AMLO EN PUEBLA, EL TIJERETAZO Y SU DESAMOR

foto-amlo

Si, como ofreció en su mañanera de este lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador viene a Puebla el fin de semana, para supervisar los avances de la reconstrucción por los daños de los sismos de 2017, deberá llegar con algún tipo de argumento de por qué ha castigado en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) tanto al estado y a los poblanos, quienes especialmente le han demostrado desaforadamente su afecto, cada una de las ocasiones que el tabasqueño se ha presentado a la competencia en las urnas.

Reza el adagio tan popular en la administración pública: amor que no se refleja en la nómina o en el presupuesto, no es amor.

El recorte de casi 5 mil millones de pesos para la entidad en el proyecto que entregó al Congreso de la Unión estaría mostrando, entonces, que a los habitantes de Puebla, sencillamente, no nos tiene en sus afectos privilegiados.

Si bien hay reducciones también a otras 22 entidades y algunas tienen tijeretazos más graves, también hay estados que salen muy favorecidos.

Debemos entender que, por ejemplo, entre sus consentidos están Yucatán, que tuvo un aumento de 24.3 por ciento.

O Quintana Roo, al que se le incrementó el gasto en 14.8 por ciento.

¡Y eso que aquí gobierna su partido!

Y esto, a pesar de que Puebla le ha dado siempre cientos de miles de votos y es de las entidades que más fe le tienen al primer mandatario. Basta ver la respuesta de muchos poblanos ávidos de comprar “cachitos” de la rifa (no rifa) del avión presidencial, la farsa más grande del mundo mundial.

A pesar de que el recorte tiene dimensiones devastadoras, el gobernador Miguel Barbosa ha sido cauteloso con los adjetivos.

“No me gusta”, ha dicho.

También ha agradecido que haya obras, aunque menores, y que ejecutará el gobierno federal.

Por eso no bastará la presencia de López Obrador, para suponer que el trago amargo que nos viene en 2021, se olvidará.

Será, si de verdad decide venir, como dijo, su décima primera visita a la entidad, desde que despacha en Palacio Nacional.

La más reciente fue el pasado 17 de junio.

El presidente, quien es tan dado a llevar los temas de sus conferencias y de sus discursos al terreno que le acomoda, debería incluir una explicación para los poblanos.

Más allá de la crisis económica por la pandemia.

Un enfoque de por qué ha dado un tijeretazo que equivale al presupuesto que el municipio de Puebla capital tiene para todo un año.

Una especie de disculpa, que explique por qué castiga a Puebla.

Aun así, el gobernador Barbosa ha mantenido la pacencia y la urbanidad.

Tal vez tiene argumentos similares a los de otros gobernadores para tronar contra el presidente, pero apechuga.

Mucho.

A pesar del terrible año que se viene para las finanzas poblanas.

Lo cortés no quita la congoja.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply