NOPALUCAN Y EL DESQUICIADO AUTO-AUMENTO DE SUELDO DEL ALCALDE Y LOS REGIDORES

foto-nopalucan

Ni la peor crisis económica del país desde 1932, ni la más grave contingencia de salud por la pandemia de COVID-19 que enfrenta el mundo, pegan aparentemente en el municipio de Nopalucan, en donde el alcalde y los regidores se acaban de recetar, para sus males, si es que los tienen, aumentos en sus percepciones salariales de entre 25 a 40 por ciento.

Así, de un plumazo y por sus ganas, primero los regidores decidieron que ganaban muy poco, y hace mes y medio se subieran de 11 mil a 15 pesos sus humildes emolumentos quincenales.

Entonces, con elocuente claridad mental (es ironía), el H. Ciudadano José Margarito Aguilar de la Cruz, presidente municipal, dijo “pues yo también” y determinó que, en vez de los 40 mil pesos mensuales que venía percibiendo, se merecía 50 mil cada 30 días.

Por cierto, el hoy alcalde de Nopalucan, quien es militante del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), rindió protesta al cargo porque la persona elegida en las urnas, Félix Aguilar Caballero, fue ejecutado en un paraje rural, a principios el 3 septiembre de 2018, cuando aún no comenzaba su periodo.

Este jueves se cumplen exactamente 2 años.

El crimen sigue impune.

Lamentable.

En este contexto está el Ayuntamiento 2018-2021, en el que, ya de pasadita, el presidente municipal también les aumentó el sueldo a sus principales funcionarios: síndico, secretario general y otros.

Asegura nuestra fuente en Nopalucan que benefició a sus cuates.

Por supuesto. Eso no se duda.

Hasta ahí esta estampa del costumbrismo de la política aldeana en el estado de Puebla puede ser hasta hilarante.

Coloquial.

Pero está la pandemia.

La crisis económica.

La gravedad de las finanzas del país, en el que cayó 18.7 por ciento el Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

En donde vienen recortes presupuestales drásticos.

Pero no queda ahí y el tema toma matices dramáticos.

Hay al menos 11 familias de trabajadores que también vieron disminuidos de súbito sus ingresos, porque las cifras del Ayuntamiento no cuadran y el gasto programado no ajusta.

Así, y porque no había ya sincronía entre el dinero a disposición y el engordamiento de la nómina, el Cabildo decidió que se les bajara el ingreso a 10 empleados y una más debió ser finiquitado, con su última quincena.

Las reducciones las ordenó el propio alcalde Aguilar de la Cruz, el pasado 31 de agosto, a la tesorera municipal.

imagen-1

imagen-2

Los trabajadores afectados ganaban mal, ahora están peor.

Ha trascendido que, arbitrariedades como esta y otras, se consienten porque “al Cabildo lo controlan ‘Las Lucrecias’, regidoras de Hacienda, Industria y Comercio y la nueva Tesorera”.

En tanto, el H. Ciudadano alcalde Margarito es un hombre sin preparación y sin capacidad que presuntamente recibe instrucciones del secretario general, “el verdadero mandamás”.

Sobra decirlo, pero el ayuntamiento “es literalmente un caos”.

¡Lástima, Margarito!, estás desperdiciando tu oportunidad como autoridad.

Y son de ésas que no llegan dos veces en la vida.

¿Qué opinará el Congreso del estado de esta barbaridad propia de “La Ley de Herodes” ?: o te chingas o te jodes.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply