LA GUERRA FRATICIDA HACIA 2021 CON EL INGREDIENTE DE LA REELECCIÓN

foto-votos

La lucha por aparecer en la boleta en 2021, como candidato de primera vez o en búsqueda de la reelección legislativa o en alcaldías, tiene su primera aduana en las internas de los partidos, en donde habrá una guerra fratricida, posiblemente más cruenta, que contra el adversario en la contienda constitucional.

Entre los deseos, los sorteos, los padrinazgos y los arrebatos, los institutos políticos deberán definir abanderados, en la elección más competida y complicada de la historia del país.

La posibilidad de la elección consecutiva, que por primera vez ocurrirá en México, harán todavía más complejas esas definiciones.

De los 500 diputados federales de la actual LXIV Legislatura de la Cámara Baja, la estimación es que al menos 198 buscarán repetir en la curul.

Lo harán además con una cómoda regla, que ellos mismos aprobaron, para ser abanderados sin soltar el cargo.

Esa posibilidad puede ser todavía impugnada, pues es abiertamente inequitativa.

El diputado-candidato competirá con dieta (sueldo), fuero y la investidura de legislador, mientras quien se presenta por primera vez, lo hace como cualquier ciudadano.

Está en franca desventaja.

En el Congreso local todavía no se define ese tema, aunque lo previsible es que se reedite en Puebla la norma federal.

Los diputados locales tienen hasta el próximo 4 de agosto para avalar esa reforma al Código de Instituciones y Procesos Electorales del Estado de Puebla (Coipep), como otras más que están pendientes.

De los 41 legisladores, tradicionalmente más de la mitad ha buscado en el pasado saltar a otra posición.

En la anterior LXIX Legislatura local, en marzo de 2018, a unos días del arranque formal de las campañas, solamente 15 diputados permanecían en sus cargos.

También es de esperarse que muchos de los 217 alcaldes en ejercicio buscarán continuar.

En los municipios importantes, sin duda.

Hay casos que se debe seguir con atención, pues están en esta posibilidad:

Claudia Rivera Vivanco, alcaldesa capitalina, emanada de Morena, con sus bajas calificaciones en aprobación ciudadana.

Y Guillermo Velázquez, presidente municipal de Atlixco, de filiación panista, con la larga cola que arrastran varios de sus muy cercanos funcionarios y colaboradores.

El escenario hacia 2021 prevé una nada halagüeña relación interna en los partidos.

En el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), por ejemplo, ¿se volverá a aplicar la tómbola para definir candidaturas?

O en el PAN, ¿será la dirigencia nacional o la estatal la que determine?

En el PRI es más fácil, el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) decidirá.

La aduana de las candidaturas no será fácil.

A la tradicional lucha interna, entre quienes quieren aparecer en la boleta, ahora también, por el tema de la reelección, hay que sumar a los que quieren permanecer en los cargos.

Del quítate porque yo sigo, al quítate porque me quedo.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply