PUEBLA Y EL PEF 2021: EL RETO DEL BARBOSISMO DE HACER MUCHO MÁS CON MUCHÍSIMO MENOS

foto-paquete

Puntual con su cita constitucional, el Ejecutivo Federal presentará este martes 8 de septiembre ante el Congreso de la Unión, en el límite del plazo que marca la Carta Magna, el Paquete Económico 2021, en el que vendrán malas nuevas para todos los estados y especialmente para Puebla, que podría sufrir una reducción bruta de hasta 10 por ciento en sus participaciones, el recorte más severo desde la época postrevolucionaria.

La referencia es a la crisis de 1932.

Aquel año fueron diversas las causas, como el crack estadounidense y los reacomodos tras la guerra revolucionaria.

Hoy, la pandemia del COVID-19 y los desaciertos en el manejo de la economía desde Palacio Nacional.

El monto en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) se prevé que caiga para la entidad hasta llegar a 84.5 mil millones de pesos, lo que representa una reducción de casi 10 mil millones, en relación con los 94.236 mil mdp que recibió en este Ejercicio Fiscal 2020.

Aun con ello, el gobierno de Miguel Barbosa Huerta deberá hacer prácticamente milagros, para apuntalar su plan de obras de impacto social directo.

También para cumplir con los compromisos financieros, impulsar la educación y no bajar la guardia en el sistema de salud, además de dar un golpe preciso para la reactivación económica.

Hacer muchísimo más, con mucho menos.

Durante todo el periodo conocido como el morenovallismo, de 2011 a 2018, Puebla siempre tuvo incrementos sustanciales, muy por encima de la inflación, cada año.

Así se financiaron las que se han señalado como obras de relumbrón.

A pesar de ello, la entidad quedó con una deuda documentada de más de 46.9 mil mdp.

En paralelo a la larga estela de corrupción que aún se está desentramando.

La tarea titánica que además representará ajustar los ingresos a los gastos pasará por las manos de un poblano, el senador Alejandro Armenta Mier.

Él tiene ante sí una de las tareas más difíciles de las últimas décadas.

Como presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara Alta, deberá sacar la complicada Ley de Ingresos (cómo se obtendrán los recursos) del después de la pandemia.

(De ahí que hubiera afrontado su responsabilidad y se haya bajado de la posibilidad que tenía de ser el presidente del Senado este último año de la LXIV Legislatura).

El horizonte es negro para 2021.

Con la caída de la recaudación, de alrededor de 402.5 mdp.

Con ingresos presupuestarios menores en 287.7 mdp, a lo esperado para este año.

Con el histórico desplome del Producto Interno Bruto Nacional (PIB) de 18.7 por ciento.

Con la baja de los ingresos petroleros de 179.4 mdp.

De ese tamaño es el reto para Puebla y el país.

De esa proporción deberá ser la austeridad.

De esa dimensión es el después de la pandemia… que apenas se avizora.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply