ARTURO MONTIEL, EL TESORERO “INCÓMODO” DE ATLIXCO (Y LA OTRA ESTAFA MAESTRA)

foto-tesorero

Arturo Montiel no lo sabe, pero están él y su directora de Contabilidad en la mira de la Unidad de Inteligencia Financiera.

El presunto delito que podría estar fincado es el desvío de recursos públicos a través de las empresas factureras que el presidente Andrés Manuel López Obrador va a investigar.

Tanto él como su directora de Contabilidad, Norma Gil Jiménez, están en serios problemas.

Y lo peor es que las relaciones de ambos no les alcanzan para salir de una investigación federal, pues su jefe solo puede cabildear en el estado.

Son dos los temas en la mira de la autoridad federal que verificó este columnista y que sólo son una parte del enorme expediente que se tiene sobre Montiel y Gil: uno es la expedición de pagos a empresas factureras provenientes de holdings en la mira de la UIF; el segundo, el ejercicio opaco de los rendimientos de las cuentas gubernamentales por concepto del Fortamun.

De acuerdo a la normativa, las empresas tienen que tener cierto capital establecido por ley para poder tener adjudicaciones y contratos.

Estas no lo tienen. Pero peor aún, las oficinas y representación de las empresas con las que Arturo Montiel y Norma Gil han liberado pagos de servicios son similares a las de la Estafa Maestra, pequeñas, no representativas, de los montos que manejan.

López Obrador informó que esta semana se daría a conocer un fraude de 48 mil millones de pesos que cometieron empresas factureras en contubernio con funcionarios federales y estatales.

Cosa curiosa, el holding -grupo de empresas factureras- que ocupan Montiel y Gil cae perfectamente en esta advertencia y, peor aún, la investigación no será local, quedará a cargo de la Unidad de Inteligencia Financiera.

De acuerdo con el manual de procedimientos, la Dirección de Contabilidad es la responsable de la investigación de empresas a contratarse por parte del ayuntamiento, su capital, sus instalaciones, su dirección y su limpieza ante Hacienda.

Con que una sola factura haya sido emitida a una empresa de este grupo ambos, el tesorero y su contadora estarán con un pie en la cárcel.

Como sea, cuando venga la investigación de la UIF, se entrevistará a los trabajadores de toda el área de Tesorería, a las llamadas “niñas de teso”, y seguramente no querrán tapar lo que viene.

Si esto no fuera suficiente para las preocupaciones de Arturo Montiel, otro tema grave en el que también le acompaña la contadora Gil es el uso de los rendimientos de las cuentas gubernamentales Banorte de los recursos del Fortamun.

El Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y las Demarcaciones Territoriales de la Ciudad de México o Fortamun, es uno de los ocho fondos del Ramo 33 que se incluyen en el capítulo V de la Ley de Coordinación Fiscal dentro del esquema de transferencias federales etiquetadas para entidades federativas y municipios.

Esa transferencia etiquetada no ha decaído (el tesorero siempre argumenta que no hay dinero ante el Cabildo y funcionarios) y además genera ganancias.

El Fortamun está etiquetado y los municipios, de acuerdo con el artículo 37 de la Ley citada, lo pueden destinar a la satisfacción de sus requerimientos, dando prioridad al cumplimiento de sus obligaciones financieras, al pago de derechos y aprovechamientos por concepto de agua, descargas de aguas residuales, a la modernización de los sistemas de recaudación locales, por decir algunos ejemplos.

Por ley, la cuenta a la que se deposita el Fondo de Fortalecimiento Municipal debe generar rendimientos, pero estos también tienen que ser aprovechados en proyectos o gastos municipales como los mencionados.

De lo que ha sido transferido nadie sabe ¿cuánto ha informado en rendimientos Norma Gil? ¿A cuánto ascienden estos rendimientos? ¿Los aprovechan o se devuelven a la federación? ¿Saben los regidores de estos rendimientos que generan un recurso extraordinario para el municipio?

La Espada de Damocles pende sobre Arturo Montiel y Norma Gil.

Y a sus preocupaciones con la federación o el estado, deben sumarse los innumerables adeudos que también tiene el ayuntamiento con proveedores atixquenses y poblanos.

Algo que también le debe preocupar a Montiel es el mensaje se está filtrando en toda la comunidad empresarial de Atlixco y de todo el estado de Puebla.

Viene año electoral en el que el apoyo será solicitado. ¿Habrá credibilidad?

“Gracias tesorero por tu apoyo para la causa”, debe expresarle el presidente de Atlixco, el panista Guillermo Velázquez.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply