caminando con los ojos cerrados.

A pesar de eso, se retomarán actividades.

Con un crecimiento notable en los casos y en los fallecimientos, al presidente lo comen las ansias para volver a sus inútiles giras.

Quiere irse ya a dar el banderazo de salida a la construcción del Tren Maya.

En Puebla, estamos en la máxima expresión de la pandemia.

El comportamiento social está desbocado.

No hay condiciones para regresar a las actividades cotidianas, ha señalado con firmeza el gobernador Miguel Barbosa.

La advertencia tiene sentido de alarma, respecto de la industria automotriz, que de acuerdo con los lineamientos federales puede volver a las actividades este 1 de junio.

Eso pondría en circulación a más de 37 mil personas, que trabajan en las plantas de Volkswagen, Audi y sus proveedoras.

Lo ha dicho sin eufemismos: no hay condiciones.

Ha pedido que sea la Secretaría del Trabajo federal la que regule este tema.

¿Qué le respondieron sobre esos planteamientos (en la reunión virtual de mandatarios con la secretaria de Gobernación federal, Olga Sánchez Cordero)?

No me respondieron nada”, dijo en su conferencia de prensa.

Ese silencio del gobierno federal se siente de mal agüero.

Ojalá no lo sea.

Vienen días peores, lamentablemente, ante la frivolidad y torpeza del gobierno federal para enfrentar la crisis por el COVID-19.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply